Ir al contenido principal

“Papá, Mamá, perdón"


Hasta setenta veces siete. 
Mateo 18:22


El cálculo no es setenta por siete, tampoco es la suma de setenta veces siete, sino que es una sucesión de setenta veces el número siete.

A mi hermana se le ocurrió ayudarme a interpretar la cifra obtenida sobre una recta numérica, ella me explicó que ese número, además de ser difícil de leer, se encuentra tan alejado del punto cero que tiende al infinito, por lo cual la única forma de representarlo es con el símbolo infinito (α).

Analizando esta pequeña explicación matemática, Jesús se refirió a una clase de perdón de modo infinito, en donde no importa la cantidad de veces que te ofendan, tu disposición para perdonar debe ser una, y otra, y otra vez.

A medida que creces, crece contigo la libre elección de relacionarte con las persona que quieres, y en cierta medida, te encuentras dispuesta a perdonar  a quieres también elegiste amar.  Pero, ¿Qué hay de las personas a quienes no elegiste?, ¿Qué pasa con las personas que Dios colocó en tu camino sin preguntar si eran de tu preferencia o no?, ¿Qué hay de tus padres?

Estando dentro de las cuatro paredes de casa, las cosas son distintas, allí se caen las máscaras, tú y tus padres se dejan ver tal cual son, en la convivencia diaria se descubren los lados más oscuros de cada integrante, y es inevitable no salir lastimada de tu entorno familiar.

A lo largo de todos estos años necesitaste de una consejera, una amiga, pero  mamá no midió sus palabras contigo, descargó todo su dolor disfrazado de gritos y regaños que te lastimaron más que un golpe en la nalga.

Anhelaste el abrazo tierno de papá, pero él te exigió cumplir con sus estándares de excelencia, y  te condenó de insuficiencia, papá prefirió su trabajo antes que compartir tiempo contigo, él te abandonó, prefirió otra familia antes que a ti.  

Soñaste con una familia feliz, pero ellos eligieron el divorcio. Esperaste que se acercaran a ti, pero te dieron la espalda cuando más lo necesitaste. Hubo preferencias entre tus hermanos y tú,  sentiste su rechazo. Confiaste en él, pero abusó de ti. No conociste el rostro de tu madre, porque eligió a otro hombre, Dependías de ellos, pero no suplieron tus necesidades. Creciste lejos de ella, porque ella no te quiso.  Esperabas una muestra de afecto, algo sencillo, pero pasaron por alto tus días especiales, los esperaste, pero no llegaron. Jamás los pudiste entender, ¿Por qué actuaron así? No se interesaron por conocerte, nunca supieron tus necesidades, nunca te dijeron: Te amo.

Heridas grandes y pequeñas, heridas marcadas una y otra vez, multiplicadas por los años que tienes, duplicadas por los días que has vivido, dolores que se acercan al infinito, indiscutiblemente el perdón también llega hasta allí.

Papá y mamá fueron colocados por Dios sin consentimiento tuyo,  puede que no sean el mejor ejemplo para ti, con todo y defectos no habrá nadie como ellos en el mundo, Dios los eligió para traerte a la vida, ¿Por qué guardarles rencor? 

 No te empeñes en ponerle límite al perdón manteniendo tu rechazo hacia ellos, Jesús te reta a ir más allá, renunciando a cualquier oportunidad de venganza, y abriendo tu corazón hacia la infinidad del perdón reconciliador.

Él hará volver el corazón de los padres hacia lo hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres. Malaquías 4:6

Dios te ha dado la capacidad para amar, también la de perdonar.






ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…