Ir al contenido principal

“Papá, Mamá, perdón"


Hasta setenta veces siete. 
Mateo 18:22


El cálculo no es setenta por siete, tampoco es la suma de setenta veces siete, sino que es una sucesión de setenta veces el número siete.

A mi hermana se le ocurrió ayudarme a interpretar la cifra obtenida sobre una recta numérica, ella me explicó que ese número, además de ser difícil de leer, se encuentra tan alejado del punto cero que tiende al infinito, por lo cual la única forma de representarlo es con el símbolo infinito (α).

Analizando esta pequeña explicación matemática, Jesús se refirió a una clase de perdón de modo infinito, en donde no importa la cantidad de veces que te ofendan, tu disposición para perdonar debe ser una, y otra, y otra vez.

A medida que creces, crece contigo la libre elección de relacionarte con las persona que quieres, y en cierta medida, te encuentras dispuesta a perdonar  a quieres también elegiste amar.  Pero, ¿Qué hay de las personas a quienes no elegiste?, ¿Qué pasa con las personas que Dios colocó en tu camino sin preguntar si eran de tu preferencia o no?, ¿Qué hay de tus padres?

Estando dentro de las cuatro paredes de casa, las cosas son distintas, allí se caen las máscaras, tú y tus padres se dejan ver tal cual son, en la convivencia diaria se descubren los lados más oscuros de cada integrante, y es inevitable no salir lastimada de tu entorno familiar.

A lo largo de todos estos años necesitaste de una consejera, una amiga, pero  mamá no midió sus palabras contigo, descargó todo su dolor disfrazado de gritos y regaños que te lastimaron más que un golpe en la nalga.

Anhelaste el abrazo tierno de papá, pero él te exigió cumplir con sus estándares de excelencia, y  te condenó de insuficiencia, papá prefirió su trabajo antes que compartir tiempo contigo, él te abandonó, prefirió otra familia antes que a ti.  

Soñaste con una familia feliz, pero ellos eligieron el divorcio. Esperaste que se acercaran a ti, pero te dieron la espalda cuando más lo necesitaste. Hubo preferencias entre tus hermanos y tú,  sentiste su rechazo. Confiaste en él, pero abusó de ti. No conociste el rostro de tu madre, porque eligió a otro hombre, Dependías de ellos, pero no suplieron tus necesidades. Creciste lejos de ella, porque ella no te quiso.  Esperabas una muestra de afecto, algo sencillo, pero pasaron por alto tus días especiales, los esperaste, pero no llegaron. Jamás los pudiste entender, ¿Por qué actuaron así? No se interesaron por conocerte, nunca supieron tus necesidades, nunca te dijeron: Te amo.

Heridas grandes y pequeñas, heridas marcadas una y otra vez, multiplicadas por los años que tienes, duplicadas por los días que has vivido, dolores que se acercan al infinito, indiscutiblemente el perdón también llega hasta allí.

Papá y mamá fueron colocados por Dios sin consentimiento tuyo,  puede que no sean el mejor ejemplo para ti, con todo y defectos no habrá nadie como ellos en el mundo, Dios los eligió para traerte a la vida, ¿Por qué guardarles rencor? 

 No te empeñes en ponerle límite al perdón manteniendo tu rechazo hacia ellos, Jesús te reta a ir más allá, renunciando a cualquier oportunidad de venganza, y abriendo tu corazón hacia la infinidad del perdón reconciliador.

Él hará volver el corazón de los padres hacia lo hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres. Malaquías 4:6

Dios te ha dado la capacidad para amar, también la de perdonar.






ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …