Ir al contenido principal

Chica activa




"El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada." Proverbios 13:4



Está claramente identificada la diferencia entre blanco y negro, resultan ser dos colores opuestos, a simple vista puedes darte cuenta de que no hay relación entre sí.

El libro de Proverbios está lleno de ejemplos que marcan dos opuestos, y en esta ocasión tenemos dos actitudes humanas  totalmente apartadas la una de la otra.

Por un lado podemos identificar el alma del perezoso, llena de sueños e ilusiones frustradas por su falta de voluntad para dar un paso al frente. Detente por un segundo a realizar el trabajo de investigación que hizo Salomón, sólo observa con cuidado y prontamente podrás distinguir muchas chicas con alma perezosa.

Una chica con alma perezosa no tiene disposición para levantarse temprano, su actitud es de pesadez y cansancio constante, su enojo aflora cuando se le pide cumplir con una rutina que requiere de ella responsabilidad y trabajo duro, lo más probable es que no resista la presión y termine abandonando. Una chica con alma perezosa malgasta su tiempo corriendo de un lado para otro aparentando estar muy ocupada, pero al final del día no habrá invertido su tiempo en algún emprendimiento provechoso. No verás con frecuencia a una chica perezosa interesada en alguna actividad dentro o fuera de su casa, ella es experta en buscar excusas ingeniosas para salir del paso.

 Una chica con alma perezosa desea crecer en el conocimiento de Dios y en amor, pero su deseo no puede alcanzar el siguiente nivel de acción porque carece de decisiones firmes para perseverar a diario en oración y meditación de las escrituras. Este tipo de chica no tiene mucha esperanza de un futuro prometedor, tampoco de una nutrida cosecha de virtudes cultivadas al final de su vida. Es triste describirla, pero es necesario hacerlo para que no caigas en la perezosa trampa de “cinco minuticos más”.

Por otro lado tienes a la chica de espíritu diligente, sea lo que sea, pase lo que pase, la encontrarás ocupada en alguna actividad nueva. Ella invierte el paso de sus mejores años en actividades que la recompensan con nuevas experiencias de aprendizaje, buenos amigos, mayor madurez, mejor carácter, mayor responsabilidad.

 Una chica activa se empeña en lograr lo que se propone, para ella no existen excusas, no hay retrasos ni obstáculos, siempre que camine firme dentro de la voluntad de Dios tendrá las puertas abiertas.

No existe en su mente el cansancio, su cuerpo está acostumbrado al ritmo constante y trabajo duro, aún aprovecha su tiempo de descanso para meditar en las bendiciones de Dios y agradecer los detalles pequeños que puede contemplar a diario.

A diferencia de la chica perezosa, los sueños de una chica activa no van enfocados hacia sí misma y su bienestar temporal, ella apunta aún más alto, porque tiene presente en sus oraciones el deseo de ver crecer a los que le rodean. Poder ser de bendición para otros es el motor que la impulsa a compartir a sus amigas la buena noticia de salvación y por eso la verás incluida en alguna actividad que requiera de ella sacrificio y hasta desvelos, pero eso no le importa, su satisfacción está en disfrutar del trabajo bien hecho, y sobretodo de los que sonríen, ese es el fruto de su trabajo.

Ella sabe que en la tierra tendrá ganancias, porque la chica activa que se arrodilla para sembrar con dolor, se levantará satisfecha  para recoger los jugosos frutos de victoria; más sin embargo, ella guarda paciente su esperanza de que en el cielo será coronada  porque prefirió levantarse,  antes que dormir un poquito más.

Tú eliges.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …