Ir al contenido principal

Metas personales 2017


“Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas”.  
Proverbios 3:6

¡Tengo una colección de agendas en casa! Lo que más me gusta cuando inicia el año es ir a la librería para elegir mi nueva compañera de 365 días, también compro algunos separadores y lapiceras porque pienso que necesito estar bien equipada para comenzar el nuevo año.

Tengo algunas costumbres cuando personalizo mi agenda, suelo comenzar con una frase que me inspire, para este año escribí: “Sin importar lo que pase, ten a Cristo en mente”. Sé que el camino que me espera no será fácil, por eso es muy importante dedicarme algunas palabras de aliento ya que leerme a mí misma me reta, porque sé que Dios y esa Angii que inició el año, esperan mucho más de mí.

Luego dedico una sección a escribir mis metas personales, debo admitir que hay algunos objetivos que se han repetido por varios años, no porque los haya olvidado, sino porque me he dado cuenta que el proceso que se toma Cristo para moldearme es lento y perfecto.  

Llevo varios años empeñada en descubrir sabiduría, comencé erróneamente leyendo cuanto libro veía, pensando en la ecuación a mayor cantidad de libros leídos, mayor sabiduría.  ¡Qué ingenua!

Pasado el tiempo no había resultados fructíferos, por lo que reduje la cantidad de libros, cuidando la calidad y el contenido del libro, esta vez solamente abarroté mi cabeza de mucho conocimiento sin aplicación, sentía que sabía mucho, pero no había sustancia en todo ello, no veía un avance espiritual dentro de mí, faltaba algo, me faltaba el Dios de Proverbios 3:6.

Conocer es diferente a reconocer, mis intenciones eran conocer a Dios, profundizar en él, realmente tener una comunión más íntima con él, y ciertamente estaba creciendo, pero no pasaba más de ahí.

Cuando vas por la calle acompañada de alguien especial, deseas hacérselo saber a los que te encuentras “¡Hey mira quién viene conmigo!”. Pues sucede así:  Reconocer a Dios implica un conocimiento más cercano y más profundo de Dios, es sacar al Dios de la biblia y traerlo a vivir en tu cuarto, llevar a Cristo a tu rutina en el gimnasio, pedirle al Espíritu Santo que te acompañe a debatir tu exposición en la universidad.

"Reconócelo en todos tus caminos", la biblioteca, el supermercado, la reunión de jóvenes, el ensayo del coro, son caminos de tu diario vivir, allí debe estar Cristo presente siendo el emblema de tus acciones y el Espíritu Santo, debe ser el sello que marque en ti la diferencia de una joven que anda en sabiduría, que no se compara al mundo que le rodean. Reconocer a Dios en todos tus caminos, significa tener a Cristo en mente.

 "Y Él enderezará tus veredas", cuando tomas decisiones teniendo en mente a Cristo, habrá sabiduría de Dios en tú diario vivir, Dios dejará en alto tu nombre haciendo que no tropieces en tu camino, porque tu deseas llevarlo contigo,  pues ve en ti el deseo ferviente de darle a él el lugar que se merece en cualquier momento. ¿Está siendo Cristo tu compañero de vida?

Te diré por último que luego de mis metas personales tengo una hoja en blanco con el título de libros leídos, esta lista antes llegaba al final de la hoja, ahora se ha visto reducida, sólo unos pocos libros que considero esenciales están allí, pues he descubierto que no necesito más que mi biblia, ella ha sido suficiente para enseñarme el camino a la sabiduría.

Busca este año tener a Cristo presente en cualquier circunstancia de tu vida, y la sabiduría vendrá. 


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

  1. Muy bonito lo que cuentas, gracias por compartir tu experiencia Angelica, es alentador ver que todos vamos en el proceso perfecto de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yuri, esperamos puedas estar haciendo el estudio con nosotras! Dios te bendiga

      Eliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…