Ir al contenido principal

Lavar los platos y orar




“…El Espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”
Mateo 26:41

Yo lo sé, también lo he sentido, ese imán que te llama, esa atracción intensa que sientes por tu amada cama… es irresistible,  y una vocecita te dice en el interior, tienes que orar, levántate a orar…

Mmmm ahora voy, ya voy, y ese ya voy se pierde entre suspiros y sueños….

Nos da pereza orar porque encontramos que otras cosas son mucho más llamativas que la oración, por eso no nos sentimos atraídas hacia ella. De hecho, humanamente, nunca nos sentiremos atraídas a orar, porque nuestra naturaleza caída, prefiere pasar momentos de diversión, satisfaciéndonos a nosotras mismas, con esas actividades que nos  producen tanto deleite, son  aquellas cosas a las que vuelves constantemente, y puedes olvidarte del tiempo porque te concentras en eso,  nada te distrae.

Y que placentero es pasar tiempo en las redes sociales, revisando las fotos, revisando comentarios, conversaciones, haciendo publicaciones, o simplemente pasar tiempo largo frente al espejo, o frente a la TV, cosas que en realidad no tiene ningún provecho.

El diccionario describe a la pereza como una resistencia o repugnancia a cumplir con los deberes asignados, ¿Te puedes imaginar a ti misma poniendo resistencia a la oración, o sintiendo asco por la oración? ¡Yo no querría imaginarlo siquiera!

Pero así nos ve Dios cuando dejamos  la oración como un pendiente,  ante sus ojos nos vemos desagradables, lentas, negligentes y desaliñadas espiritualmente.

Un corto sueño, una breve siesta,
    un pequeño descanso, cruzado de brazos…  ¡y te asaltará la pobreza como un bandido,
    y la escasez como un hombre armado!
Proverbios 6:10-11

La pereza puede abarcar todas las áreas de la vida, y como jovencitas  nos sentimos sin ganas de lavar los platos en casa, lo sé, también me ha pasado. Es una de las tareas menos apasionantes que debemos realizar, y más cuando se han acumulado ollas del día anterior, puedo decir con toda seguridad que todas las mujeres del mundo, al menos una vez en la vida hemos sentido asco, repugnancia y pereza de hacer ese trabajo.

Sin embargo, es gratificante contemplar la belleza de una cocina reluciente, valió la pena quebrarse las uñas, y empaparse el delantal, porque la cocina ha quedado limpia.

Bueno ocurre lo mismo en nuestra vida de oración, entre más tiempo dilates el momento de sentarte a los pies del maestro, más mugre se acumulará en tu corazón, pero que provechoso es arremangarte  los vestidos espirituales y ponerte a trabajar en tu vida devocional, en tu relación con Dios, porque al final cosecharás de tu trabajo frutos de bendición para tu futuro.

Si me permites, podríamos llevar estas dos actividades y fusionarlas, pues  he descubierto que se hace mucho más ventajoso lavar los platos mientras oro.

Cuando todos en casa se han ido, me han dejado con la montaña de platos vasos y cubiertos, y me doy cuenta que no tengo más remedio que limpiar, me pongo a orar.

Todos se han ido, pero mi dulce Jesús se ha quedado para hacerme compañía; el agua fluye, las pompas de jabón revolotean,  los vasos de cristal chocan entre sí, mientras mis ojos derraman lágrimas y mi corazón le habla.  Puedo realmente sentirlo, Él está allí mirando mis manos laboriosas, y me escucha.

Al finalizar mi trabajo, ya es hora de dormir doy el último vistazo al brillo de la cocina, a Él no le interesa la pulcritud del ambiente, Él da su vistazo al brillo de mi corazón.
…Y yo he hecho dos cosas en una.

Dios nos ha dado la capacidad de ser creativas, podemos buscar maneras de aprovechar nuestro tiempo y ser diligentes para orar, no esperes a ser mayor de edad, no esperes a casarte, no esperes a ser profesional, comienza ahora, conviértete en una mujer diligente, pronta para ejercitarse en lo mejor.






Preguntas de reflexión
  1. ¿Cómo sería tu día si pasaras unos momentos con Dios en la mañana?
  2. ¿Como te ayuda la oración en diferentes momentos de prueba?
  3. ¿Luchas contra la pereza? ¿Qué medidas puedes tomar para hacer de la oración una prioridad en tu vida?
  4. Las tecnologías actuales nos roban mucho tiempo. ¿Cómo puedes usar tus dispositivos electrónicos de manera que te ayuden en el crecimiento espiritual?
  5. ¿Qué cosas deberías hacer cuando no te sientes con deseos de orar?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…