Ir al contenido principal

Del error al horror




“Así como las moscas muertas apestan todo un frasco de perfume,
    una pizca de necedad arruina gran sabiduría y honor”.
Eclesiastés 10:1 NTV

¿Recuerdas la noticia que causó un terrible impacto en Brasil y el mundo, en el que 233 jóvenes murieron asfixiados en una discoteca?

Se había organizado una fiesta universitaria en la discoteca Kiss, bajo el nombre de “Aglomeración”, y ciertamente se encontraban muchos chicos y chicas apretujados bailando al ritmo que tocaba la banda. Sonido estridente, risas alocadas, silbidos, gritos, bebidas alcohólicas, euforia, agitación, adrenalina, y un sin número de cuestiones que hacía al ambiente de aquel lugar “placentero”.

En medio de la emoción, uno que estaba en la tarima tuvo la brillante idea de añadir a su show fuegos artificiales, que -seguramente sintió él- añadiría más impacto a la noche, para hacerla inolvidable. Lo que nunca llegó a pensar fue en las consecuencias de esa sencilla acción que causó una humareda extremadamente tóxica, que invadió el local que a su vez desató pánico en la gente que se descontroló en gritos y empujones huyendo del peligro, y que terminó en la muerte de 233 personas sin contar los heridos.

Una simple locura del momento terminó en tragedia.

¿Qué le pasó al tipo que encendió las bengalas? Su cerebro estaba dominado por la euforia bloqueando su capacidad de razón.

Traigo a memoria este suceso para ilustrar qué es lo que sucede cuando nos dejamos dominar por la fascinante emoción de algunas propuestas peligrosas.

Es que estando rodeada de personas y cosas que teniendo la pinta de ser excitantes, puedes perder la coordinación de los pensamientos coherentes, y  arrastrada por la persuasión de la mayoría puedes quedar atrapada en lazos de red.

Date cuenta que estamos rodeadas de fantasía, el diablo es sutil en hacer propuestas que suelen parecer alucinantes, y hasta buenas ideas: -Oye vamos, hagamos, descubramos, investiguemos, planifiquemos esto o aquello, ¿Qué te parece?, sólo un momento, nadie se dará cuenta, ¿Qué puedes perder?, ¡no seas cobarde!-.

Es desgarrador  saber que cientos de jovencitas cristianas están muriendo en este momento, porque están acompañando pequeñas acciones con curiosidad, adrenalina y falta de razón, esto las está conduciendo directamente al abismo infernal.

Tú no puedes ceder a la presión, no puedes ser esclava de la tentación, no puedes hacer eso, porque si lo haces, serás presa del acusador, serás víctima de las garras de satanás, habrás traicionado tu integridad como hija de Dios y habrás contristado al Espíritu Santo. ¿Puedes ver las consecuencias? ¡Son espiritualmente catastróficas!

Un pequeño error que te puede costar la vida espiritual, un insignificante desliz puede hacerte apartar de la voluntad del Padre. Por eso: Sé cuidadosa de las cosas pequeñas, no suelen ser los grandes pecados que nos llevan al precipicio, todo comienza por un pequeño tropezón.

Toma  nota de lo siguiente:

-Identifica el objetivo de las propuestas que te hacen tus amigos. ¿Son iniciativas sanas, o te conducirán a sitios pantanosos?

-Aléjate de las aglomeraciones que  te incitan al desenfreno, con frecuencia las personas dominadas por la euforia arrastran a muchas más, precipitándose al descontrol.

-Rodéate de otras chicas cristianas, conserva lazos fuertes de hermandad en tu sitio, y sobretodo abraza la palabra de Dios con fuerza y determinación.

Recuerda que ante Dios eres un grato perfume, no permitas que una insignificante mosca muerta arruine tu fragancia.





Preguntas de reflexión:



  1. ¿Ya tienes un plan de vida en mente? Tómate tu tiempo para hacer un plan de vida y camina sobre él, con la ayuda de Dios
  2. ¿Te caracterizas por ser gritona? ¿Cómo puedes desafiarte a ti misma para hablar con serenidad?
  3. ¿Cuál es el remedio para los pequeños y grandes errores?
  4. Presta especial atención en lo que dices y cómo lo dices ¿Cómo puedes manifestar tu enojo sin caer en el pleito y el rencor?
  5. Si te piden que hagas algo ¿lo haces en el instante o esperas a que te lo repitan varias veces?


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…