Ir al contenido principal

Tu actitud importa



“Deja la ira, y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo”.
Salmo 37:8

Acercarte a orar ante Dios cuando estás enojada, se parece a entrar en un palacio, habiendo estado antes entre el lodazal, ¿suena eso feo?

Bueno, a veces somos tan irrespetuosas que nos presentamos ante Dios llenas de enojo.
Sencillamente, no puedes entrar al palacio de un rey estando manchada con lodo, ni siquiera el guarda de la puerta te permitiría entrar, las personas encargadas de la limpieza se enojarían si vieran tus huellas de lodo sobresaliendo en el reluciente mármol del suelo.

Algo parecido ocurre en tu vida de Oración, cuando llegas ante Dios llena de enojo, no puedes ir más allá, no hay forma de acceder a Él, porque Él es tres veces santo, Él no tiene contacto alguno con el pecado. Entonces, sientes que no puedes orar, pues una pesada muralla no te deja llegar hasta el trono de Dios.

Orar llenas de enojo refleja el orgullo del corazón; sucede que nos cuesta aceptar que alguien nos ha corregido con sus hechos o dichos, especialmente, las personas que se encuentran por encima de nosotras; Y luego el orgullo se ve herido, porque: ¡eso no es justo! O alguien te agotó la paciencia, y florece allí un enojo, que esconde orgullo, porque: – ¡no soporto a esa persona!-

Lo que estas reflejando mediante el enojo es una actitud de orgullo, ¿recuerdas lo que dice Dios del altivo u orgulloso? Él lo mira de lejos (Salmo 138:6) Esa es la razón por la que no podemos llegar ante su presencia. En esa condición, Dios no nos mira de cerca.

Oh, pero entonces, sería imposible orar, ¿Qué podemos hacer?

¿Recuerdas en el antiguo testamento, la construcción del tabernáculo? (Éxodo 30:17-21)

Entre el altar y el santuario había una fuente de agua, esta fuente era exclusiva para que los sacerdotes se limpiaran constantemente las manos y los pies. Dios había establecido una ley importante, nadie se podía acercar al lugar santo, sin haber pasado antes por la fuente. Debido a sus tareas cotidianas, los sacerdotes estaban expuestos a la contaminación del ambiente, y era indispensable su limpieza antes de dar un paso hacia el lugar de Dios.

De igual forma, nosotras, como creyentes, habiendo aceptado a Cristo, y convirtiéndonos en real sacerdocio es importante que nos limpiemos constantemente antes de ir a su presencia.

Aunque no te des cuenta, estás en constante exposición a la contaminación de este ambiente de pecado, estás rodeada de conversaciones llenas de crítica, envidia y malas palabras; de repente caminas por la calle y te encuentras con riñas, cambias de canal en la tv y te encuentras con material obsceno, puede ocurrir que hasta en casa te encuentres con cosas que no te dirigen hacia Cristo, añadido a eso, te encuentras con que tus propios pensamientos están inundados de maldad. ¡Todas Estamos expuestas!

La única manera de orar sin el peso del enojo y la carga del orgullo, es humillándonos, esto es sometiendo el orgullo a Cristo, doblegando ese orgullo ante Él, reconociéndonos pecadoras salvas por gracia.

Se hace imperante ir a la fuente, allí es necesaria la limpieza, se requiere examinar el corazón y los pensamientos, es en ese lugar donde pedimos a Dios que saque todo aquello que impide una relación profunda con Él, que limpie esas raíces de enojo, que sane las heridas de rencor, de dolor, aquello que nos trae odio.

Aquel procesos de limpieza es doloroso, pero que consuelo, ¡en la fuente está el buen Jesús!, dispuesto, te ayuda a quitar toda aquella maleza del corazón, venda tus heridas, y seca las lágrimas que caen de tus ojos.

Acércate a la fuente, allí está tu Sanador.

Hablemos: ¿puedes identificar las causas de esos enojos arraigados en tu corazón? ¿Estás dispuesta a correr a la fuente hoy? No te detengas, ve a la fuente, y sé limpia por Jesucristo Nuestro sanador.






Preguntas de Reflexión
  1. ¿Por qué crees que necesitamos la paciencia en nuestra vida de Oración?
  2. ¿El enojo interrumpe la oración? ¿Como puedes dejar el enojo a un lado?
  3. ¿Por qué razones nos cuesta ser perseverantes en la oración?
  4. ¿Por qué debemos ir a Dios cuando pecamos?
  5. ¡Hagamos una lluvia de ideas! ¿Cómo podemos implementar la oración en todo momento y lugar?

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…