Ir al contenido principal

Mientras todos ríen tú lloras



Cercano está Jehová a los quebrantados de Corazón; y salva a los contritos de espíritu.
 Salmos 34:18

Literalmente, todos a mi alrededor gritaban de felicidad, reventaban globos, saltaban y se abrazaban unos a otros, sentada sola y limpiándome las lágrimas estaba yo, siendo el parche de aquel festín.

Tenía 17 y estaba iniciando el año escolar, hacía poco tiempo que había salido del hospital, me sentía débil después de haber estado en cama; yo no sabía lo que pasaba con mi cuerpo, según los médicos, no me quedaba mucho tiempo de vida, debido a mi estado de salud tuve que cambiar de ciudad, un lugar completamente diferente, y ahí estaba yo, sentada en el salón de clases, viendo cómo todos esos chicos y chicas festejaban su reencuentro.

Antes de eso, todo era perfecto, todo estaba en el lugar donde tenía que estar pero de repente la felicidad se me desapareció como agua que se va de las manos, era feliz hasta que comencé a sentir mucho dolor, derramaba lágrimas interminables, sentía angustia después de cada encuentro con los médicos, lloraba porque todo lo que estaba sucediendo conmigo estaba fuera de mi alcance.

 Tuve que dejar lo que me era familiar, despedirme de mis amigos, de la ciudad en la que crecí, comenzar de nuevo en un lugar que no deseaba, y con un problema cardíaco que me impedía ser tan activa como antes.

Estaba sola, fuera de mi familia no tenía una amiga cercana, la alegría y vitalidad  de mis primeros años de juventud se deterioraban con la pérdida y soledad que carcomía mi interior. Nunca olvidaré aquel lunes con mi cara agachada y paso lento, me habría campo por entre los que serían mis nuevos compañeros, realmente era difícil sonreír en esos momentos, ni siquiera tenía el deseo de intentar hablar con aquellos extraños a mi vista, y a la vez a nadie parecía darle importancia.

Como Noemí, sentía la pérdida de lo que más amaba, me habían desgarrado de un solo tirón una parte importante de mí misma, ese dolor me consumía hasta los huesos, sentía que nada podría consolarme, ni salir a conocer la nueva ciudad, ni mis padres que me alentaban a caminar un poco más, ni hacer nuevas amigas, ni involucrarme en las actividades programadas por el colegio, ¡nada me podía devolver la felicidad que antes yo tenía!

Estaba quebrantada, y Dios lo sabía.

Pasé mucho tiempo así, deseando de lo más profundo de mis entrañas un abrazo de alguien más fuerte que yo que pudiera liberarme de ese padecimiento.

Sabes, hay dolores que puedes soportar, controlar, hasta puedes convivir con ellos, pero hay una clase de dolor que excede tus límites, una agonía interior que te sobrepasa, es ese dolor producido por el quebranto pues cuando estás rota por dentro, llorar no te basta para solucionar las cosas, en el naufragio de tu alma necesitas a alguien más poderoso que tú,  que pueda hacer lo que tú eres incapaz de hacer.

Cercano está Jehová…

El llanto puede ser amargo, las noches pueden sentirse desesperadamente solitarias y vacías, puedes sufrir sin que nadie lo sepa, pero cercano está Jehová. Dios toma en cuenta cada lágrima derramada, cada dolor profundo Él lo hace como propio porque su amor sana a los contritos de espíritu.

Un día de esos de no tener más lágrimas para llorar y tratando de convivir con el dolor, el Señor me sorprendió de una forma que no me esperaba, con voz suave me dijo: “Me has pedido un abrazo sincero, yo te abrazo, siéntelo hoy, y ahora termina lo que comenzaste”. Ese día lloré de alegría, sentí el consuelo de Dios, volvió la esperanza en mí, lo sueños apagados por el quebranto tomaron nuevamente forma, yo volví a escribir.

no lo sientas lejos, Él está cerca:
En medio del dolor, llora de alegría porque nacerá esperanza donde no hay.


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…