Ir al contenido principal

¿Lara Croft o Guerrera de Dios?


¿Has oído, visto o leído acerca de esta gran heroína de los videos juegos que se hizo tan famosa en los años 90? Lara Croft es una avezada arqueóloga cuyas aventuras dejan ver sus dotes de fuerza e inteligencia para pelear contra sus enemigos.
¿Quién no se ha imaginado ser alguna vez, esa mujer guerrera, dotada de belleza, juventud y habilidades, que es capaz de hacer frente a sus adversarios? En mis años mozos siempre quise ser una mujer maravilla y quizás tú has querido imitar a esta súper guerrera, Lara Croft.
Mirando nuestra historia en la historia de David, él tiene cualidades más que suficientes para ser un guerrero, sin haber sido entrenado en las ligas mayores de guerra, recordemos que él fue entrenado como pastor y allí tuvo que pelear con osos y leones. ¡Experiencia si la tenía! Lo que más me sorprende de David es que nunca se apoyó en su propia prudencia, no buscó sus propios recursos, ni se sintió seguro de sus habilidades. Fue un hombre humilde que dependía 100% de Dios como su fuente de poder. El mismo lo declaró:
“Bendito sea el SEÑOR, mi roca, que adiestra mis manos para la guerra, y mis dedos para la batalla”. Salmos 144:1
Veamos sus cualidades que lo definen como un guerrero de Dios: Valiente –Prudente –Humilde –Fuerte -Confiado
¿Cómo peleas tus batallas? ¿Cómo te enfrentas a tus enemigos?
Muchas veces como jóvenes creemos que podemos con todo, tenemos energía, juventud, destrezas y una dote importante de autoconfianza y generalmente, vivimos o experimentamos esas luchas apoyadas en nuestra propia prudencia, o en nuestras fuerzas, creyendo que seremos capaces de salir adelante, solas, como Lara Croft. Pero te recuerdo que ella es un personaje ficticio y tú y yo somos reales, de carne y hueso, que sí tenemos que enfrentar enemigos, sean internos o externos de nuestra vida, y esos son reales también.
¿Puedes observar y detenerte un momento en la vida de David e imitar su ejemplo? El no se valió de su experiencia en el campo, no usaba sus propios recursos, se sostenía en Su roca, en Dios y Dios mismo lo adiestraba, lo entrenaba, lo preparaba, lo ayudaba para enfrentar a sus enemigos. En sus batallas él no estaba solo, el Espíritu de Dios estaba con él.  ¿Por qué ganaba las batallas David? ¿Cómo pudo cortar 100 prepucios de los filisteos? Solamente y únicamente porque aprendió a conocer a su Dios, a confiar en Él, a depender de Él, a ser guiado y sostenido por el Todopoderoso en batalla, ¡por nuestro gran y suficiente Dios!

El Señor nos enseña en Su Palabra que estamos en guerra (Efesios 6:11-12) y eso nos convierte en guerreras. Pero ¿cómo enfrentamos las luchas? ¿Quieres ser una guerrera de Dios? ¿Alguien que toma las armas espirituales y no sus recursos propios para enfrentarse a los enemigos?
“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” 2 Corintios 10:4-5
No luchemos en la carne, con recursos propios, sino, más bien, enfrentemos con valentía, confianza, seguridad, fortaleza y fe en Cristo esas luchas y batallas, en total dependencia de Dios, obedeciendo a Sus principios. Él es nuestro ayudador, nuestro guerrero que pelea las batallas por ti y por mí. Conviértete en una guerrera de Dios.

Preguntas de Reflexión
  1. ¿Pueden los demás ver tu confianza en Dios y que Él está contigo?
  2. Para ganar una batalla solo necesitas a Dios de tu lado; ¿estas lista para la guerra?
  3. Jesús es un guerrero fiel y verdadero. Como una guerrera q eres: ¿tú también estas siendo fiel y verdadera?
  4. Dios es nuestro Rey Poderoso, fuerte y valiente. Confíale tus batallas
  5. Jamás podremos vencer las tentaciones en nuestra propia fuerza, necesitamos el poder de la fuerza de nuestro Dios ¿Cómo puedes fortalecerte en el Señor?



ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…