Ir al contenido principal

Tips para hablar correctamente




“Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua”. 
Proverbios 31:26

Los dichos de las personas mayores son muy populares apuesto a que te sabes algunos,  quizás hayas escuchado el dicho que dice: “El pez por la boca muere”. A decir verdad, yo creo que eso no solamente le pasa a los peces, ¡A nosotras también!

Debemos admitir que nuestras palabras suelen ser más rápidas que el cerebro. ¿No te ha pasado decir algo sin pensar y luego arrepentirte por lo que dijiste? ¡Más si lo dijiste en público! ¡Qué vergüenza!

Gracias a Dios este mal hábito se puede corregir colocando en práctica la mejor forma para cultivar buenas y sanas palabras que es el consejo bíblico. El pasaje de hoy nos muestra  una mujer ejemplar en su manera de expresarse para con los demás:

Ella abre su boca con Sabiduría: Es lo primero que necesitas tomar de esta mujer virtuosa para hacerlo tuyo, tus palabras deben ser sabias, es decir que al expresar tu opinión en cualquier contexto, y con cualquier tipo de personas debes hacerlo con sensatez, comunicando frases prudentes y comentarios acertados.

No hables cosas a la ligera sólo por rellenar espacios vacíos, y romper el silencio, es de muy mal gusto cuando haces comentarios sarcásticos y te burlas de otros. Tus palabras te harán lucir como una mujer vulgar y sé que no querrás que la gente te mire de esta manera, máxime cuando estás buscando agradar a Dios.

Tip 1:Sabiduría al hablar es saber qué palabras puedes decir, cómo decirlas, cuándo decirlas y a quién decírselas”.  Por eso antes de hablar escucha, presta atención  a las cosas que te dicen las otras personas, tómate un tiempo en observar a las personas con las que hablas, analiza cómo son  y cuáles son sus gustos, en qué ambiente se  mueven, cuáles son sus valores, etc.

 Cuando haces de este ejercicio un hábito, tu manera de hablar sí que comenzará a cambiar, porque sabrás que no puedes decir cualquier cosa, de cualquier manera, en cualquier lugar y  menos a cualquier persona.     

La ley de Clemencia está en su lengua: Fíjate bien que esta mujer tiene un código de habla, su norma personal es hablar con clemencia, lo cual significa que se compadece de la persona con la que está charlando. Es capaz de sentir el dolor que refleja su interlocutor, puedes darte cuenta que sus conversaciones no son sólo del clima, sino de cosas mucho más profundas. Pero  ella no se queda ahí, sino que actúa diligente para aliviar la situación difícil.

Tip 2:Habla con un objetivo en mente. Para aplicar la bondad en tus conversaciones pregunta en vez  de comentar.  Mágicamente, las preguntas bien echas te abren  la oportunidad de conocer más profundamente a otras personas, utiliza esta herramienta no para sacar información o con  doble interés, sino  con el objetivo de  ayudar a los demás y practicar la compasión con otros.

¿Qué tal va tu día?, ¿Cómo está tu salud?, ¿Cuál es tu objetivo principal para esta semana?, ¿Te puedo ayudar en algo? Son solo algunos ejemplos de preguntas que puedes aplicar a tu vocabulario.

 Al pasar de comentarios insanos a buenas  preguntas cambiará la forma en la que las demás personas te responden, incluso verás cómo los demás se muestran más abiertos contigo confiándote asuntos más personales, pues realizando preguntas pones toda tu atención en otras personas  y te muestras presta a escuchar.  ¡Esa es la actitud!

Recuerda que el centro de todo es glorificar a Dios, de nada te servirá hacer cambios en tu manera de hablar, si no estás viviendo una vida temerosa y centrada en Jesucristo.

 ¡Aprovecha tu juventud para cultivar sanas palabras y crecer en Sabiduría!


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…