Ir al contenido principal

¡Eres una novia! ¡Celebra!

           
                     
En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas. 
Isaías 61:10

Recuerdo perfectamente el día en que me puse mi vestido de novia, muy temprano por la mañana fui a la peluquería y de regreso al hogar de soltera, fui preparada para la gran ocasión, mi maquillaje fue muy natural por cierto, luego cuidadosamente pusieron ese hermoso traje blanco, fui ataviada con unos pendientes elegantes (prestados) y un collar muy fino cuya figura principal y única era un corazón de oro regalado por mi madre, unos hermosos zapatos blancos hacían el juego perfecto.  Ese día nunca lo olvidaré, fue un día de alegría y gozo y de expectación.

Qué manera más propicia para describir e ilustrar la Salvación, lo que significó para nosotros la obra de Cristo en la cruz y el fruto de ese maravilloso don dado por Dios.

 Querida joven amiga ¡tú eres una novia!, si a ti que eres soltera, casada o viuda  quizás, te lo digo, ¡celebra! Porque somos la novia de Cristo, su iglesia es la esposa del cordero que fue inmolado, pues él nos ha vestido de justicia, Su justicia, aquella que hizo posible perdonarnos de todos nuestros pecados  y que ha traído el gozo del Señor.

Una novia, celebra, festeja porque su día ha llegado, nuestro día llegó cuando le dijimos sí a Jesús, aceptando por fe su sacrificio y perdón, aceptando que fuera nuestro Salvador y Señor, aceptando su vida, entonces hay motivos más que suficientes para gozarnos y alegrarnos porque ha venido nuestra salvación, nuestra libertad y gozo perpetuo.

No te olvides, no, no lo hagas, de ese día glorioso en que Jesús puso su mirada en la nuestra y extendió su Gracia y misericordia para darnos perdón, libertad y vida eterna. Que tu vida y la mía refleje el amor, el gozo y la alegría que trajo la salvación, que nada ni nadie te robe esa alegría y gozo, ese día cambio nuestra vida para siempre, a si como cambio la mía cuando fui al encuentro de mi amado, pero un día iremos todas al encuentro del amor de los amores, de nuestro Amado Jesús y nos gozaremos  y alegraremos y juntas celebraremos las bodas del cordero, dando honra, gloria y majestad, a Aquel que lo dio todo por amor a ti y a mí.



ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …