Ir al contenido principal

Ora por él



“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”.
Filipenses 4:6

Es algo que hacemos sin darnos cuenta, pero ponemos de manifiesto la necesidad que tenemos de sentirnos amadas por alguien especial. Pensamos en un príncipe que nos venga a rescatar, hablamos de alguien que nos gusta con nuestras amigas, y queramos o no será el tema de nuestras conversaciones, risas, charlas sin fin, y el tema de preocupación de cada una.

Este no puede ser un tema que nos avergüence, porque Dios nos hizo de esta manera, puso en nosotras una necesidad interior de sentirnos fuertemente amadas, queremos que nos enamoren. ¿No es así? Dios conoce esa necesidad, Él mismo la colocó allí, con un propósito.

Si haces una autoevaluación, te encontrarás con un afán que batalla en tu mente, pensamientos te atacarán queriendo tener a alguien cerca de ti, puedes llegar a sentir que esa necesidad debe ser satisfecha lo más rápido posible, y si hay un chico que te atrae, comenzarás a emocionarte diciendo:- ¡Es él, Dios mío, es él!-

Sin embargo el afán puede llevarnos a cometer locuras, por eso Pablo aconseja a los filipenses a guardar la calma; no es necesario que te afanes, no te dejes llevar por las emociones del momento. Créeme yo no soy la excepción, también asaltan a mi mente pensamientos de desesperación, he pensado hasta en colocar un anuncio en el periódico diciendo: Se busca novio.

¿Puedes percibir el peligro de darle rienda al afán y la desesperación? En el momento que dejas que las emociones te controlen, puedes cometer errores, declararte al chico equivocado, o terminar llorando algo que no querías para ti misma.

Por eso es importante seguir el consejo que Pablo ofrece en su carta. No te afanes; en cambio, centra tus pensamientos en Cristo, háblale a Dios acerca de tu petición, él conoce tu necesidad, y puedes confiar en que Él te dará un verdadero hombre, como un regalo para atesorar.

Ahora, el que Dios te regale un novio, no es solamente para sentirte feliz, para que te diga cosas bonitas, te regale flores y pasar el mejor momento de tu vida. Si Dios pone a un hombre en tu camino, lo hace con el fin de unirlos en amor para establecer un hogar, en el cuál tú como mujer, debes cumplir con el llamado que Dios te hace de ser amiga, novia y esposa que ayude, cuide, sostenga, e impulse a ese varón. Debes entonces ser fuerte y tener la suficiente madurez para ayudarlo a avanzar.

Mientras escribía en mi diario, hace algunos años sobre el tema, surgió una bella frase que me retó a mí misma. Tuve que reflexionar sobre ella y hacerla mucho más propia. Esta vez decidí compartirla contigo:

“Orar por él es una manera de asegurarme que estoy dispuesta a enfrentar desafíos y responsabilidades”.

Dije: -si no puedo con esto ahora, no podre con un noviazgo y matrimonio en el futuro.- Me propuse orar por esa persona especial, no lo conozco, no sé cómo es, pero oro por él. Si puedo ser constante en mi oración por él, estoy segura de que esa será mi fortaleza para orar el día de mañana, cuando lo tenga a mi lado, y vengan las tormentas.

Si no eres capaz de orar por esa persona especial, ponerla desde ahora en manos de Dios y sostenerlo en oración, créeme que no estarás lista para verlo llegar. Ya que una relación es un compromiso, y un compromiso demanda responsabilidades, debes asegúrate de comenzar a cumplir tu primera responsabilidad para con ese gran hombre: orar por él.

Orar aunque no lo conozcas, es una manera de ser fiel, de guardarte pura para una sola persona, porque sabes que aunque no lo veas, lo estás esperando, y no te afanas porque confías. Orar con un corazón agradecido te permite descansar en Dios, porque sabes que tus oraciones no son vanas, están siendo acumuladas en el cielo y actuando sobre tu hombre ahora mismo. Sí, puedes influir en él ahora mismo, con tus oraciones a Dios.

Inclúyelo en tu diario de oración, ora por su carácter, por su relación con Dios, ora por su familia, ora por sus debilidades, aunque no sepas nada sobre él, Ora por él. Cuando sea el tiempo, Dios te avisará, y de la manera más hermosa te dirá: te presento a la persona de tus oraciones.

Si ya estás comprometida con alguien ¿Oras por él? ¿Es mayor el tiempo que pasas con tu chico que con Dios? Revisa tus prioridades y recuerda que la relación con tu novio no es el fin último, tú relación con Cristo sí lo es.





Preguntas de Reflexión
  1. Cuando adoras a Dios le dices lo que Él es. Enumera algunos atributos o características de Dios.
  2. Él es misericordioso. A pesar de nuestros defectos y errores el muestra su gran amor. ¿Cómo ves la bondad de Dios en el día de hoy?
  3. ¿Cuál es el deseo más grande que quieres para tu vida?, ¿Ya se lo dijiste a Dios? ¡Hoy es un buen día para hacerlo!
  4. ¿Te gusta cantar? Cuando cantamos estamos hablando de la palabra de Dios, revisa tu lista de canciones favoritas, ¿todas ellas hablan de las maravillas de Dios? Si no, ¡Haz una limpieza ahora! Proponte cantar solo para Dios.
  5. Dios conoce tus momentos más tristes. ¿Qué es lo que te hace sentir triste? Compártelo y oremos juntas.

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…