Ir al contenido principal

Miedo vs confianza



Deuteronomio 31:7-8

Recuerdo un día, estando sentada en la sala de mi casa abrí una carta enviada por el Pastor encargado de Misiones a nivel nacional de la denominación a la cual pertenecía por muchos años, en ella me invitaba a ser la líder de Misiones para todo un distrito, ¿quién? ¿Yo? Si tan solo soy una chica soltera, que recién está estudiando en un instituto bíblico, no soy una chica con credenciales de nada para hacer esa labor, si claro tengo un llamado, pero ¿yo?

Te soy honesta sentí que la invitación me quedaba grande, era un desafío mayor para mí, sentí miedo, mucha responsabilidad, dudé mucho antes de tomar la decisión.

¿Has sido alguna vez desafiada a tomar un liderazgo o una decisión importante en tu vida o un desafío por hacer?

¿Te dan miedos los desafíos? Al ponerme en los zapatos de Josué digo: ¡gracias a Dios que no era yo! Con solo de pensarlo me aterra el hecho de tener que conducir a todo un pueblo a una tierra desconocida y más encima pelear con pueblos hostiles para conquistarla.

Al igual que Josué el desafío de llevar al pueblo de Israel a la conquista de la tierra prometida era grande, además, tenía una vara muy alta, la de su antecesor, Moisés fue un gran líder, sin embargo Josué tomó en serio su llamado y compromiso para llevar a cabo esta misión, porque no estaba solo, tenía el respaldo de Dios y su Palabra.  Dios le dijo importantes palabras:

Esfuérzate y anímate - Tú serás quien los guíes - Yo iré delante de ti - Estaré contigo - No te dejaré, ni te desampararé - No temas, ni te intimides. Deuteronomio 31:7-8

¿No crees tú que Dios sabía muy bien por qué le decía estas palabras tan animantes, tan confortantes? Porque sin duda el desafío era grande y quizás Josué se iba a enfrentar al miedo, a la soledad, a la duda, al cansancio, al desanimo, al abandono y debía animarlo a confiar en Él, en su presencia, en su Palabra, en depender cien por ciento de Dios mismo, es que los desafíos no se enfrentan solos, no se hacen a medias, no se dejan de lado, y si lo hacemos es porque no involucramos al Señor en ellos.

Dios nos promete estar con nosotras, contigo, así como estuvo con Josué y lo sostuvo hasta el final, hasta que cumplió con su misión, no fue fácil, nadie ha dicho que la vida es fácil, pero es mejor si decidimos enfrentarla con Dios mismo, lo estará contigo si aceptas ese desafío, llámese liderazgo, servicio, decisión, etc. No estarás sola, no temerás porque es Dios mismo quien nos equipa, nos capacita y nos guía.  El temor o miedo es humano, pero la Fe en Cristo es divina, su Palabra es fiel y ella nos sostienen, la vida de Cristo fluyendo por nuestro corazón a fin de servirle y cumplir sus propósitos.

Si el Señor te está llamado, ora, búscale y medita en su Palabra, estoy segura que la respuesta será sí, él te dará la valentía para enfrentar esos desafíos, como lo hizo con Josué.

 Finalmente fui obediente al llamado y yo dije ¡sí!.

No sabía cómo, pero Dios me encaminó, me ayudó a visitar a pastores e iglesias para sembrar la visión misionera, organizamos la primera conferencia misionera para jóvenes, nos organizamos de tal manera que tuvimos invitados a varios misioneros que estaban trabajando en el campo y, fue un lindo trabajo que hasta hoy recuerdo con mucho cariño.  Dios usa nuestras vasijas rotas para hacer grandes cosas a fin de traer Gloria a su nombre.



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Equipadas ayer y hoy - Descarga tus materiales

¿Cuándo fue la primera vez que escuchaste sobre Jesús? ¿Has pensado cómo es que esa historia de un hombre de Jerusalén, que vivió hace más de dos mil años, llegó a tus oídos?  El mensaje del Evangelio no es una simple historia: son las Buenas Nuevas que el mundo había estado esperando. El mensaje del Evangelio es la esperanza de la vida eterna por medio de nuestra creencia y aceptación de Jesucristo.  Aquellos que caminaron junto a Jesús durante su ministerio en la tierra, le creyeron. Ellos le creyeron que era el Hijo de Dios, el que tomaría los pecados del mundo y el que les daría Vida Eterna al poner su fe en Él. Esos hombres y mujeres, murieron por ese mensaje. Ellos fueron testigos de Su vida, Su muerte y Su resurrección, y nada los detendría de contarle al mundo sobre Él. Dios equipó a la iglesia primitiva diariamente. Él estuvo con ellos en momentos desafiantes, cuando tuvieron victorias, y cuando dudaron. Dios tenía una misión especial para la iglesia primitiva y los guio en cada…

Entrenamiento para el noviazgo

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24
Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?
Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  
En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?
Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la vo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…