Ir al contenido principal

VENGANZA O MEJILLA


“Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan,
Y si tuviere sed, dale de beber agua.” 
Proverbios 25:21

Enemigo es una palabra fuerte y parece ser que solo la relacionamos a la guerra, pero la verdad es que tenemos enemigos, si, aquellos que no simpatizan con nosotras, aquellos o aquellas a quienes no le caemos bien y definitivamente a aquellas mujeres también que a la menor oportunidad se aprovechan para dejarnos mal, inventar mentiras o descalificarnos.

Carla es una de ellas, es mi compañera de trabajo y desde el día en que llegó a mi oficina para ayudarme en mis labores, se dejo ver su antipatía conmigo. Debo decir que ella es muy inteligente, que me enseñó muchas de las cosas que uso como herramientas de trabajo, pero que en aspectos de relaciones las nuestras no han sido las mejores y ella lo reconoce. Desde el saludo por la mañana, que si quiere te saluda cuando quiere lo hace, si no no, hasta nuestras diferencias de trabajo, son esos detalles que la hacen mi enemiga, pero ahora la veo como la persona que Dios está usando para moldear mi carácter y mostrar el amor de Dios.

Ha sido un largo camino, donde he cometido errores como caer en el juego sucio de responderle con la misma moneda, de vengarme en un acto tan simple y sencillo como no darle el saludo del buenos días porque sencillamente me cansé de ser siempre yo la que la saludaba en su cara cuando ella pasaba por mi lado y no lo hacia. Es que las relaciones humanas interpersonales son frágiles y si no entendemos el mover de Dios en nuestra vida, caeremos en el mismo juego de nuestro enemigo mayor que usa a personas para que nosotras no hagamos la voluntad de Dios.

Jesús nos da el mayor ejemplo de amor por nuestros enemigos y de actuar con ellos sabiamente, no respondiendo mal con mal, si no bien con bien, es nuestro deber como hijas de Dios, de vivir sus principios aunque tengamos que nosotros tomar la iniciativa, porque las personas no creyentes nunca lo harán, no tienen al Espíritu Santo para redargüirles pues Él además nos ayuda a cambiar, a transformarnos y hacernos mas como Cristo.

La sabiduría de Dios nos ayuda a conducirnos en nuestras relaciones cercanas o lejanas, a tomar la decisión de poner la mejilla y no devolver mal por mal, es parte de nuestro aprendizaje, es parte de mostrar el amor de Dios al prójimo, es parte de ser más como Jesús, de amar como Él nos amó, de ser luz aunque la oscuridad nos tiente a no serlo.

Quizás cercana a ti tienes una “Carla” y lidias con tu carácter o luchas con tu carne que tiende a no hacer la voluntad de Dios, pero su consejo es que hagamos el bien, aun cuando no lo hagan con nosotras, y ¿sabes? Se siente bien cuando lo haces, cuando con la ayuda del Señor puedes conducirte en tus relaciones como Jesús lo haría, cuando obedeces los principios de Dios y pagas con amor, no con la misma moneda. Mi desafío diario es reflejar a Cristo, ser luz en mis acciones y reacciones, a veces lo hago bien otras no, pero estoy en eso, aprendiendo a amar a Carla, y ser una bendición en su vida.


ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …