Ir al contenido principal

Situaciones desesperantes



“Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. 
2 Corintios 12:10
Estar al borde de mí misma. He estado en ese lugar un par de veces, es el momento en el que dices:- ya no puedo más- Y es cierto, ya no puedes más. Tiempos en el que lloras sin consuelo que valga. Momentos dónde no sabes quién eres, para qué vives, y te convences de que ese es el fin.
¿Te ha pasado?

Bueno pues, déjame decirte que todo eso tiene un propósito divino, habrá momentos donde Dios nos llevará al llanto, nos llevará a la prueba, al límite de nosotras mismas. No porque sea un Dios malo; al contrario, él sabe que nuestra inclinación natural, es exaltar el ego interior, y en esa condición no podemos acceder a Dios.

Es necesario, que el fuego de la prueba nos consuma, nos lleve al extremo de lo humano, para que sólo allí su poder sobrenatural actúe en nosotras; de esta manera ya no confiaremos en las aparentes fortalezas que tenemos, nuestra fortaleza absoluta será Él. Pero ten en mente, que esa fortaleza no vendrá por sí sola, la única manera de ser fuerte es llevarlo todo a Dios en Oración.

Eran las 3 de la madrugada mientras todos en casa dormíamos, de pronto entraron dos hombres encapuchados y armados, Rompiendo la puerta con un poste de concreto atacaron a mis padres que ya se habían percatado de los ruidos. Mi hermana y yo nos apresuramos a detener la puerta de nuestro cuarto para impedir que el hombre entrara. Yo no entendía nada, no sabía qué hacer, pero comenzamos a clamar a la Sangre de Cristo.

Un hombre apuntaba con el arma a mi padre y mi mamá clamando a Dios lo detenía, mi pequeño hermano consternado detrás de mis padres gritaba:- ¡Conviértanse a Cristo!-

El otro hombre se percató de nosotras y empujó nuestra puerta dirigiéndose totalmente decidido hacia mí. Yo retrocedía y él avanzaba más. Pensé: -Aquí voy a morir.-Grité dentro de mí: -¡Dios Ayuda!- No te puedo explicar lo que sentí en ese instante, una terrible autoridad divina me sobrepasó y a voz en cuello, mirando casi a ciegas al hombre que me apuntaba con su arma dije,: – ¡Satanás a mí no me puedes tocar! ¡Fuera en el nombre de Jesús! –

Aquel sujeto agarrándome por el cabello, me tiró al suelo, apuntó con el arma sobre mi cabeza y respondió: – Cállate o te mato. – Ya no sabía que pasaría conmigo, y con mi familia. Con su fuerza me arrastró hasta la entrada de casa.

Pero mi maravilloso Dios había provisto una salida que no veíamos; mientras mis padres forcejeaban con un sujeto, y el otro me agredía; mi hermana, tuvo la oportunidad de salir corriendo por ayuda.
Cuando la persona que me arrastró hasta la puerta, se percató de que una había escapado, fue tras ella… Hasta este punto temíamos una tragedia.

Quiero decirte que pase lo que pase, Dios tiene el control de todo en sus manos, y cuando tú eres fiel a él obedeciendo su palabra, Él levantará bandera.

Este hombre tenía a mi hermana en sus manos, se abalanzó hacia ella, le tapó la boca, la hizo caminar algunos pasos, le dijo que hiciera silencio. Y así como si nada, la dejó ir.

El que acorralaba a mis padres vio la reacción de su compañero, e inexplicablemente, los dos hombres salieron corriendo.

Ahora que lo vuelvo a pensar… ¿Qué hizo que esos malvados huyeran sin llevarse ni una sola cosa? ¿Quién detuvo sus manos de disparar contra nosotros? ¡¿Qué pasó?!

La intención de ellos era amedrentarnos, quitarnos cualquier opción para hacer de la suya, pero jamás pensaron en ser detenidos por una poderosa barrera de resistencia. Nuestro clamor a Dios confundió sus pensamientos, los llenó de temor. Mi familia y yo estábamos a merced de ellos. Nos sorprendieron indefensos, éramos débiles, pero entonces, y por el poder de Dios, fuimos fuertes.

Pablo lo aprendió, sujeto a tantas experiencias amargas, se bastó con la Gracia de Dios, para dejarnos hoy el testimonio escrito en 2 Corintios 12 y decir: ¡me gloriaré porque su poder se perfecciona en la debilidad!

En el momento en que las circunstancias, cualquiera que sea, se agoten tus fuerzas, y te encuentres bordeando lo peor, recuerda acudir a él en oración. Porque cuando eres débil, a través de la oración, Su poder te sobrepasa. Y entonces eres fuerte.



Preguntas de reflexión:
  1. ¿Dios escucha las oraciones de todos?
  2. ¿De qué maneras has visto que Dios contesta tus oraciones?
  3. ¿Cuál debería ser tu respuesta cuando Dios responde “no”?
  4. ¿Cómo puedes animar a alguien que siente que Dios está en silencio?
  5. Escribe lo que has aprendido esta semana.

ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…