Ir al contenido principal

Tu actitud importa



“Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo”.
Salmo 37:8

Acercarte a orar ante Dios cuando estás enojada, se parece a entrar en un palacio, habiendo estado antes entre el lodazal, ¿suena eso feo?

Bueno, a veces somos tan irrespetuosas que nos presentamos ante Dios llenas de enojo.
Sencillamente, no puedes entrar al palacio de un rey estando manchada con lodo, ni siquiera el guarda de la puerta te permitiría entrar, las personas encargadas de la limpieza se enojarían si vieran tus huellas de lodo sobresaliendo en el reluciente mármol del suelo.

Algo parecido ocurre en tu vida de Oración, cuando llegas ante Dios llena de enojo, no puedes ir más allá, no hay forma de acceder a Él, porque Él es tres veces santo, Él no tiene contacto alguno con el pecado. Entonces, sientes que no puedes orar, pues una pesada muralla no te deja llegar hasta el trono de Dios.

Orar llenas de enojo refleja el orgullo del corazón; sucede que nos cuesta aceptar que alguien nos ha corregido con sus hechos o dichos, especialmente, las personas que se encuentran por encima de nosotras; Y luego el orgullo se ve herido, porque: ¡eso no es justo! O alguien te agotó la paciencia, y florece allí un enojo, que esconde orgullo, porque: – ¡no soporto a esa persona!-

Lo que estas reflejando mediante el enojo es una actitud de orgullo, ¿recuerdas lo que dice Dios del altivo u orgulloso? Él lo mira de lejos (Salmo 138:6) Esa es la razón por la que no podemos llegar ante su presencia. En esa condición, Dios no nos mira de cerca.

Oh, pero entonces, sería imposible orar, ¿Qué podemos hacer?

¿Recuerdas en el antiguo testamento, la construcción del tabernáculo? (Éxodo 30:17-21)

Entre el altar y el santuario había una fuente de agua, esta fuente era exclusiva para que los sacerdotes se limpiaran constantemente las manos y los pies. Dios había establecido una ley importante, nadie se podía acercar al lugar santo, sin haber pasado antes por la fuente. Debido a sus tareas cotidianas, los sacerdotes estaban expuestos a la contaminación del ambiente, y era indispensable su limpieza antes de dar un paso hacia el lugar de Dios.

De igual forma, nosotras, como creyentes, habiendo aceptado a Cristo, y convirtiéndonos en real sacerdocio es importante que nos limpiemos constantemente antes de ir a su presencia.

Aunque no te des cuenta, estás en constante exposición a la contaminación de este ambiente de pecado, estás rodeada de conversaciones llenas de crítica, envidia y malas palabras; de repente caminas por la calle y te encuentras con riñas, cambias de canal en la tv y te encuentras con material obsceno, puede ocurrir que hasta en casa te encuentres con cosas que no te dirigen hacia Cristo, añadido a eso, te encuentras con que tus propios pensamientos están inundados de maldad. ¡Todas Estamos expuestas!

La única manera de orar sin el peso del enojo y la carga del orgullo, es humillándonos, esto es sometiendo el orgullo a Cristo, doblegando ese orgullo ante Él, reconociéndonos pecadoras salvas por gracia.

Se hace imperante ir a la fuente, allí es necesaria la limpieza, se requiere examinar el corazón y los pensamientos, es en ese lugar donde pedimos a Dios que saque todo aquello que impide una relación profunda con Él, que limpie esas raíces de enojo, que sane las heridas de rencor, de dolor, aquello que nos trae odio.

Aquel procesos de limpieza es doloroso, pero que consuelo, ¡en la fuente está el buen Jesús!, dispuesto, te ayuda a quitar toda aquella maleza del corazón, venda tus heridas, y seca las lágrimas que caen de tus ojos.

Acércate a la fuente, allí está tu Sanador.

Hablemos: ¿puedes identificar las causas de esos enojos arraigados en tu corazón? ¿Estás dispuesta a correr a la fuente hoy? No te detengas, ve a la fuente, y sé limpia por Jesucristo Nuestro sanador.






Preguntas de Reflexión
  1. ¿Por qué crees que necesitamos la paciencia en nuestra vida de Oración?
  2. ¿El enojo interrumpe la oración? ¿Como puedes dejar el enojo a un lado?
  3. ¿Por qué razones nos cuesta ser perseverantes en la oración?
  4. ¿Por qué debemos ir a Dios cuando pecamos?
  5. ¡Hagamos una lluvia de ideas! ¿Cómo podemos implementar la oración en todo momento y lugar?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…