Ir al contenido principal

Tu actitud importa



“Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo”.
Salmo 37:8

Acercarte a orar ante Dios cuando estás enojada, se parece a entrar en un palacio, habiendo estado antes entre el lodazal, ¿suena eso feo?

Bueno, a veces somos tan irrespetuosas que nos presentamos ante Dios llenas de enojo.
Sencillamente, no puedes entrar al palacio de un rey estando manchada con lodo, ni siquiera el guarda de la puerta te permitiría entrar, las personas encargadas de la limpieza se enojarían si vieran tus huellas de lodo sobresaliendo en el reluciente mármol del suelo.

Algo parecido ocurre en tu vida de Oración, cuando llegas ante Dios llena de enojo, no puedes ir más allá, no hay forma de acceder a Él, porque Él es tres veces santo, Él no tiene contacto alguno con el pecado. Entonces, sientes que no puedes orar, pues una pesada muralla no te deja llegar hasta el trono de Dios.

Orar llenas de enojo refleja el orgullo del corazón; sucede que nos cuesta aceptar que alguien nos ha corregido con sus hechos o dichos, especialmente, las personas que se encuentran por encima de nosotras; Y luego el orgullo se ve herido, porque: ¡eso no es justo! O alguien te agotó la paciencia, y florece allí un enojo, que esconde orgullo, porque: – ¡no soporto a esa persona!-

Lo que estas reflejando mediante el enojo es una actitud de orgullo, ¿recuerdas lo que dice Dios del altivo u orgulloso? Él lo mira de lejos (Salmo 138:6) Esa es la razón por la que no podemos llegar ante su presencia. En esa condición, Dios no nos mira de cerca.

Oh, pero entonces, sería imposible orar, ¿Qué podemos hacer?

¿Recuerdas en el antiguo testamento, la construcción del tabernáculo? (Éxodo 30:17-21)

Entre el altar y el santuario había una fuente de agua, esta fuente era exclusiva para que los sacerdotes se limpiaran constantemente las manos y los pies. Dios había establecido una ley importante, nadie se podía acercar al lugar santo, sin haber pasado antes por la fuente. Debido a sus tareas cotidianas, los sacerdotes estaban expuestos a la contaminación del ambiente, y era indispensable su limpieza antes de dar un paso hacia el lugar de Dios.

De igual forma, nosotras, como creyentes, habiendo aceptado a Cristo, y convirtiéndonos en real sacerdocio es importante que nos limpiemos constantemente antes de ir a su presencia.

Aunque no te des cuenta, estás en constante exposición a la contaminación de este ambiente de pecado, estás rodeada de conversaciones llenas de crítica, envidia y malas palabras; de repente caminas por la calle y te encuentras con riñas, cambias de canal en la tv y te encuentras con material obsceno, puede ocurrir que hasta en casa te encuentres con cosas que no te dirigen hacia Cristo, añadido a eso, te encuentras con que tus propios pensamientos están inundados de maldad. ¡Todas Estamos expuestas!

La única manera de orar sin el peso del enojo y la carga del orgullo, es humillándonos, esto es sometiendo el orgullo a Cristo, doblegando ese orgullo ante Él, reconociéndonos pecadoras salvas por gracia.

Se hace imperante ir a la fuente, allí es necesaria la limpieza, se requiere examinar el corazón y los pensamientos, es en ese lugar donde pedimos a Dios que saque todo aquello que impide una relación profunda con Él, que limpie esas raíces de enojo, que sane las heridas de rencor, de dolor, aquello que nos trae odio.

Aquel procesos de limpieza es doloroso, pero que consuelo, ¡en la fuente está el buen Jesús!, dispuesto, te ayuda a quitar toda aquella maleza del corazón, venda tus heridas, y seca las lágrimas que caen de tus ojos.

Acércate a la fuente, allí está tu Sanador.

Hablemos: ¿puedes identificar las causas de esos enojos arraigados en tu corazón? ¿Estás dispuesta a correr a la fuente hoy? No te detengas, ve a la fuente, y sé limpia por Jesucristo Nuestro sanador.






Preguntas de Reflexión
  1. ¿Por qué crees que necesitamos la paciencia en nuestra vida de Oración?
  2. ¿El enojo interrumpe la oración? ¿Como puedes dejar el enojo a un lado?
  3. ¿Por qué razones nos cuesta ser perseverantes en la oración?
  4. ¿Por qué debemos ir a Dios cuando pecamos?
  5. ¡Hagamos una lluvia de ideas! ¿Cómo podemos implementar la oración en todo momento y lugar?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …