Ir al contenido principal

Introducción a Caminando en Sabiduría






No tienes que vivir mucho para descubrir que la vida está llena de elecciones y que esas elecciones tienen consecuencias. Algunas elecciones son tan básicas como decidir qué vamos a comer y otras conllevan profundos compromisos que pueden afectar nuestras relaciones, nuestro trabajo, nuestras finanzas y nuestro futuro. Desde el momento en el que somos niñas hasta nuestros últimos días en la tierra, cada mañana nos despertamos con dos caminos para elegir: el camino de los necios y el camino de los sabios.

El libro de Proverbios nos pone frente a frente con la sabiduría y la necedad y las consecuencias que siguen a la elección de una u otra. El texto es altamente personal, a veces incómodamente transparente y no pierde el tiempo en acercarnos a las más grandes tentaciones en el mundo que nos alejan de caminar en la sabiduría que Dios quiso para nosotras.

En este estudio de seis semanas, notarás que nuestro plan de lectura nos guiará a través de una mirada temática al libro de Proverbios, comenzando en la semana uno con la Fuente de la sabiduría. Después pasaremos a los proverbios que nos hablarán sobre la sabiduría en nuestra forma de hablar, nuestras relaciones, nuestro trabajo y dinero y, finalmente, descubriremos cómo aplicar sabiduría ante la tentación. Terminaremos nuestro estudio viendo el fruto que resulta de caminar en sabiduría. Nuestra oración es que a través de este estudio temático desees estudiar Proverbios en su totalidad como resultado de nuestro tiempo juntas.

Algo importante a tener en cuenta al estudiar es que los proverbios son principios más que promesas. Las promesas son garantías, mientras que los principios se centran en verdades generales. Los padres que instruyen a sus hijos en su camino (Proverbios 22:6) a menudo ven el fruto de que sus hijos no se aparten de la sabiduría del Señor como adultos. Sin embargo, como los proverbios no son promesas y vivimos en un mundo caído, a veces incluso los padres más diligentes y fieles no viven esta realidad.

Mientras nos preparamos para comenzar, dos versículos muy conocidos del libro de Proverbios vienen a mi mente. Mientras este libro contiene sabiduría de Dios que es aplicable a cada área imaginable de nuestra vida, los versículos siguientes lo resumen en un propósito aun mayor:

Fíate de Jehová de todo tu corazón,
Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos,
Y él enderezará tus veredas.
Proverbios 3:5-6

Confía en el Señor en lugar de en tu propia prudencia: ahí es hacia donde el libro de Proverbios nos guía. Dios es la fuente de toda sabiduría y Él nos revela el fruto de caminar en esta gran sabiduría…para que nuestra confianza no esté en nuestra manera de hacer las cosas, sino en Él.


“Para que tu confianza sea en Jehová,
Te las he hecho saber hoy a ti también”
Proverbios 22:19






Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…