Ir al contenido principal

¿Lara Croft o Guerrera de Dios?


¿Has oído, visto o leído acerca de esta gran heroína de los videos juegos que se hizo tan famosa en los años 90? Lara Croft es una avezada arqueóloga cuyas aventuras dejan ver sus dotes de fuerza e inteligencia para pelear contra sus enemigos.
¿Quién no se ha imaginado ser alguna vez, esa mujer guerrera, dotada de belleza, juventud y habilidades, que es capaz de hacer frente a sus adversarios? En mis años mozos siempre quise ser una mujer maravilla y quizás tú has querido imitar a esta súper guerrera, Lara Croft.
Mirando nuestra historia en la historia de David, él tiene cualidades más que suficientes para ser un guerrero, sin haber sido entrenado en las ligas mayores de guerra, recordemos que él fue entrenado como pastor y allí tuvo que pelear con osos y leones. ¡Experiencia si la tenía! Lo que más me sorprende de David es que nunca se apoyó en su propia prudencia, no buscó sus propios recursos, ni se sintió seguro de sus habilidades. Fue un hombre humilde que dependía 100% de Dios como su fuente de poder. El mismo lo declaró:
“Bendito sea el SEÑOR, mi roca, que adiestra mis manos para la guerra, y mis dedos para la batalla”. Salmos 144:1
Veamos sus cualidades que lo definen como un guerrero de Dios: Valiente –Prudente –Humilde –Fuerte -Confiado
¿Cómo peleas tus batallas? ¿Cómo te enfrentas a tus enemigos?
Muchas veces como jóvenes creemos que podemos con todo, tenemos energía, juventud, destrezas y una dote importante de autoconfianza y generalmente, vivimos o experimentamos esas luchas apoyadas en nuestra propia prudencia, o en nuestras fuerzas, creyendo que seremos capaces de salir adelante, solas, como Lara Croft. Pero te recuerdo que ella es un personaje ficticio y tú y yo somos reales, de carne y hueso, que sí tenemos que enfrentar enemigos, sean internos o externos de nuestra vida, y esos son reales también.
¿Puedes observar y detenerte un momento en la vida de David e imitar su ejemplo? El no se valió de su experiencia en el campo, no usaba sus propios recursos, se sostenía en Su roca, en Dios y Dios mismo lo adiestraba, lo entrenaba, lo preparaba, lo ayudaba para enfrentar a sus enemigos. En sus batallas él no estaba solo, el Espíritu de Dios estaba con él.  ¿Por qué ganaba las batallas David? ¿Cómo pudo cortar 100 prepucios de los filisteos? Solamente y únicamente porque aprendió a conocer a su Dios, a confiar en Él, a depender de Él, a ser guiado y sostenido por el Todopoderoso en batalla, ¡por nuestro gran y suficiente Dios!

El Señor nos enseña en Su Palabra que estamos en guerra (Efesios 6:11-12) y eso nos convierte en guerreras. Pero ¿cómo enfrentamos las luchas? ¿Quieres ser una guerrera de Dios? ¿Alguien que toma las armas espirituales y no sus recursos propios para enfrentarse a los enemigos?
“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” 2 Corintios 10:4-5
No luchemos en la carne, con recursos propios, sino, más bien, enfrentemos con valentía, confianza, seguridad, fortaleza y fe en Cristo esas luchas y batallas, en total dependencia de Dios, obedeciendo a Sus principios. Él es nuestro ayudador, nuestro guerrero que pelea las batallas por ti y por mí. Conviértete en una guerrera de Dios.

Preguntas de Reflexión
  1. ¿Pueden los demás ver tu confianza en Dios y que Él está contigo?
  2. Para ganar una batalla solo necesitas a Dios de tu lado; ¿estas lista para la guerra?
  3. Jesús es un guerrero fiel y verdadero. Como una guerrera q eres: ¿tú también estas siendo fiel y verdadera?
  4. Dios es nuestro Rey Poderoso, fuerte y valiente. Confíale tus batallas
  5. Jamás podremos vencer las tentaciones en nuestra propia fuerza, necesitamos el poder de la fuerza de nuestro Dios ¿Cómo puedes fortalecerte en el Señor?



ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…