Ir al contenido principal

¿Yo vanidosa?



“Vanidad de vanidades, todo es vanidad.” 
Eclesiastés 1:1-2

Ya hemos dado los primeros pasos sobre el primer capítulo de Eclesiastés, y vaya, qué sorpresa me he llevado, un libro totalmente diferente de los demás escritos bíblicos. Me lo he tomado con decisión, porque deseo comprender que ocurría en la mente de Salomón al escribir sobre la esencia trivial de la vida humana.

Su palabra favorita para escribir este libro fue “Vanidad”, e intenté observar qué era lo que él describía como vanidad. Tenía la impresión de que al hablar de vanidad haría referencia a la condición arrogante de algunas chicas que te miran por encima del hombro, te tuercen la mandíbula, y modelan su costosa ropa frente a ti.

Pero ¿Sabes qué? Observé que la vanidad es todo. Todo, absolutamente todo es vanidad: el tiempo, el espacio donde habitas, todo lo que puedas ver, pensar, tocar, oler, y percibir con tus sentidos, todo tiene esa particularidad vanidosa metida dentro de sí, que hace que todo lo que gira a tu alrededor se convierta en algo superfluo.

¿Ah? Según lo que entendí, Salomón y,  en última instancia la palabra de Dios dicen que todo lo que haces en tu vida es pura vanidad.

Esta idea no la podía sacar de mi cabeza y comencé a pensar en ella mucho más, descubrí una sola razón suficientemente contundente para demostrarte que TU ERES VANIDOSA.

Eres vanidosa porque: “No puedes dejar de pensar en ti misma”

Déjame demostrarlo con ejemplos cotidianos:

Necesitas pasar tiempo meditando con detalle qué ropa lucirás hoy porque es importante verte bien.
Necesitas salir con tus amigas a comer algo porque es importante conservar tus amistades.
Necesitas tomar buenas selfies porque es importante mantener una imagen prestigiosa en las redes.
Necesitas obtener buenas calificaciones en el estudio porque es importante para tu futuro.
Necesitas hacer todo lo que haces porque es importante tener una mejor calidad de vida.

Digo, puede que suene un poco exagerado, pero ¿no es así como vivimos la mayor parte del tiempo?, ¿Y con qué fin hacemos todo esto?  Al final de cuentas terminaremos muriendo, y nada de lo que acumulemos en esta vida lo llevaremos a la tumba. Todo se queda aquí.

La verdad es que a la luz de la Biblia la vanidad de la vida es pecado, porque es darle la corona a tu yo, quitarle el lugar que le corresponde a Dios para dárselo a tu EGO. Eso resulta ser chocante sobre todo para nosotras que estamos en lo mejor de la vida y lo que menos queremos es que nos recuerden que un día vamos a morir.

Me di cuenta de que es imposible vivir sin vanidad, prácticamente nos tenemos que acostumbrar a ella y convivir con ella, no hay solución para esto.

Lo que si aprendí en esta primera zabullida sobre Eclesiastés  es que de todas tus prioridades puedes esforzarte por colocar a la vanidad en última instancia. Preocúpate por cosas que sí puedes llevar más allá de la muerte, acumula tesoros allí en el cielo. Corrige tus prioridades y poco a poco ve dejando la vanidad en último lugar.

Resulta un poco difícil ahora, pero será gratificante cuando te encuentres cara a cara, con tu Señor.



________________________________________________

Preguntas de Reflexión
  1. Siendo una chica joven: ¿En qué ocasiones te sientes más tentada a recurrir a la vanidad?
  2. ¿te cansas de la rutina? ¿Qué cosas prácticas puedes hacer hoy para romper con la rutina diaria?
  3. ¿te consideras una chica “Nerd”? ¿De qué formas puedes cambiar tus prioridades y mantenerte centrada en Cristo?
  4. ¿Qué opinas de la risa desmedida y alborotada? ¿Cómo se ve esta manera de actuar en una joven cristiana?
  5. Busquemos entre todas formas prácticas de hallar la alegría del día a día centrada en Dios.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…