Ir al contenido principal

Alguien te necesita



Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró; y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro se incorporó”.
 Hechos 9:40

En el texto bíblico que tomamos como referencia, hay una historia interesante.

En la ciudad de Jope se encontraba una mujer llamada Tabita o traducido Dorcas, ella había estado enferma al punto de morir; Pedro el apóstol, que se encontraba cerca de aquella ciudad, recibió la triste noticia y acudió al lugar por el llamado de otros discípulos. Cuando llegó se encontró con un cuadro triste, una mujer muerta y muchos llorando alrededor del cuerpo frio.

Ya no había nada que la pudiera salvar, no se disponía de recursos humanos para devolver la vida a Tabita, excepto una cosa: Orar.
  • Pedro había pasado tres años con Jesús, observó de cerca todos los milagros del Maestro.
  • Pedro tenía una relación profunda con Jesús, lo escuchó orar, e inclusive le pidió a Jesús que le enseñara a orar.
  • Pedro ya conocía, que la oración en el nombre de Jesús tenía el poder para convertir lo imposible en algo posible.
Ya sabía lo que tenía que hacer, por eso, sin dudarlo, en ese mismo instante mandó sacar a la gente, se arrodilló y oró.

Sin que te des cuenta, hay Tabitas a tu alrededor. Y no me refiero a gente muerta chorreando sangre literalmente.

Lo que trato de decir es que hay personas a tu alrededor que están muriendo lentamente, atrapados en tristezas, enfermedades, problemas familiares, crisis económicas, etc. Hay muchos amigos en tu escuela, que detrás de una sonrisa esconden una tristeza grande, miedos que no se cuentan, situaciones que a simple vista no puedes ver.

Pedro no estaba en Jope para cuando ocurrió la muerte de Tabita, estaba en otra ciudad, pero escuchó las voces que le pedían ayuda, y cuando se acercó más y más, vio la realidad acompañada por el llanto desesperado de las otras personas.

¿Puedes ver el dolor, en el rostro de la gente que te rodea?, ¿Realmente escuchas lo que hay en su interior?

La familia que tienes, los profesores que te instruyen, los amigos con los que compartes, son voces que gritan con desesperación por auxilio, pero no los puedes escuchar, porque ocurre, y a mí también, que estamos más interesadas las redes sociales y las fotos que publicamos; estamos tan entretenidas haciendo cualquier otra cosa, que olvidamos por completo las necesidades de los demás.

Pero eso puede cambiar. Aquella amiga de la escuela que luce tímida, la vecina que ves siempre preocupada, o tus mismos padres, te necesitan, tú puedes ayudar. Tal vez no cuentes con los recursos materiales y en ocasiones realmente no puedas hacer nada, pero puedes hacer lo mejor.
Pedro hizo lo mejor que sabía hacer:

Orar

Tú también puedes orar.

Tu oración es muy importante. Así cómo Dios le dio vida a Dorcas, él desea devolver la paz y la alegría a esos corazones que están sufriendo, pero es necesario que como Pedro, estés dispuesta a hablar con Dios.

¿Ya tienes a alguien en mente? Ora en este mismo momento.

¡Ora por ellos, ellos te necesitan!




Te compartimos estas preguntas de reflexión :


1. ¿Por qué razón no podemos orar llenas de enojo?
2. Si Jesús era el hijo de Dios, ¿Por qué necesitaba orar? Identifica las razones
3. Piensa por un momento en las personas que te rodean, ¿alguna necesita ayuda?, ¿Podrías dedicar una oración especial por esa persona?
4. ¿De qué manera la oración nos da fortaleza?
5. Sin Dios no podemos hacer nada. ¿lo crees?, ¿De qué manera el ejercicio de la oración refleja esa verdad?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…