Ir al contenido principal

Corriente mortífera





“En aquel tiempo estabais sin Cristo” Efesios 2:12

¿Qué se siente estar sin Cristo? ¿A qué sabe eso? A pesar de haber nacido en una cuna cristiana, llevando una vida aparentemente apartada de todo pecado, tuve que darme cuenta de que en mi interior estaba sucia, tan contaminada como aquel pecador que no conocía a Dios. Me creí la mentira de ser la más santa de la congregación, pero como lo escribió C. S. Lewis:


"Mi propio corazón, no necesité el de otro,

me mostró la maldad de los impíos"


Es que no existe ninguna clase de excepciones cuando de pecar se trata, sin importar la condición social o religiosa, todos estamos envueltos en la misma putrefacta maleza. Estar en medio de todo este escenario nada agradable nos implica ser parte de lo que llama Pablo la corriente de este mundo.  No me costó entender lo que significaba ser parte de una corriente y hallé tan propicia esta analogía que quiero profundizarla hoy contigo.


Una corriente está marcada por la presión y emoción.

 No se necesita ser una experta para darse cuenta que una corriente es peligrosa por la presión que el agua en movimiento genera. La corriente del mundo actúa de igual forma, el sistema cultural gobernado nada menos que por satanás,  genera presión sobre ti para que actúes de forma inmediata, y como la multitud te presiona, no tienes otra opción que acoplarte a la corriente. Claro que no te das cuenta de ello, porque la velocidad con la que te arrastra el pecado altera las emociones, y te hace creer que lo que estás viviendo es lo máximo, el placer es tal que le llaman éxtasis. El príncipe que gobierna el sistema junto a sus aliados (Música, Tv, Internet, supuestos amigos, etc.) te alientan a hacerlo  gritándote: ¡Solo vive!   


Una corriente está marcada por la falta de control.

No se te permite tomar las riendas de tu propia vida, ni de tus pensamientos ni de tus acciones; Siendo presa de la falsa adrenalina  corres sin control hacia donde la corriente quiera llevarte, superas la máxima velocidad, a estas alturas piensas que algo no anda bien pero ya es demasiado tarde, no hay de dónde sostenerse, no hay lugar para aplicar el freno, solo queda esperar a caer al vacío, porque ni tú, ni nadie a tu alrededor en quien busque tienen el control.


Una corriente está marcada por la falta de identidad.

Siendo presa de la corriente te olvidas de quién eres y los valores que tienes, ya no eres tú, ahora eres una más del montón, tu individualidad se minimiza al punto de hacer lo que los demás hacen en todo el sentido de la palabra, pues a decir verdad, al sistema no le interesa saber los detalles de tu vida, no le preocupa en lo más mínimo tu bienestar, estando en medio de la corriente ¿A quién le importas? 


Una corriente te lastima.

Después de caer por el precipicio del pecado, te sientes sola y vacía, ya no hay amigos a tu alrededor, no hay placer, la experiencia ya no es para nada agradable, es en esos momentos de soledad cuando tus lágrimas empañan la almohada que te das cuenta de las heridas que causaron el desenfreno de la corriente, heridas abiertas sangran sin parar, y son tan profundas, que te duele el alma, son heridas tan latentes que necesitas de un médico que pueda curarlas... ¿a quién acudirás? 



Si buscas en la corriente encontrarás que los que estaban contigo están tan lastimados como tú, puedes decidir no hacer caso a la profundidad de esas lastimaduras, esperando que en el camino cicatricen, puedes levantarte y seguir aventándote a la euforia de nuevas y más acaudaladas corrientes, pero sabes que a la postre las heridas aumentaran en tamaño y profundidad.

Pero yo no escribo para alimentar la desesperanza, te escribo porque cuando sangraba a punto de dejarme morir, llegó un buen samaritano que vendó mis heridas, me sacó de la corriente. Moribunda y cansada del pecado en mi corazón, le entregué lo que quedaba de mí. El buen pastor se encargó de mi sanidad completa, en vez de una corriente me llevó a aguas de reposo y  sendas de Justicia, me enseñó el dominio propio y me dio una identidad, ahora ya no pertenezco más a esa corriente.

Ven a Jesús… en el fondo de tu corazón sabes que lo necesitas.


ACERCA DEL AUTOR  

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…