Ir al contenido principal

Miedo vs confianza



Deuteronomio 31:7-8

Recuerdo un día, estando sentada en la sala de mi casa abrí una carta enviada por el Pastor encargado de Misiones a nivel nacional de la denominación a la cual pertenecía por muchos años, en ella me invitaba a ser la líder de Misiones para todo un distrito, ¿quién? ¿Yo? Si tan solo soy una chica soltera, que recién está estudiando en un instituto bíblico, no soy una chica con credenciales de nada para hacer esa labor, si claro tengo un llamado, pero ¿yo?

Te soy honesta sentí que la invitación me quedaba grande, era un desafío mayor para mí, sentí miedo, mucha responsabilidad, dudé mucho antes de tomar la decisión.

¿Has sido alguna vez desafiada a tomar un liderazgo o una decisión importante en tu vida o un desafío por hacer?

¿Te dan miedos los desafíos? Al ponerme en los zapatos de Josué digo: ¡gracias a Dios que no era yo! Con solo de pensarlo me aterra el hecho de tener que conducir a todo un pueblo a una tierra desconocida y más encima pelear con pueblos hostiles para conquistarla.

Al igual que Josué el desafío de llevar al pueblo de Israel a la conquista de la tierra prometida era grande, además, tenía una vara muy alta, la de su antecesor, Moisés fue un gran líder, sin embargo Josué tomó en serio su llamado y compromiso para llevar a cabo esta misión, porque no estaba solo, tenía el respaldo de Dios y su Palabra.  Dios le dijo importantes palabras:

Esfuérzate y anímate - Tú serás quien los guíes - Yo iré delante de ti - Estaré contigo - No te dejaré, ni te desampararé - No temas, ni te intimides. Deuteronomio 31:7-8

¿No crees tú que Dios sabía muy bien por qué le decía estas palabras tan animantes, tan confortantes? Porque sin duda el desafío era grande y quizás Josué se iba a enfrentar al miedo, a la soledad, a la duda, al cansancio, al desanimo, al abandono y debía animarlo a confiar en Él, en su presencia, en su Palabra, en depender cien por ciento de Dios mismo, es que los desafíos no se enfrentan solos, no se hacen a medias, no se dejan de lado, y si lo hacemos es porque no involucramos al Señor en ellos.

Dios nos promete estar con nosotras, contigo, así como estuvo con Josué y lo sostuvo hasta el final, hasta que cumplió con su misión, no fue fácil, nadie ha dicho que la vida es fácil, pero es mejor si decidimos enfrentarla con Dios mismo, lo estará contigo si aceptas ese desafío, llámese liderazgo, servicio, decisión, etc. No estarás sola, no temerás porque es Dios mismo quien nos equipa, nos capacita y nos guía.  El temor o miedo es humano, pero la Fe en Cristo es divina, su Palabra es fiel y ella nos sostienen, la vida de Cristo fluyendo por nuestro corazón a fin de servirle y cumplir sus propósitos.

Si el Señor te está llamado, ora, búscale y medita en su Palabra, estoy segura que la respuesta será sí, él te dará la valentía para enfrentar esos desafíos, como lo hizo con Josué.

 Finalmente fui obediente al llamado y yo dije ¡sí!.

No sabía cómo, pero Dios me encaminó, me ayudó a visitar a pastores e iglesias para sembrar la visión misionera, organizamos la primera conferencia misionera para jóvenes, nos organizamos de tal manera que tuvimos invitados a varios misioneros que estaban trabajando en el campo y, fue un lindo trabajo que hasta hoy recuerdo con mucho cariño.  Dios usa nuestras vasijas rotas para hacer grandes cosas a fin de traer Gloria a su nombre.



ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Vulnerables ante Cristo - Descarga tus materiales

¿Qué harías si tus más íntimos secretos, aquello que realmente eres y que nadie sabe fueran descubiertos?
Cada vez que sales de casa repites toda una serie de acciones para estar lista, tu mente también lo hace, sin darte cuenta preparas máscaras invisibles y en ocasiones murallas que te protegen y te aíslan de las demás personas, insistes en mantenerte al margen de todos para evitar el dolor.
La Biblia nos cuenta nada más que una sola escena en la historia de una mujer, que siendo presa de sus secretos más íntimos moría lentamente. Aislada de la sociedad, hacía un sobre esfuerzo por mantener una vida normal, hasta que el Hijo de Dios se le cruzó en el camino.
En esta única conversación, donde sólo participan Cristo, ella y un cántaro vacío, los secretos más ocultos serán revelados por el poder de Dios. Ella no está obligada a continuar con esa incómoda situación, ella tiene la opción de regresar corriendo a casa y recomponer sus murallas para mantenerse a salvo, o tiene la opción de ha…

Sedienta de algo más

Dios es nuestro creador, y como creador absoluto de todo y de todos, él ha puesto en nuestro corazón un vacío que solo puede ser llenado por su amor, un deseo que solo puede ser satisfecho por su presencia. Cada ser humano tiene en su ser la necesidad de abastecerse con algo o alguien; sin embargo, ese algo o alguien nunca será suficiente a pesar que lo busque, y la razón mi querida amiga, es porque esa necesidad es espiritual y solamente Dios puede llenarla por ser quien es.
Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. Jeremías 2:13
El pueblo Israel en vez de satisfacer su necesidad espiritual con Dios, el único con la potestad de hacerlo y en toda su plenitud, desvió su mirada de Dios inclinando su corazón a la idolatría, ya que se volvieron negligentes en el andar de la fe, descuidaron la palabra de Dios y sus ordenanzas. Además, buscaron sustitutos a la percepción de sus ojos para abaste…

Lo que no quieres que nadie sepa acerca de ti

“Porque tú dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”. Apocalipsis 3:17
Era como la hora sexta. Justamente la hora más calurosa del día, donde todo el mundo estaba resguardado del calor abrasador a menos que una emergencia le obligara a salir de la sombra fresca. Pero hay una mujer en Sicar que se prepara todos los días para salir a esa misma hora, ella prefiere pasar por el sacrificio de insolación que aguantar las miradas escandalosas de la gente que critica sin piedad.
Clara no puede permanecer en un trabajo estable, al principio es puntual, responsable y de excelente empatía, pero cuando la presión del trabajo comienza a emerger y sus superiores le corrigen pequeños errores, ella prefiere ser impuntual, tomar días de reposo por enfermedad hasta el punto de abandonar su trabajo que soportar la corrección de sus jefes y sugerencias de sus compañeros.
Briana es reconocida por la …

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…