Ir al contenido principal

haz el bien


“No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo”

Proverbios 3:27

Cuando hablamos de hacer el bien o de hacer favores a otro muchas veces vienen a nuestras cabezas ocasiones en las que nos hemos negado o escusado para no hacerlo, y la Palabra de Dios nos habla con este versículo que no debemos negarnos a hacer el bien cuando podemos hacerlo.

Aun es más especifica la Biblia en decir que no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy, muchas veces no queremos ayudar a quien nos pide ayuda por pereza o mala voluntad, porque no te agrada aquella persona que ha recurrido a ti, por envidia o por alguna otra razón, y lo que te puedo decir hoy es que si no lo haces está muy mal de tu parte primero porque estás dando un mal testimonio de quien dices creer y porque hieres a quien necesita.

Vimos hace unos días atrás que “el alma generosa será saciada” (Proverbios 11:25) entonces si tú haces bien a quien te lo pide vas a tener una muy buena remuneración. Pienso en todas las veces que nuestras mamas piden nuestra ayuda en el hogar ¿te niegas a hacerlo? ¿lo dejas para más rato? ¿estás siendo una hija que se niega a hacer el bien a su propia madre? Suena muy fuerte pero muchas veces tenemos mucha más disposición con nuestras amistades que con nuestra propia familia, te animo a hacer el bien ayudando en tu casa en lo que puedes hacer porque en esta lectura de Proverbios capitulo tres dice que el Señor abomina a los perversos (3:32) y estoy segura que tanto tu como yo no queremos la ira y mucho menos la abominación de Dios sobre nosotras.

Sé una hija, una amiga, una hermana que siempre esté dispuesta a ayudar, una joven a quienes otros puedan recurrir porque tienes un buen testimonio de ayuda al prójimo y de cumplir con lo que te propones, siendo diligente y amoroso.

Dios se encargará de recompensar todas tus buenas obras, tus buenas actitudes con los demás y de seguro que también te vas a ganar el aprecio de muchas personas.

No seas tentada por el mal, por ser alguien de mala voluntad, envidiosa, perezosa y refunfuñona, agrada a Dios y sirve como lo hizo Jesús cuando estuvo en la tierra, nunca negándose a nadie y ayudando a todo aquel que se lo pedía.   





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…