Ir al contenido principal

Operación Limpieza


“La luz en las tinieblas resplandece”. Juan 1: 5


¡Hoy es sábado! ¿Qué te gusta hacer los días sábados cuando no tienes clases? A mí personalmente me inspiran los sábados que son soleados porque levanto las cortinas y abro las ventanas para dejar que la luz, junto con el aire de la mañana, renueve mi espacio y mi propio ánimo.

 Toda la semana me la paso de aquí para allá, con responsabilidades, trabajos y deberes, por lo que es escaso el tiempo que le dedico a mi cuarto para hacer una limpieza profunda, al finalizar la semana me encuentro con basura amontonada, papeles desordenados y cosas que no están en su lugar.

Soy de las chicas que disfrutan de la soledad constructiva, y encuentro en el día sábado el tiempo para disfrutar de mí misma, pero al mirar un lugar imposible para trabajar  me desespero; Entonces, me agarro el cabello, y busco todos los implementos de aseo para trabajar sobre el desorden.

Pero hay días de días, esos de los que ni las arañas se escapan, porque me levanto dispuesta a hacer como dice mi mamá una “Operación limpieza”, que lleva mucho más tiempo y esfuerzo, es verdad, pero cuando termino de arreglar hasta los rinconcitos menos visibles, me siento satisfecha.

Tan sencillamente así, ocurre lo mismo en tu mundo interior. Cada día sumergida en la cotidianeidad vuelas en tus pensamientos de aquí para allá, haces y deshaces en tu mente errando hasta el cansancio, y sin la más remota idea de la cantidad de pecado acumulado en el corazón.

Tanto peso de vileza ahoga en ocasiones por completo la luz de Su presencia, allí estás tan aprisionada que sientes una profunda necesidad de que las cosas sean diferentes y ¡cuán ansiada te encuentras de tomar un baño espiritual!

Pero para el corazón, también hay días de días. Son esos días en los que no te conformas con ir a la iglesia, adorar por unos minutos, leer un Salmo y pasar de largo. Hay momentos en los que literalmente tienes que sentarte a llorar, porque necesitas desahogarte de todo lo acumulado en tu interior. Allí no hay palabras que puedas expresar, el abatimiento es tal que entre gemidos y sollozos, respiraciones entrecortadas y lágrimas solo puedes decir: ¡Ay Señor!, ¡Ay Señor Jesús!

No sé si sea que las palabras falten o sobren en aquellos momentos, pero sé que las mejores oraciones vienen en forma de gemidos intensos. Un grito silencioso al cielo basta para que la profundidad de Su perdón llegue a los lugares más oscuros de tu corazón.

Ciertamente Él atenderá a tu llamado, y llegará a ti no con escobas ni arranca grasas, sino con Su preciosa y santa sangre que tiene el poder para limpiar cualquier pecado arraigado en tu ser, y vendar las heridas más dolientes de tu pasado.

Él abrirá tus puertas y tus ventanas trayendo luz a tu vida. Todas aquellas cosas que por años habías guardado sin querer hacer memoria de eso, o algunas que habías olvidado que estaban dentro de ti, la luz que irradia la cercanía de Su presencia las hará notorias. No para ventilarlas y hacer un gran escándalo de lo que te avergüenzas, sino para ser desechadas a lo profundo del mar donde Dios jamás se acordará de ellas.

La profundidad de Su perdón llegará a ti para hacerte saber que tienes una nueva oportunidad de ser una joven diferente, llena de esperanza, llena de luz.

Hay días de días, y este es uno de ellos, el deseo de hacerlo está en Él. La decisión para hacerlo está en ti.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…