Ir al contenido principal

Situaciones desesperantes



“Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 
2 Corintios 12:10
Estar al borde de mí misma. He estado en ese lugar un par de veces, es el momento en el que dices:- ya no puedo más- Y es cierto, ya no puedes más. Tiempos en el que lloras sin consuelo que valga. Momentos dónde no sabes quién eres, para qué vives, y te convences de que ese es el fin.
¿Te ha pasado?

Bueno pues, déjame decirte que todo eso tiene un propósito divino, habrá momentos donde Dios nos llevará al llanto, nos llevará a la prueba, al límite de nosotras mismas. No porque sea un Dios malo; al contrario, él sabe que nuestra inclinación natural, es exaltar el ego interior, y en esa condición no podemos acceder a Dios.

Es necesario, que el fuego de la prueba nos consuma, nos lleve al extremo de lo humano, para que sólo allí su poder sobrenatural actúe en nosotras; de esta manera ya no confiaremos en las aparentes fortalezas que tenemos, nuestra fortaleza absoluta será Él. Pero ten en mente, que esa fortaleza no vendrá por sí sola, la única manera de ser fuerte es llevarlo todo a Dios en Oración.

Eran las 3 de la madrugada mientras todos en casa dormíamos, de pronto entraron dos hombres encapuchados y armados, Rompiendo la puerta con un poste de concreto atacaron a mis padres que ya se habían percatado de los ruidos. Mi hermana y yo nos apresuramos a detener la puerta de nuestro cuarto para impedir que el hombre entrara. Yo no entendía nada, no sabía qué hacer, pero comenzamos a clamar a la Sangre de Cristo.

Un hombre apuntaba con el arma a mi padre y mi mamá clamando a Dios lo detenía, mi pequeño hermano consternado detrás de mis padres gritaba:- ¡Conviértanse a Cristo!-

El otro hombre se percató de nosotras y empujó nuestra puerta dirigiéndose totalmente decidido hacia mí. Yo retrocedía y él avanzaba más. Pensé: -Aquí voy a morir.-Grité dentro de mí: -¡Dios Ayuda!- No te puedo explicar lo que sentí en ese instante, una terrible autoridad divina me sobrepasó y a voz en cuello, mirando casi a ciegas al hombre que me apuntaba con su arma dije,: – ¡Satanás a mí no me puedes tocar! ¡Fuera en el nombre de Jesús! –

Aquel sujeto agarrándome por el cabello, me tiró al suelo, apuntó con el arma sobre mi cabeza y respondió: – Cállate o te mato. – Ya no sabía que pasaría conmigo, y con mi familia. Con su fuerza me arrastró hasta la entrada de casa.

Pero mi maravilloso Dios había provisto una salida que no veíamos; mientras mis padres forcejeaban con un sujeto, y el otro me agredía; mi hermana, tuvo la oportunidad de salir corriendo por ayuda.
Cuando la persona que me arrastró hasta la puerta, se percató de que una había escapado, fue tras ella… Hasta este punto temíamos una tragedia.

Quiero decirte que pase lo que pase, Dios tiene el control de todo en sus manos, y cuando tú eres fiel a él obedeciendo su palabra, Él levantará bandera.

Este hombre tenía a mi hermana en sus manos, se abalanzó hacia ella, le tapó la boca, la hizo caminar algunos pasos, le dijo que hiciera silencio. Y así como si nada, la dejó ir.

El que acorralaba a mis padres vio la reacción de su compañero, e inexplicablemente, los dos hombres salieron corriendo.

Ahora que lo vuelvo a pensar… ¿Qué hizo que esos malvados huyeran sin llevarse ni una sola cosa? ¿Quién detuvo sus manos de disparar contra nosotros? ¡¿Qué pasó?!

La intención de ellos era amedrentarnos, quitarnos cualquier opción para hacer de la suya, pero jamás pensaron en ser detenidos por una poderosa barrera de resistencia. Nuestro clamor a Dios confundió sus pensamientos, los llenó de temor. Mi familia y yo estábamos a merced de ellos. Nos sorprendieron indefensos, éramos débiles, pero entonces, y por el poder de Dios, fuimos fuertes.

Pablo lo aprendió, sujeto a tantas experiencias amargas, se bastó con la Gracia de Dios, para dejarnos hoy el testimonio escrito en 2 Corintios 12 y decir: ¡me gloriaré porque su poder se perfecciona en la debilidad!

En el momento en que las circunstancias, cualquiera que sea, se agoten tus fuerzas, y te encuentres bordeando lo peor, recuerda acudir a él en oración. Porque cuando eres débil, a través de la oración, Su poder te sobrepasa. Y entonces eres fuerte.



Preguntas de reflexión:
  1. ¿Dios escucha las oraciones de todos?
  2. ¿De qué maneras has visto que Dios contesta tus oraciones?
  3. ¿Cuál debería ser tu respuesta cuando Dios responde “no”?
  4. ¿Cómo puedes animar a alguien que siente que Dios está en silencio?
  5. Escribe lo que has aprendido esta semana.

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …