Ir al contenido principal

Nuevo Nombre



"Entonces Dios dijo a Abraham: A Sarai, tu mujer, no la llamarás Sarai, sino que Sara será su nombre. 
Y la bendeciré, y de cierto te daré un hijo por medio de ella. La bendeciré y será madre de naciones; reyes de pueblos vendrán de ella.”  Génesis 17:15-16


El quebranto llego a la vida de Sara; esposa de Abraham, un matrimonio de edad avanzada. La historia que relata Génesis nos indica que Sara era una mujer que no podía tener hijos,  una mujer infértil.

Te comparto la siguiente definición de infertilidad: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infertilidad es "una enfermedad del aparato reproductor definida por la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales sin protección regular".

Imagina por un momento lo difícil que sería vivir una situación así, Sara lo sabía muy bien. Ante esos momentos de intentar y no lograr nada, imagino la desesperación, tristeza y desilusión que experimentaba como mujer.

Cuando esos momentos difíciles llegan a nuestra puerta queremos como Sara darle una “ayudadita” a Dios haciendo las cosas a nuestra manera, pues en su desesperación  ella convenció  a su esposo para que tuviera un hijo con su criada Agar.  Sin embargo se nos revela un Dios de misericordia y de segundas oportunidades al decirle a Abraham que ya no llame más Sarai a su mujer si no que Sara será su nuevo nombre porque le bendecirá no solo con un hijo, si no que será madre de naciones.

Génesis 18:12-14 nos dice: 
Y Sara se rió para sus adentros, diciendo: ¿Tendré placer después de haber envejecido, siendo también viejo mi señor? 
Y el SEÑOR dijo a Abraham: ¿Por qué se rió Sara, diciendo: "¿Concebiré en verdad siendo yo tan vieja?" 
 ¿Hay algo demasiado difícil para el SEÑOR? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo.

Sin embargo cuando Sara escucha esto le ocasiona risa, tal vez por nervios, incredulidad o de verdad le parecía algo imposible, pues ella estaba viendo con los ojos naturales, analizando la situación solo con lo cabeza fría.

Y como alguna vez lo hemos hecho nosotras en lugar de dar gracias a Dios y empezar a declarar lo que nos están compartiendo empezamos a dudar y a cuestionar. Sara se preguntaba ¿Sera acaso que podre quedar embarazada a pesar de mi edad?. Te confieso con vergüenza en ocasiones así he cuestionado yo a Dios. 

Aun así me reconforta tanto la respuesta de Dios ya que responde con otra pregunta como sorprendido ¿Sera que hay algo difícil para mí?

Te recuerdo lo que dice un canto; “Nada es difícil para Dios, todo es posible al que cree, hoy las montañas por la Fe se moverán por su poder”

Cambiemos de actitud, queriendo dar “ayudaditas” a Dios, renovemos nuestra mente ya no cuestionando y activemos la fe declarando lo que no es como si ya fuera, confiando en Dios de una manera es decir dando pasos, haciendo cambios tomando pequeñas decisiones. Que Dios se encargara de poner el piso para que sigamos avanzando en este caminar con Jesús.







ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.

Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Ha resucitado - Descarga tus materiales

¡Él ha resucitado! ¡Él ha resucitado!
Hace dos mil años, la resurrección de Jesucristo cambió todo. Después de pasar tres días en la tumba, Jesús conquistó el pecado y la muerte y resucitó físicamente de la muerte.
Esto es más que una historia de la Escuela Dominical. Es el fundamento mismo de nuestra fe. En 1 Corintios 15:17, Pablo dice: “Y si Cristo no ha resucitado, su fe es inútil; todavía estás en tus pecados”.  Sin la resurrección, no tenemos fe, ni perdón de pecados, ni eternidad con Dios.
Al comenzar la temporada de Pascua, nos preparamos para celebrar la resurrección de Cristo. A menudo ponemos mucho énfasis en la muerte de Cristo, y por una buena razón, ¿Pero también le damos la misma importancia a su resurrección?
La resurrección de Jesús lo cambió todo. Nos cambió y cambió el mundo. Durante las próximas seis semanas, vamos a estudiar el impacto de la resurrección.
La resurrección nos cambió físicamente, ya que un día experimentaremos la resurrección de nuestros cuerpos físico…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…