Ir al contenido principal

“Papá, Mamá, perdón"


Hasta setenta veces siete. 
Mateo 18:22


El cálculo no es setenta por siete, tampoco es la suma de setenta veces siete, sino que es una sucesión de setenta veces el número siete.

A mi hermana se le ocurrió ayudarme a interpretar la cifra obtenida sobre una recta numérica, ella me explicó que ese número, además de ser difícil de leer, se encuentra tan alejado del punto cero que tiende al infinito, por lo cual la única forma de representarlo es con el símbolo infinito (α).

Analizando esta pequeña explicación matemática, Jesús se refirió a una clase de perdón de modo infinito, en donde no importa la cantidad de veces que te ofendan, tu disposición para perdonar debe ser una, y otra, y otra vez.

A medida que creces, crece contigo la libre elección de relacionarte con las persona que quieres, y en cierta medida, te encuentras dispuesta a perdonar  a quieres también elegiste amar.  Pero, ¿Qué hay de las personas a quienes no elegiste?, ¿Qué pasa con las personas que Dios colocó en tu camino sin preguntar si eran de tu preferencia o no?, ¿Qué hay de tus padres?

Estando dentro de las cuatro paredes de casa, las cosas son distintas, allí se caen las máscaras, tú y tus padres se dejan ver tal cual son, en la convivencia diaria se descubren los lados más oscuros de cada integrante, y es inevitable no salir lastimada de tu entorno familiar.

A lo largo de todos estos años necesitaste de una consejera, una amiga, pero  mamá no midió sus palabras contigo, descargó todo su dolor disfrazado de gritos y regaños que te lastimaron más que un golpe en la nalga.

Anhelaste el abrazo tierno de papá, pero él te exigió cumplir con sus estándares de excelencia, y  te condenó de insuficiencia, papá prefirió su trabajo antes que compartir tiempo contigo, él te abandonó, prefirió otra familia antes que a ti.  

Soñaste con una familia feliz, pero ellos eligieron el divorcio. Esperaste que se acercaran a ti, pero te dieron la espalda cuando más lo necesitaste. Hubo preferencias entre tus hermanos y tú,  sentiste su rechazo. Confiaste en él, pero abusó de ti. No conociste el rostro de tu madre, porque eligió a otro hombre, Dependías de ellos, pero no suplieron tus necesidades. Creciste lejos de ella, porque ella no te quiso.  Esperabas una muestra de afecto, algo sencillo, pero pasaron por alto tus días especiales, los esperaste, pero no llegaron. Jamás los pudiste entender, ¿Por qué actuaron así? No se interesaron por conocerte, nunca supieron tus necesidades, nunca te dijeron: Te amo.

Heridas grandes y pequeñas, heridas marcadas una y otra vez, multiplicadas por los años que tienes, duplicadas por los días que has vivido, dolores que se acercan al infinito, indiscutiblemente el perdón también llega hasta allí.

Papá y mamá fueron colocados por Dios sin consentimiento tuyo,  puede que no sean el mejor ejemplo para ti, con todo y defectos no habrá nadie como ellos en el mundo, Dios los eligió para traerte a la vida, ¿Por qué guardarles rencor? 

 No te empeñes en ponerle límite al perdón manteniendo tu rechazo hacia ellos, Jesús te reta a ir más allá, renunciando a cualquier oportunidad de venganza, y abriendo tu corazón hacia la infinidad del perdón reconciliador.

Él hará volver el corazón de los padres hacia lo hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres. Malaquías 4:6

Dios te ha dado la capacidad para amar, también la de perdonar.






ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…