Ir al contenido principal

Tu actitud importa



“Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo”.
Salmo 37:8

Acercarte a orar ante Dios cuando estás enojada, se parece a entrar en un palacio, habiendo estado antes entre el lodazal, ¿suena eso feo?

Bueno, a veces somos tan irrespetuosas que nos presentamos ante Dios llenas de enojo.
Sencillamente, no puedes entrar al palacio de un rey estando manchada con lodo, ni siquiera el guarda de la puerta te permitiría entrar, las personas encargadas de la limpieza se enojarían si vieran tus huellas de lodo sobresaliendo en el reluciente mármol del suelo.

Algo parecido ocurre en tu vida de Oración, cuando llegas ante Dios llena de enojo, no puedes ir más allá, no hay forma de acceder a Él, porque Él es tres veces santo, Él no tiene contacto alguno con el pecado. Entonces, sientes que no puedes orar, pues una pesada muralla no te deja llegar hasta el trono de Dios.

Orar llenas de enojo refleja el orgullo del corazón; sucede que nos cuesta aceptar que alguien nos ha corregido con sus hechos o dichos, especialmente, las personas que se encuentran por encima de nosotras; Y luego el orgullo se ve herido, porque: ¡eso no es justo! O alguien te agotó la paciencia, y florece allí un enojo, que esconde orgullo, porque: – ¡no soporto a esa persona!-

Lo que estas reflejando mediante el enojo es una actitud de orgullo, ¿recuerdas lo que dice Dios del altivo u orgulloso? Él lo mira de lejos (Salmo 138:6) Esa es la razón por la que no podemos llegar ante su presencia. En esa condición, Dios no nos mira de cerca.

Oh, pero entonces, sería imposible orar, ¿Qué podemos hacer?

¿Recuerdas en el antiguo testamento, la construcción del tabernáculo? (Éxodo 30:17-21)

Entre el altar y el santuario había una fuente de agua, esta fuente era exclusiva para que los sacerdotes se limpiaran constantemente las manos y los pies. Dios había establecido una ley importante, nadie se podía acercar al lugar santo, sin haber pasado antes por la fuente. Debido a sus tareas cotidianas, los sacerdotes estaban expuestos a la contaminación del ambiente, y era indispensable su limpieza antes de dar un paso hacia el lugar de Dios.

De igual forma, nosotras, como creyentes, habiendo aceptado a Cristo, y convirtiéndonos en real sacerdocio es importante que nos limpiemos constantemente antes de ir a su presencia.

Aunque no te des cuenta, estás en constante exposición a la contaminación de este ambiente de pecado, estás rodeada de conversaciones llenas de crítica, envidia y malas palabras; de repente caminas por la calle y te encuentras con riñas, cambias de canal en la tv y te encuentras con material obsceno, puede ocurrir que hasta en casa te encuentres con cosas que no te dirigen hacia Cristo, añadido a eso, te encuentras con que tus propios pensamientos están inundados de maldad. ¡Todas Estamos expuestas!

La única manera de orar sin el peso del enojo y la carga del orgullo, es humillándonos, esto es sometiendo el orgullo a Cristo, doblegando ese orgullo ante Él, reconociéndonos pecadoras salvas por gracia.

Se hace imperante ir a la fuente, allí es necesaria la limpieza, se requiere examinar el corazón y los pensamientos, es en ese lugar donde pedimos a Dios que saque todo aquello que impide una relación profunda con Él, que limpie esas raíces de enojo, que sane las heridas de rencor, de dolor, aquello que nos trae odio.

Aquel procesos de limpieza es doloroso, pero que consuelo, ¡en la fuente está el buen Jesús!, dispuesto, te ayuda a quitar toda aquella maleza del corazón, venda tus heridas, y seca las lágrimas que caen de tus ojos.

Acércate a la fuente, allí está tu Sanador.

Hablemos: ¿puedes identificar las causas de esos enojos arraigados en tu corazón? ¿Estás dispuesta a correr a la fuente hoy? No te detengas, ve a la fuente, y sé limpia por Jesucristo Nuestro sanador.






Preguntas de Reflexión
  1. ¿Por qué crees que necesitamos la paciencia en nuestra vida de Oración?
  2. ¿El enojo interrumpe la oración? ¿Como puedes dejar el enojo a un lado?
  3. ¿Por qué razones nos cuesta ser perseverantes en la oración?
  4. ¿Por qué debemos ir a Dios cuando pecamos?
  5. ¡Hagamos una lluvia de ideas! ¿Cómo podemos implementar la oración en todo momento y lugar?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …