Ir al contenido principal

Operación Limpieza


“La luz en las tinieblas resplandece”. Juan 1: 5


¡Hoy es sábado! ¿Qué te gusta hacer los días sábados cuando no tienes clases? A mí personalmente me inspiran los sábados que son soleados porque levanto las cortinas y abro las ventanas para dejar que la luz, junto con el aire de la mañana, renueve mi espacio y mi propio ánimo.

 Toda la semana me la paso de aquí para allá, con responsabilidades, trabajos y deberes, por lo que es escaso el tiempo que le dedico a mi cuarto para hacer una limpieza profunda, al finalizar la semana me encuentro con basura amontonada, papeles desordenados y cosas que no están en su lugar.

Soy de las chicas que disfrutan de la soledad constructiva, y encuentro en el día sábado el tiempo para disfrutar de mí misma, pero al mirar un lugar imposible para trabajar  me desespero; Entonces, me agarro el cabello, y busco todos los implementos de aseo para trabajar sobre el desorden.

Pero hay días de días, esos de los que ni las arañas se escapan, porque me levanto dispuesta a hacer como dice mi mamá una “Operación limpieza”, que lleva mucho más tiempo y esfuerzo, es verdad, pero cuando termino de arreglar hasta los rinconcitos menos visibles, me siento satisfecha.

Tan sencillamente así, ocurre lo mismo en tu mundo interior. Cada día sumergida en la cotidianeidad vuelas en tus pensamientos de aquí para allá, haces y deshaces en tu mente errando hasta el cansancio, y sin la más remota idea de la cantidad de pecado acumulado en el corazón.

Tanto peso de vileza ahoga en ocasiones por completo la luz de Su presencia, allí estás tan aprisionada que sientes una profunda necesidad de que las cosas sean diferentes y ¡cuán ansiada te encuentras de tomar un baño espiritual!

Pero para el corazón, también hay días de días. Son esos días en los que no te conformas con ir a la iglesia, adorar por unos minutos, leer un Salmo y pasar de largo. Hay momentos en los que literalmente tienes que sentarte a llorar, porque necesitas desahogarte de todo lo acumulado en tu interior. Allí no hay palabras que puedas expresar, el abatimiento es tal que entre gemidos y sollozos, respiraciones entrecortadas y lágrimas solo puedes decir: ¡Ay Señor!, ¡Ay Señor Jesús!

No sé si sea que las palabras falten o sobren en aquellos momentos, pero sé que las mejores oraciones vienen en forma de gemidos intensos. Un grito silencioso al cielo basta para que la profundidad de Su perdón llegue a los lugares más oscuros de tu corazón.

Ciertamente Él atenderá a tu llamado, y llegará a ti no con escobas ni arranca grasas, sino con Su preciosa y santa sangre que tiene el poder para limpiar cualquier pecado arraigado en tu ser, y vendar las heridas más dolientes de tu pasado.

Él abrirá tus puertas y tus ventanas trayendo luz a tu vida. Todas aquellas cosas que por años habías guardado sin querer hacer memoria de eso, o algunas que habías olvidado que estaban dentro de ti, la luz que irradia la cercanía de Su presencia las hará notorias. No para ventilarlas y hacer un gran escándalo de lo que te avergüenzas, sino para ser desechadas a lo profundo del mar donde Dios jamás se acordará de ellas.

La profundidad de Su perdón llegará a ti para hacerte saber que tienes una nueva oportunidad de ser una joven diferente, llena de esperanza, llena de luz.

Hay días de días, y este es uno de ellos, el deseo de hacerlo está en Él. La decisión para hacerlo está en ti.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …