Ir al contenido principal

Corre la voz


Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos ido el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación”. 2Corintios 5:18-19

Para Hugo un joven esposo fue difícil confesar su pecado delante de su esposa a quien por cierto amaba profundamente, pero la distancia y la atadura que produce la práctica del pecado, los había distanciado al punto de mentir y ocultar sus prácticas.  Fue acorralado por el Señor para abrir su boca, tenía miedo, sentía desconfianza pensando que su esposa quebrantaría su propia confianza al confesar su pecado.  Le costó mucho abrir su corazón pero finalmente cedió.

Llorando amargamente habló acerca de su pecado que había ocultado, porque la pornografía se hace en secreto, su confesión significó su libertad y perdón, para ella fue su dolor en un principio, desmoronada luego de algunos días, tuvo que enfrentar la contención de su esposo y vivir la verdad de esa dura confesión, ambos fueron expuestos al perdón, por un  lado él recibiendo el perdón de Dios por medio de un arrepentimiento genuino y por otro lado después de un proceso doloroso, ella otorgando ese perdón basado en la gracia de Dios, esa gracia que ella también ha recibido , trayendo la libertad de restaurar un matrimonio, seguir avanzando y amando.

Durante estas semanas quizás has sido testigo de historias como la de Hugo y su esposa, o como la tuya personal estando en ambos lugares del perdón, como esta historia, sea cual sea la posición lo más importante de estas historias reales y concretas es que Dios nos perdona, nos libera, nos da la oportunidad de hacer las cosas bien, de ser restaurados y de continuar perdonando hasta setenta veces siete, porque el perdón no tiene límites, no lo tiene para Dios, su gracia está allí y es extendida a todo aquel que viene, confiesa y se arrepiente de sus pecados.

Lo que Jesús hizo en la cruz, nunca podrá ser pagado, estamos en deuda, sin embargo lo mejor que podemos hacer, para que otras  jóvenes que están prisioneras de sus propias vidas, vengan a la libertad que es en Cristo Jesús, es que oigan el mensaje de la reconciliación, que el anhelo de Dios es restaurar esa relación que un día se perdió en el Edén, pero que es restituida en la cruz por medio de Su Hijo Jesucristo y que aún para aquellas como tú o como yo que estando en su camino sigue dándonos ese perdón, porque tú Eres perdonada en cualquier circunstancia, no hay pecado más grande que otro o muy grande que Jesús no pueda perdonar, el asegura su perdón porque te ama, nos ama con un amor incondicional.

 Entonces ¡corre la voz! Pasa el mensaje, sí,  dile a otras lo que Jesús ha hecho contigo, a si como lo hizo la mujer de samaritana, diles ¡que son perdonadas! Y permite tú ser un puente de reconciliación, ese encargo que Dios nos ha hecho a nosotras, cumplamos su palabra de “Id y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:18-19), de anunciar y ser atalayas de la paz que produce el perdón de nuestros pecados y las buenas nuevas de salvación, que venció al pecado, la muerte y a Satanás (Isaías 52:7), de anunciar su Salvación mediante la confesión de nuestros pecados (Romanos 10:10) y de tener la compasión de Jesús (Mateo 9:37-38), esa que nos impulsa a no cerrar nuestra boca, de ser una obrera en su mies y pasar el mensaje…..Eres Perdonada. Amén. ¡Gloria a Dios!




ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …