Ir al contenido principal

Situaciones desesperantes



“Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 
2 Corintios 12:10
Estar al borde de mí misma. He estado en ese lugar un par de veces, es el momento en el que dices:- ya no puedo más- Y es cierto, ya no puedes más. Tiempos en el que lloras sin consuelo que valga. Momentos dónde no sabes quién eres, para qué vives, y te convences de que ese es el fin.
¿Te ha pasado?

Bueno pues, déjame decirte que todo eso tiene un propósito divino, habrá momentos donde Dios nos llevará al llanto, nos llevará a la prueba, al límite de nosotras mismas. No porque sea un Dios malo; al contrario, él sabe que nuestra inclinación natural, es exaltar el ego interior, y en esa condición no podemos acceder a Dios.

Es necesario, que el fuego de la prueba nos consuma, nos lleve al extremo de lo humano, para que sólo allí su poder sobrenatural actúe en nosotras; de esta manera ya no confiaremos en las aparentes fortalezas que tenemos, nuestra fortaleza absoluta será Él. Pero ten en mente, que esa fortaleza no vendrá por sí sola, la única manera de ser fuerte es llevarlo todo a Dios en Oración.

Eran las 3 de la madrugada mientras todos en casa dormíamos, de pronto entraron dos hombres encapuchados y armados, Rompiendo la puerta con un poste de concreto atacaron a mis padres que ya se habían percatado de los ruidos. Mi hermana y yo nos apresuramos a detener la puerta de nuestro cuarto para impedir que el hombre entrara. Yo no entendía nada, no sabía qué hacer, pero comenzamos a clamar a la Sangre de Cristo.

Un hombre apuntaba con el arma a mi padre y mi mamá clamando a Dios lo detenía, mi pequeño hermano consternado detrás de mis padres gritaba:- ¡Conviértanse a Cristo!-

El otro hombre se percató de nosotras y empujó nuestra puerta dirigiéndose totalmente decidido hacia mí. Yo retrocedía y él avanzaba más. Pensé: -Aquí voy a morir.-Grité dentro de mí: -¡Dios Ayuda!- No te puedo explicar lo que sentí en ese instante, una terrible autoridad divina me sobrepasó y a voz en cuello, mirando casi a ciegas al hombre que me apuntaba con su arma dije,: – ¡Satanás a mí no me puedes tocar! ¡Fuera en el nombre de Jesús! –

Aquel sujeto agarrándome por el cabello, me tiró al suelo, apuntó con el arma sobre mi cabeza y respondió: – Cállate o te mato. – Ya no sabía que pasaría conmigo, y con mi familia. Con su fuerza me arrastró hasta la entrada de casa.

Pero mi maravilloso Dios había provisto una salida que no veíamos; mientras mis padres forcejeaban con un sujeto, y el otro me agredía; mi hermana, tuvo la oportunidad de salir corriendo por ayuda.
Cuando la persona que me arrastró hasta la puerta, se percató de que una había escapado, fue tras ella… Hasta este punto temíamos una tragedia.

Quiero decirte que pase lo que pase, Dios tiene el control de todo en sus manos, y cuando tú eres fiel a él obedeciendo su palabra, Él levantará bandera.

Este hombre tenía a mi hermana en sus manos, se abalanzó hacia ella, le tapó la boca, la hizo caminar algunos pasos, le dijo que hiciera silencio. Y así como si nada, la dejó ir.

El que acorralaba a mis padres vio la reacción de su compañero, e inexplicablemente, los dos hombres salieron corriendo.

Ahora que lo vuelvo a pensar… ¿Qué hizo que esos malvados huyeran sin llevarse ni una sola cosa? ¿Quién detuvo sus manos de disparar contra nosotros? ¡¿Qué pasó?!

La intención de ellos era amedrentarnos, quitarnos cualquier opción para hacer de la suya, pero jamás pensaron en ser detenidos por una poderosa barrera de resistencia. Nuestro clamor a Dios confundió sus pensamientos, los llenó de temor. Mi familia y yo estábamos a merced de ellos. Nos sorprendieron indefensos, éramos débiles, pero entonces, y por el poder de Dios, fuimos fuertes.

Pablo lo aprendió, sujeto a tantas experiencias amargas, se bastó con la Gracia de Dios, para dejarnos hoy el testimonio escrito en 2 Corintios 12 y decir: ¡me gloriaré porque su poder se perfecciona en la debilidad!

En el momento en que las circunstancias, cualquiera que sea, se agoten tus fuerzas, y te encuentres bordeando lo peor, recuerda acudir a él en oración. Porque cuando eres débil, a través de la oración, Su poder te sobrepasa. Y entonces eres fuerte.



Preguntas de reflexión:
  1. ¿Dios escucha las oraciones de todos?
  2. ¿De qué maneras has visto que Dios contesta tus oraciones?
  3. ¿Cuál debería ser tu respuesta cuando Dios responde “no”?
  4. ¿Cómo puedes animar a alguien que siente que Dios está en silencio?
  5. Escribe lo que has aprendido esta semana.

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …