Ir al contenido principal

Humana vs. Perfecta




“No hay una sola persona en la tierra que siempre sea buena y nunca peque”.
Eclesiastés 7:20 (NTV)

El deseo de ser perfecta y mostrarte intachable con los demás, es algo que no puedes lograr. Nunca en esta vida materialista lograrás acumular todas las cualidades, reunir todos los atributos para alcanzar un estado de máxima perfección y quedarte ahí por siempre. Eso no existe para los seres humanos.
El ideal de perfección en este contexto terrenal sólo es una idea, de ahí no pasa nada más. He visto una frase circular en la red, con sus variantes:

“Nací para ser humana, no perfecta”.

A simple vista pareciera concordar con lo que venimos diciendo, pero déjame mostrarte una  sola razón de por qué esta frase es errónea:

Naciste para ser perfecta, no humana.

El diseño original de Dios incluía la perfección de su creación, pero ya sabes, el pecado estropeó todo, convirtiendo la raza humana en seres mortales e imperfectos, así que desde un principio el hombre fue destinado para ser perfecto.

Ahora, el hombre en estado de pecado no puede ser intachable, pero aún así Dios le marca el estándar de perfección:

Deuteronomio 18:13: “Perfecto serás delante de Jehová tu Dios”

Dios sabe que no puedes llegar a ser perfecta, pero te marca la meta: debes llegar allí.
Pero, ¿por qué Dios diría algo así?

Cuando hablas de perfección, nombras algo que ya está acabado, algo que no necesita modificación alguna, pero cuando hablas de algo imperfecto, estás diciendo todo lo contrario.

Dios desea que llegues a una completa perfección en todo lo que eres, pero primero debes ser imperfecta para que la perfección de Dios moldee tu imperfección.

Naciste humana, pero no para quedarte por siempre en ese estado,  recuerda que un día nuestro cuerpo terrenal será cambiado por uno celestial, allí en el cielo, habitaremos con Cristo y es en ese momento clave de nuestra historia donde alcanzaremos la completa perfección.

Entonces: Que no puedas alcanzar la perfección ahora mismo, no te habilita para pecar libremente.
Bajo el título de “No soy  perfecta” se esconde el plan diabólico que te insta a pecar con tranquilidad, haciéndote creer que  tienes derecho a equivocarte cuantas veces quieras, por el hecho de ser humana.
Tú no puedes aceptar esta corriente de pensamiento erróneo, no puedes estar tranquila sabiendo que estás en pecado;  Por más pequeña que sea tu equivocación, si el Espíritu Santo habita en tu corazón, Él hará que tu conciencia te acuse hasta que vayas ante Dios en busca de su perdón, esta es la clase de pensamiento que Dios desea que tengamos.

El bello rostro que ves a diario frente al espejo, dejará de ser, entonces tú debes elegir ahora, si quieres seguir atesorando lo humano, o elevarte por encima de ello y cultivar tu corazón para alcanzar un día la verdadera perfección.

Es cierto, No soy perfecta, pero me dirijo hacia allí.





Preguntas de reflexión
Semana 5
  1. Que palabras te gustaría que dijeran la gente de ti el día de tu funeral
  2. ¿Cuál es la diferencia entre la sabiduría, el conocimiento y la inteligencia? ¿Cuál de las tres quieres tener tú?
  3. En qué consiste el equilibrio de la vida?
  4. ¿Ya hiciste tus ejercicios para fortalecer la sabiduría?:
  • Habla menos
  • Escucha más
¿Qué otros ejercicios puedes añadir a esta rutina?
  1. ¿Por qué salomón no encontró a una Mujer entre un grupo de mujeres?


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…