Ir al contenido principal

Del error al horror




“Así como las moscas muertas apestan todo un frasco de perfume,
    una pizca de necedad arruina gran sabiduría y honor”.
Eclesiastés 10:1 NTV

¿Recuerdas la noticia que causó un terrible impacto en Brasil y el mundo, en el que 233 jóvenes murieron asfixiados en una discoteca?

Se había organizado una fiesta universitaria en la discoteca Kiss, bajo el nombre de “Aglomeración”, y ciertamente se encontraban muchos chicos y chicas apretujados bailando al ritmo que tocaba la banda. Sonido estridente, risas alocadas, silbidos, gritos, bebidas alcohólicas, euforia, agitación, adrenalina, y un sin número de cuestiones que hacía al ambiente de aquel lugar “placentero”.

En medio de la emoción, uno que estaba en la tarima tuvo la brillante idea de añadir a su show fuegos artificiales, que -seguramente sintió él- añadiría más impacto a la noche, para hacerla inolvidable. Lo que nunca llegó a pensar fue en las consecuencias de esa sencilla acción que causó una humareda extremadamente tóxica, que invadió el local que a su vez desató pánico en la gente que se descontroló en gritos y empujones huyendo del peligro, y que terminó en la muerte de 233 personas sin contar los heridos.

Una simple locura del momento terminó en tragedia.

¿Qué le pasó al tipo que encendió las bengalas? Su cerebro estaba dominado por la euforia bloqueando su capacidad de razón.

Traigo a memoria este suceso para ilustrar qué es lo que sucede cuando nos dejamos dominar por la fascinante emoción de algunas propuestas peligrosas.

Es que estando rodeada de personas y cosas que teniendo la pinta de ser excitantes, puedes perder la coordinación de los pensamientos coherentes, y  arrastrada por la persuasión de la mayoría puedes quedar atrapada en lazos de red.

Date cuenta que estamos rodeadas de fantasía, el diablo es sutil en hacer propuestas que suelen parecer alucinantes, y hasta buenas ideas: -Oye vamos, hagamos, descubramos, investiguemos, planifiquemos esto o aquello, ¿Qué te parece?, sólo un momento, nadie se dará cuenta, ¿Qué puedes perder?, ¡no seas cobarde!-.

Es desgarrador  saber que cientos de jovencitas cristianas están muriendo en este momento, porque están acompañando pequeñas acciones con curiosidad, adrenalina y falta de razón, esto las está conduciendo directamente al abismo infernal.

Tú no puedes ceder a la presión, no puedes ser esclava de la tentación, no puedes hacer eso, porque si lo haces, serás presa del acusador, serás víctima de las garras de satanás, habrás traicionado tu integridad como hija de Dios y habrás contristado al Espíritu Santo. ¿Puedes ver las consecuencias? ¡Son espiritualmente catastróficas!

Un pequeño error que te puede costar la vida espiritual, un insignificante desliz puede hacerte apartar de la voluntad del Padre. Por eso: Sé cuidadosa de las cosas pequeñas, no suelen ser los grandes pecados que nos llevan al precipicio, todo comienza por un pequeño tropezón.

Toma  nota de lo siguiente:

-Identifica el objetivo de las propuestas que te hacen tus amigos. ¿Son iniciativas sanas, o te conducirán a sitios pantanosos?

-Aléjate de las aglomeraciones que  te incitan al desenfreno, con frecuencia las personas dominadas por la euforia arrastran a muchas más, precipitándose al descontrol.

-Rodéate de otras chicas cristianas, conserva lazos fuertes de hermandad en tu sitio, y sobretodo abraza la palabra de Dios con fuerza y determinación.

Recuerda que ante Dios eres un grato perfume, no permitas que una insignificante mosca muerta arruine tu fragancia.





Preguntas de reflexión:



  1. ¿Ya tienes un plan de vida en mente? Tómate tu tiempo para hacer un plan de vida y camina sobre él, con la ayuda de Dios
  2. ¿Te caracterizas por ser gritona? ¿Cómo puedes desafiarte a ti misma para hablar con serenidad?
  3. ¿Cuál es el remedio para los pequeños y grandes errores?
  4. Presta especial atención en lo que dices y cómo lo dices ¿Cómo puedes manifestar tu enojo sin caer en el pleito y el rencor?
  5. Si te piden que hagas algo ¿lo haces en el instante o esperas a que te lo repitan varias veces?


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …