Ir al contenido principal

Operación Limpieza


“La luz en las tinieblas resplandece”. Juan 1: 5


¡Hoy es sábado! ¿Qué te gusta hacer los días sábados cuando no tienes clases? A mí personalmente me inspiran los sábados que son soleados porque levanto las cortinas y abro las ventanas para dejar que la luz, junto con el aire de la mañana, renueve mi espacio y mi propio ánimo.

 Toda la semana me la paso de aquí para allá, con responsabilidades, trabajos y deberes, por lo que es escaso el tiempo que le dedico a mi cuarto para hacer una limpieza profunda, al finalizar la semana me encuentro con basura amontonada, papeles desordenados y cosas que no están en su lugar.

Soy de las chicas que disfrutan de la soledad constructiva, y encuentro en el día sábado el tiempo para disfrutar de mí misma, pero al mirar un lugar imposible para trabajar  me desespero; Entonces, me agarro el cabello, y busco todos los implementos de aseo para trabajar sobre el desorden.

Pero hay días de días, esos de los que ni las arañas se escapan, porque me levanto dispuesta a hacer como dice mi mamá una “Operación limpieza”, que lleva mucho más tiempo y esfuerzo, es verdad, pero cuando termino de arreglar hasta los rinconcitos menos visibles, me siento satisfecha.

Tan sencillamente así, ocurre lo mismo en tu mundo interior. Cada día sumergida en la cotidianeidad vuelas en tus pensamientos de aquí para allá, haces y deshaces en tu mente errando hasta el cansancio, y sin la más remota idea de la cantidad de pecado acumulado en el corazón.

Tanto peso de vileza ahoga en ocasiones por completo la luz de Su presencia, allí estás tan aprisionada que sientes una profunda necesidad de que las cosas sean diferentes y ¡cuán ansiada te encuentras de tomar un baño espiritual!

Pero para el corazón, también hay días de días. Son esos días en los que no te conformas con ir a la iglesia, adorar por unos minutos, leer un Salmo y pasar de largo. Hay momentos en los que literalmente tienes que sentarte a llorar, porque necesitas desahogarte de todo lo acumulado en tu interior. Allí no hay palabras que puedas expresar, el abatimiento es tal que entre gemidos y sollozos, respiraciones entrecortadas y lágrimas solo puedes decir: ¡Ay Señor!, ¡Ay Señor Jesús!

No sé si sea que las palabras falten o sobren en aquellos momentos, pero sé que las mejores oraciones vienen en forma de gemidos intensos. Un grito silencioso al cielo basta para que la profundidad de Su perdón llegue a los lugares más oscuros de tu corazón.

Ciertamente Él atenderá a tu llamado, y llegará a ti no con escobas ni arranca grasas, sino con Su preciosa y santa sangre que tiene el poder para limpiar cualquier pecado arraigado en tu ser, y vendar las heridas más dolientes de tu pasado.

Él abrirá tus puertas y tus ventanas trayendo luz a tu vida. Todas aquellas cosas que por años habías guardado sin querer hacer memoria de eso, o algunas que habías olvidado que estaban dentro de ti, la luz que irradia la cercanía de Su presencia las hará notorias. No para ventilarlas y hacer un gran escándalo de lo que te avergüenzas, sino para ser desechadas a lo profundo del mar donde Dios jamás se acordará de ellas.

La profundidad de Su perdón llegará a ti para hacerte saber que tienes una nueva oportunidad de ser una joven diferente, llena de esperanza, llena de luz.

Hay días de días, y este es uno de ellos, el deseo de hacerlo está en Él. La decisión para hacerlo está en ti.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …