Ir al contenido principal

Mientras todos ríen tú lloras



Cercano está Jehová a los quebrantados de Corazón; y salva a los contritos de espíritu.
 Salmos 34:18

Literalmente, todos a mi alrededor gritaban de felicidad, reventaban globos, saltaban y se abrazaban unos a otros, sentada sola y limpiándome las lágrimas estaba yo, siendo el parche de aquel festín.

Tenía 17 y estaba iniciando el año escolar, hacía poco tiempo que había salido del hospital, me sentía débil después de haber estado en cama; yo no sabía lo que pasaba con mi cuerpo, según los médicos, no me quedaba mucho tiempo de vida, debido a mi estado de salud tuve que cambiar de ciudad, un lugar completamente diferente, y ahí estaba yo, sentada en el salón de clases, viendo cómo todos esos chicos y chicas festejaban su reencuentro.

Antes de eso, todo era perfecto, todo estaba en el lugar donde tenía que estar pero de repente la felicidad se me desapareció como agua que se va de las manos, era feliz hasta que comencé a sentir mucho dolor, derramaba lágrimas interminables, sentía angustia después de cada encuentro con los médicos, lloraba porque todo lo que estaba sucediendo conmigo estaba fuera de mi alcance.

 Tuve que dejar lo que me era familiar, despedirme de mis amigos, de la ciudad en la que crecí, comenzar de nuevo en un lugar que no deseaba, y con un problema cardíaco que me impedía ser tan activa como antes.

Estaba sola, fuera de mi familia no tenía una amiga cercana, la alegría y vitalidad  de mis primeros años de juventud se deterioraban con la pérdida y soledad que carcomía mi interior. Nunca olvidaré aquel lunes con mi cara agachada y paso lento, me habría campo por entre los que serían mis nuevos compañeros, realmente era difícil sonreír en esos momentos, ni siquiera tenía el deseo de intentar hablar con aquellos extraños a mi vista, y a la vez a nadie parecía darle importancia.

Como Noemí, sentía la pérdida de lo que más amaba, me habían desgarrado de un solo tirón una parte importante de mí misma, ese dolor me consumía hasta los huesos, sentía que nada podría consolarme, ni salir a conocer la nueva ciudad, ni mis padres que me alentaban a caminar un poco más, ni hacer nuevas amigas, ni involucrarme en las actividades programadas por el colegio, ¡nada me podía devolver la felicidad que antes yo tenía!

Estaba quebrantada, y Dios lo sabía.

Pasé mucho tiempo así, deseando de lo más profundo de mis entrañas un abrazo de alguien más fuerte que yo que pudiera liberarme de ese padecimiento.

Sabes, hay dolores que puedes soportar, controlar, hasta puedes convivir con ellos, pero hay una clase de dolor que excede tus límites, una agonía interior que te sobrepasa, es ese dolor producido por el quebranto pues cuando estás rota por dentro, llorar no te basta para solucionar las cosas, en el naufragio de tu alma necesitas a alguien más poderoso que tú,  que pueda hacer lo que tú eres incapaz de hacer.

Cercano está Jehová…

El llanto puede ser amargo, las noches pueden sentirse desesperadamente solitarias y vacías, puedes sufrir sin que nadie lo sepa, pero cercano está Jehová. Dios toma en cuenta cada lágrima derramada, cada dolor profundo Él lo hace como propio porque su amor sana a los contritos de espíritu.

Un día de esos de no tener más lágrimas para llorar y tratando de convivir con el dolor, el Señor me sorprendió de una forma que no me esperaba, con voz suave me dijo: “Me has pedido un abrazo sincero, yo te abrazo, siéntelo hoy, y ahora termina lo que comenzaste”. Ese día lloré de alegría, sentí el consuelo de Dios, volvió la esperanza en mí, lo sueños apagados por el quebranto tomaron nuevamente forma, yo volví a escribir.

no lo sientas lejos, Él está cerca:
En medio del dolor, llora de alegría porque nacerá esperanza donde no hay.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Darle la Gloria a Él

"Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es  CRISTO el Señor." Lucas 2:8-11
Imagina la escena bucólica de los pastores vigilando sus rebaños por la noche. Estoy segura de que los pastores esperaban una noche tranquila, incluso aburrida. De repente, la noche se llena de luz y aparece un ángel, diciéndoles que el Mesías ha nacido, que el Salvador ha nacido. Y entonces, un coro de ángeles se une para dar gloria a Dios. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el ángel dio el mensaje a los pastores en lugar de a sacerdotes, escribas o gente “más importante”? Me encanta cómo Warren Wiersbe responde esta pregunta en su libro – “Sé compasivo”/“Be …