Ir al contenido principal

¿Yo vanidosa?



“Vanidad de vanidades, todo es vanidad.” 
Eclesiastés 1:1-2

Ya hemos dado los primeros pasos sobre el primer capítulo de Eclesiastés, y vaya, qué sorpresa me he llevado, un libro totalmente diferente de los demás escritos bíblicos. Me lo he tomado con decisión, porque deseo comprender que ocurría en la mente de Salomón al escribir sobre la esencia trivial de la vida humana.

Su palabra favorita para escribir este libro fue “Vanidad”, e intenté observar qué era lo que él describía como vanidad. Tenía la impresión de que al hablar de vanidad haría referencia a la condición arrogante de algunas chicas que te miran por encima del hombro, te tuercen la mandíbula, y modelan su costosa ropa frente a ti.

Pero ¿Sabes qué? Observé que la vanidad es todo. Todo, absolutamente todo es vanidad: el tiempo, el espacio donde habitas, todo lo que puedas ver, pensar, tocar, oler, y percibir con tus sentidos, todo tiene esa particularidad vanidosa metida dentro de sí, que hace que todo lo que gira a tu alrededor se convierta en algo superfluo.

¿Ah? Según lo que entendí, Salomón y,  en última instancia la palabra de Dios dicen que todo lo que haces en tu vida es pura vanidad.

Esta idea no la podía sacar de mi cabeza y comencé a pensar en ella mucho más, descubrí una sola razón suficientemente contundente para demostrarte que TU ERES VANIDOSA.

Eres vanidosa porque: “No puedes dejar de pensar en ti misma”

Déjame demostrarlo con ejemplos cotidianos:

Necesitas pasar tiempo meditando con detalle qué ropa lucirás hoy porque es importante verte bien.
Necesitas salir con tus amigas a comer algo porque es importante conservar tus amistades.
Necesitas tomar buenas selfies porque es importante mantener una imagen prestigiosa en las redes.
Necesitas obtener buenas calificaciones en el estudio porque es importante para tu futuro.
Necesitas hacer todo lo que haces porque es importante tener una mejor calidad de vida.

Digo, puede que suene un poco exagerado, pero ¿no es así como vivimos la mayor parte del tiempo?, ¿Y con qué fin hacemos todo esto?  Al final de cuentas terminaremos muriendo, y nada de lo que acumulemos en esta vida lo llevaremos a la tumba. Todo se queda aquí.

La verdad es que a la luz de la Biblia la vanidad de la vida es pecado, porque es darle la corona a tu yo, quitarle el lugar que le corresponde a Dios para dárselo a tu EGO. Eso resulta ser chocante sobre todo para nosotras que estamos en lo mejor de la vida y lo que menos queremos es que nos recuerden que un día vamos a morir.

Me di cuenta de que es imposible vivir sin vanidad, prácticamente nos tenemos que acostumbrar a ella y convivir con ella, no hay solución para esto.

Lo que si aprendí en esta primera zabullida sobre Eclesiastés  es que de todas tus prioridades puedes esforzarte por colocar a la vanidad en última instancia. Preocúpate por cosas que sí puedes llevar más allá de la muerte, acumula tesoros allí en el cielo. Corrige tus prioridades y poco a poco ve dejando la vanidad en último lugar.

Resulta un poco difícil ahora, pero será gratificante cuando te encuentres cara a cara, con tu Señor.



________________________________________________

Preguntas de Reflexión
  1. Siendo una chica joven: ¿En qué ocasiones te sientes más tentada a recurrir a la vanidad?
  2. ¿te cansas de la rutina? ¿Qué cosas prácticas puedes hacer hoy para romper con la rutina diaria?
  3. ¿te consideras una chica “Nerd”? ¿De qué formas puedes cambiar tus prioridades y mantenerte centrada en Cristo?
  4. ¿Qué opinas de la risa desmedida y alborotada? ¿Cómo se ve esta manera de actuar en una joven cristiana?
  5. Busquemos entre todas formas prácticas de hallar la alegría del día a día centrada en Dios.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…