Ir al contenido principal

Mientras todos ríen tú lloras



Cercano está Jehová a los quebrantados de Corazón; y salva a los contritos de espíritu.
 Salmos 34:18

Literalmente, todos a mi alrededor gritaban de felicidad, reventaban globos, saltaban y se abrazaban unos a otros, sentada sola y limpiándome las lágrimas estaba yo, siendo el parche de aquel festín.

Tenía 17 y estaba iniciando el año escolar, hacía poco tiempo que había salido del hospital, me sentía débil después de haber estado en cama; yo no sabía lo que pasaba con mi cuerpo, según los médicos, no me quedaba mucho tiempo de vida, debido a mi estado de salud tuve que cambiar de ciudad, un lugar completamente diferente, y ahí estaba yo, sentada en el salón de clases, viendo cómo todos esos chicos y chicas festejaban su reencuentro.

Antes de eso, todo era perfecto, todo estaba en el lugar donde tenía que estar pero de repente la felicidad se me desapareció como agua que se va de las manos, era feliz hasta que comencé a sentir mucho dolor, derramaba lágrimas interminables, sentía angustia después de cada encuentro con los médicos, lloraba porque todo lo que estaba sucediendo conmigo estaba fuera de mi alcance.

 Tuve que dejar lo que me era familiar, despedirme de mis amigos, de la ciudad en la que crecí, comenzar de nuevo en un lugar que no deseaba, y con un problema cardíaco que me impedía ser tan activa como antes.

Estaba sola, fuera de mi familia no tenía una amiga cercana, la alegría y vitalidad  de mis primeros años de juventud se deterioraban con la pérdida y soledad que carcomía mi interior. Nunca olvidaré aquel lunes con mi cara agachada y paso lento, me habría campo por entre los que serían mis nuevos compañeros, realmente era difícil sonreír en esos momentos, ni siquiera tenía el deseo de intentar hablar con aquellos extraños a mi vista, y a la vez a nadie parecía darle importancia.

Como Noemí, sentía la pérdida de lo que más amaba, me habían desgarrado de un solo tirón una parte importante de mí misma, ese dolor me consumía hasta los huesos, sentía que nada podría consolarme, ni salir a conocer la nueva ciudad, ni mis padres que me alentaban a caminar un poco más, ni hacer nuevas amigas, ni involucrarme en las actividades programadas por el colegio, ¡nada me podía devolver la felicidad que antes yo tenía!

Estaba quebrantada, y Dios lo sabía.

Pasé mucho tiempo así, deseando de lo más profundo de mis entrañas un abrazo de alguien más fuerte que yo que pudiera liberarme de ese padecimiento.

Sabes, hay dolores que puedes soportar, controlar, hasta puedes convivir con ellos, pero hay una clase de dolor que excede tus límites, una agonía interior que te sobrepasa, es ese dolor producido por el quebranto pues cuando estás rota por dentro, llorar no te basta para solucionar las cosas, en el naufragio de tu alma necesitas a alguien más poderoso que tú,  que pueda hacer lo que tú eres incapaz de hacer.

Cercano está Jehová…

El llanto puede ser amargo, las noches pueden sentirse desesperadamente solitarias y vacías, puedes sufrir sin que nadie lo sepa, pero cercano está Jehová. Dios toma en cuenta cada lágrima derramada, cada dolor profundo Él lo hace como propio porque su amor sana a los contritos de espíritu.

Un día de esos de no tener más lágrimas para llorar y tratando de convivir con el dolor, el Señor me sorprendió de una forma que no me esperaba, con voz suave me dijo: “Me has pedido un abrazo sincero, yo te abrazo, siéntelo hoy, y ahora termina lo que comenzaste”. Ese día lloré de alegría, sentí el consuelo de Dios, volvió la esperanza en mí, lo sueños apagados por el quebranto tomaron nuevamente forma, yo volví a escribir.

no lo sientas lejos, Él está cerca:
En medio del dolor, llora de alegría porque nacerá esperanza donde no hay.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …