Ir al contenido principal

Dime con quién andas….




“Quien se junta con sabios, sabio se vuelve;

quien se junta con necios, acaba mal.”

Proverbios 13:20 (RVC)



Mi mamá siempre me repetía este dicho “dime con quién andas y te diré quien eres” y siempre creí que era para molestarme porque no le gustaban algunas amistades mías, pero ahora puedo leer que este consejo de mi mamá también está en la Biblia lo que quiere decir que es cierto.

Cuando amamos mucho a una amiga comenzamos a tener actitudes muy parecidas con ella, hablamos con el mismo tono de voz, decimos las mismas palabras e incluso muchas veces tomamos la misma actitud. ¡Sin darnos cuenta estamos siendo parecidas a ella!

Esto es bueno en la medida que esa amiga (o amigas) te influyen a las cosas buenas como tener mejores calificaciones, decir la verdad, ir a la iglesia, a mantenernos puras. Cuando es así entonces no hay problema, pero cuando esas amistades te llevan a mentirle a tus papas, a bajar tus calificaciones en la escuela, a ser insolente con las autoridades o simplemente te alejan de Dios no está bien que sigas teniendo lazos con ellas.

Sé sabia a la hora de escoger amigas, Dios te lo va a recompensar con otras amistades que le amen a Él como tú lo amas y que juntas puedan honrar a Dios y ser de ejemplo para otras chicas.

Si en estos momentos te has dado cuenta que quizás son tus amistades las que te alientan (o desalientan) a no ser la hija de Dios que él quiere que seas, entonces ponlo en oración y pídele a nuestro Padre Celestial que te provea de amistades que tengan tus mismas metas espirituales.

No quiero decirte con esto que mañana cuando las veas les digas: “aléjate mala influencia”, nooo es un proceso porque existen lazos de amor entre ustedes, pero ponlo en oración y pide que poco a poco se alejen de ti y que tú puedas hallar amigas en Cristo o pídele a Dios ser tu quien influencie en ellas a amarle a Él, que seas tú el medio que Dios usará para llevarlas cerca de Cristo Jesús.

En el caso súper optimo, que tengas una amiga con la que juntas sirvan al Señor propónganse nuevas metas como orar a la misma hora un día de la semana especifico o pedirse cuenta de las cosas que hacen, animarse a hacer sus devocionales, o incluso, hacerlo juntas algunas veces, trabajar en la escuelita de verano o en algún otro ministerio de su iglesia.

Sé tu quien vuelve esa amistad más sabia, más temerosa de Dios y no dejes que te alejen de quien te dio la salvación, no seas una chica necia ¡esfuérzate y sé valiente!





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…