Ir al contenido principal

Libérate de errores y vive



"Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará". 
Proverbios 24:3

¿Qué se te ocurre cuando imaginas el futuro? Lo puedo adivinar: una carrera profesional terminada, un buen puesto de trabajo de paso con buen salario, apartamento bien amoblado en el mejor sitio de la cuidad, auto 0 Km para ir a visitar a tus padres, vacaciones en los lugares más exóticos del planeta y un chico guapo a tu lado.

Si bien no todas, por lo menos alguna de las anteriores opciones tendrás en mente. Pero, ¿y si nada de esto pasa?, ¿Y si te equivocas?, ¿si nada sale conforme al plan?, ¿y si Dios te cambia los planes?

Si quieres construir una casa, primero  planeas cómo construirla, buscas todos los elementos que emplearás en la construcción, te aseguras de que no hayan errores y luego te pones manos a la obra. Aunque puedas no tener en cuenta todos los detalles y cometas errores, la casa quedará conforme a tu plan.

Pero en la vida a veces hasta teniendo en cuenta los detalles menos pensados, las cosas pueden darte un vuelco que no tenías previsto en lo más mínimo, una mudanza, un desastre natural, una enfermedad o tantas cosas que en el camino pudieran ocurrir; Es por eso que no puedes estar cien por ciento segura de que todo lo que planees para tu futuro pueda darse exactamente igual.

Dios no nos promete que todo lo que deseamos en la vida se puede cumplir, aunque sean los sueños mas nobles y quieras dejarlo todo para ser misionera, Dios solamente nos anima con que sus pensamientos son más altos que los nuestros, y nos promete que Él tiene planes de bien y no de mal para darnos un fruto y una esperanza.

Posiblemente uno de los frutos a los que se refiere Dios aquí sea el fruto de la sabiduría, al ser jovencitas estamos llenas de sueños, metas, sentimos que nada nos puede detener, pero debemos admitir que también somos inexpertas.

La sabiduría viene con la experiencia y se hace notoria con los años, debes plantarla ahora, cuanto más rápido la apliques, mejor. Si eres necia y retrasas el crecimiento de la prudencia en ti, lo más certero es que en unos cuantos años estés arrepentida.

 Dios quiere darte un fruto bueno, y no hay algo mejor que tener la satisfacción de haber hecho lo correcto. Sea que tu vida de un giro de 360°, si se cumplen o no tus sueños de oro, tus pasos cualesquiera que sean, serán firmes, porque aplicas discernimiento.

"Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello." Santiago 4:15

Cada paso que des, cada nuevo cumpleaños, cada etapa de tu vida, está determinada por la voluntad de Dios. Si Dios te permite terminarás tu carrera, recorrerás el mundo o serás misionera, puede soñar tan alto como te sea posible, pero no olvides que sobre todo esto el plan de Dios seguirá vigente en ti.

No te equivoques. No puedes controlar tu futuro, pero si puedes liberarte de los fracasos futuros. Si pones en tu corazón el consejo de Dios, y te aseguras de tomar el mejor camino, cultivarás mañana los hábitos de hoy, mirarás con la frente en alto, caminarás con paso seguro y tendrás la aprobación de Dios en todo lo que hagas.

¿Estás preparada para abrazar la sabiduría de Dios más que cualquier otra cosa? Prepárate porque es el camino menos pensado, pero el más emocionante. Anhela lo mejor y abraza el consejo.

Vive con estas máximas en tu corazón,  y tendrás la aprobación de Dios y de la gente, siempre.




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…