Ir al contenido principal

Dios:Te tengo miedo



No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.  
Isaías 51:10

La batalla por tu mente comienza desde el momento en que naciste, todo lo asociado con la oscuridad y en este caso el miedo, no proviene de la luz.

Dios creó al hombre y a la mujer, en su mente los visualizó morando con Dios y en Dios, por lo cual el ser humano fue creado sin miedo; pero al anidar el pecado, el miedo también hizo estragos en el corazón de la humanidad.

El Señor se acerca al huerto, pero es el hombre el que se esconde, Dios llama, pero el hombre tiene miedo, y no estoy hablando de temor reverente por la presencia de Dios, sino literalmente miedo que paraliza. ¿Miedo a Dios? Sí, miedo al llamado de Dios, porque estos dos personajes humanos saben que deben presentarse con la vista en alto ante su Creador, pero el diseño ha sido arruinado.

Millones de años después de este acontecimiento, estás tú, lidiando con esta alteración genética. Desde los primeros años, los primeros sentimientos que experimentas son de miedo, miedo a la oscuridad, miedo a quedarte sola, miedo a lo desconocido, que con tu crecimiento quizás se han podido superar, aun así, de alguna u otra manera el miedo sigue existiendo en nosotras.

 A pesar del daño, Dios se propone mostrar su poder en hombres y mujeres paralizados por el miedo: Josué, Moisés, Gedeón son ejemplos de hombres que Dios los llama para enseñarles que con el miedo no es posible convivir, hay que superarlo.

Dios… te tengo miedo…

Puedes sentir a Moisés gritando en su interior: “¡Dios en serio no puedo ir frente a faraón, soy tartamudo, el miedo a hablar en público me paraliza!”. Y Josué: “Dios tus planes de guerra y conquista son demasiado, tengo miedo de fracasar”.

Entre todas estas excusas y pensamientos puedes vislumbrar el mensaje real de cada personaje bíblico llamado por Dios diciendo: “Dios tengo miedo de lo que planeas conmigo, tengo miedo de ti”.

Es difícil decirlo, pero es cierto. Dios traza un plan de riesgo para ti, y te llama a enfrentarlo. Tienes que enfrentar  tus más oscuros temores, esos con los que por años has querido apaciguar tratando de hacer las paces, por años has aprendido a convivir con ellos, lo has mantenido todo bajo control, hasta que Dios te llama a enfrentarte con la vida misma, tomar la rienda de tus sueños, hacer lo que sabes que Dios quiere que hagas.

Cuántas veces has estado en campamentos, retiros juveniles, reuniones en la iglesia o estando en casa, y Dios te llama, sabes que es la voz de Dios que te dice: “Ven, te estoy llamando” y te resistes a ello.

Cualquier excusa que puedas presentar delante de Dios solamente exhibe el miedo que intentas controlar.

 Miedo al éxito, miedo al fracaso, miedo a las miradas, miedo a las burlas, miedo a todo y miedo a nada. Dios no pretende que te arranques el miedo y lo suprimas de una vez por todas en tu vida, es más, Él no te quitará el miedo para siempre, el Señor lo que pretende es que en medio de todo el tumulto de sensaciones que trae el miedo encuentres el camino que te conduce a la plena paz.

Tienes miedo es cierto, pero la única manera de superarlo es enfrentarlo con la confianza puesta en Dios. No te desanimes, no rehúses a lo que Dios te llama, sólo cierra los ojos y déjate guiar por la mano de Dios.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…