Ir al contenido principal

No te equivoques


“el que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma;
Más el que escucha la corrección tiene entendimiento.”
Proverbios 15: 32

Cuando tenía 22 años cometí un muy grande pecado y quedé embarazada, fueron tiempos muy difíciles en mi vida, momentos que no quisiera volver a recordar.

Cuando confesé mi pecado ante mis padres y mi pastor, me sentí aliviada porque una cosa sabía, que yo quería la disciplina que viene de Dios y aunque fue un tiempo (al comienzo) muy duro para mí en lo personal, me costaba aceptarme, perdonarme y amarme porque en cuanto a Dios Él me perdonó, me aceptó y me amó desde que confesé y pedí perdón y recibí la restauración de los hermanos en la iglesia, el amor del cuerpo de Cristo y todo fue mucho más fácil.

 Como estaba pasando por un periodo en el que estaba mal espiritualmente y me estaba sanando, mis líderes espirituales tomaron las decisiones por mí, decisiones como cuándo casarme, cómo casarme, el tiempo que estuve sin ver a mi ahora esposo y eso fue hermoso, el dolor trajo una cura inimaginable.

Quise no equivocarme más, decidí que, aunque muchos criticaran el hecho de que otros tomaran decisiones por mí, o que me decían que ser madre soltera o quedar embarazada fuera del matrimonio no era algo terrible o de que preocuparme, decidí ser sabia, decidí tener entendimiento y no menospreciar mi alma, sino, aceptar la disciplina y escuchar la corrección.

Muchas veces aprendemos con dolor y esto es algo que Dios quiere evitar en nuestras vidas, pero a nosotras nos cuesta mucho entender que lo que deseamos nos hará daño.

Darle valor al cuerpo antes que al alma es cosa de necio nos dice la Palabra de Dios, debemos valorar lo eterno y nuestra alma lo es. Tener la mirada en cosas eternales es lo correcto.
Como jovencitas muchas veces nos duele ser la rechazada o la diferente del grupo, nos apena decir que no vamos a participar, el rechazo duele. Pero si lo ponemos en perspectiva el rechazo de nuestros pares, de las personas, no nos afecta tanto como el rechazo de Dios, y en esto debemos de pensar a la hora de enfrentar la toma de decisiones.

Esta semana comenzamos este hermoso estudio y hemos podido leer cual es la fuente de la sabiduría y pudimos comprender que ser sabias no es algo que esté relacionado con leer mucho, viajar, o ser súper intelectual, más bien hemos entendido que la sabiduría viene de Jehová, Él la da y nace en nosotras a media que vamos teniendo respeto reverente (temor) de Dios y eso lo hermoso, que nace en nuestro corazón y transforma nuestro entendimiento.

Entonces ahora que enfrentemos la toma de decisiones debemos pensar ¿lo que voy a hacer refleja que soy una joven temerosa de Dios? Y así será mucho más fácil comenzar a ser una joven sabia, también para saber con claridad que es lo que le agrada a Dios debemos leer Su Palabra, y durante estas semanas podremos dejar conceptos claros para el resto del año en relación a nuestras decisiones, nuestras acciones y nuestra vida diaria.   

“El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría;
Y la honra precede la humildad.”
Proverbios 15:33

Ser hija de Dios hoy en día están difícil porque el mundo está completamente distorsionado, han comenzado a llegar el tiempo en que los hombres llaman a lo bueno malo y a lo malo bueno (Isaías 5:20), pero debemos estar firmes, recordar que no estamos solas, que para ser honradas primero debemos tener humildad, y reconocer que estamos mal (si lo estamos) y buscar la sabiduría que viene de Dios y dejarnos enseñar por ella. Anímate hacer una diferencia en tu generación, anímate a ser sabia.





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …