Ir al contenido principal

Corre la voz


Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos ido el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación”. 2Corintios 5:18-19

Para Hugo un joven esposo fue difícil confesar su pecado delante de su esposa a quien por cierto amaba profundamente, pero la distancia y la atadura que produce la práctica del pecado, los había distanciado al punto de mentir y ocultar sus prácticas.  Fue acorralado por el Señor para abrir su boca, tenía miedo, sentía desconfianza pensando que su esposa quebrantaría su propia confianza al confesar su pecado.  Le costó mucho abrir su corazón pero finalmente cedió.

Llorando amargamente habló acerca de su pecado que había ocultado, porque la pornografía se hace en secreto, su confesión significó su libertad y perdón, para ella fue su dolor en un principio, desmoronada luego de algunos días, tuvo que enfrentar la contención de su esposo y vivir la verdad de esa dura confesión, ambos fueron expuestos al perdón, por un  lado él recibiendo el perdón de Dios por medio de un arrepentimiento genuino y por otro lado después de un proceso doloroso, ella otorgando ese perdón basado en la gracia de Dios, esa gracia que ella también ha recibido , trayendo la libertad de restaurar un matrimonio, seguir avanzando y amando.

Durante estas semanas quizás has sido testigo de historias como la de Hugo y su esposa, o como la tuya personal estando en ambos lugares del perdón, como esta historia, sea cual sea la posición lo más importante de estas historias reales y concretas es que Dios nos perdona, nos libera, nos da la oportunidad de hacer las cosas bien, de ser restaurados y de continuar perdonando hasta setenta veces siete, porque el perdón no tiene límites, no lo tiene para Dios, su gracia está allí y es extendida a todo aquel que viene, confiesa y se arrepiente de sus pecados.

Lo que Jesús hizo en la cruz, nunca podrá ser pagado, estamos en deuda, sin embargo lo mejor que podemos hacer, para que otras  jóvenes que están prisioneras de sus propias vidas, vengan a la libertad que es en Cristo Jesús, es que oigan el mensaje de la reconciliación, que el anhelo de Dios es restaurar esa relación que un día se perdió en el Edén, pero que es restituida en la cruz por medio de Su Hijo Jesucristo y que aún para aquellas como tú o como yo que estando en su camino sigue dándonos ese perdón, porque tú Eres perdonada en cualquier circunstancia, no hay pecado más grande que otro o muy grande que Jesús no pueda perdonar, el asegura su perdón porque te ama, nos ama con un amor incondicional.

 Entonces ¡corre la voz! Pasa el mensaje, sí,  dile a otras lo que Jesús ha hecho contigo, a si como lo hizo la mujer de samaritana, diles ¡que son perdonadas! Y permite tú ser un puente de reconciliación, ese encargo que Dios nos ha hecho a nosotras, cumplamos su palabra de “Id y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:18-19), de anunciar y ser atalayas de la paz que produce el perdón de nuestros pecados y las buenas nuevas de salvación, que venció al pecado, la muerte y a Satanás (Isaías 52:7), de anunciar su Salvación mediante la confesión de nuestros pecados (Romanos 10:10) y de tener la compasión de Jesús (Mateo 9:37-38), esa que nos impulsa a no cerrar nuestra boca, de ser una obrera en su mies y pasar el mensaje…..Eres Perdonada. Amén. ¡Gloria a Dios!




ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…