Ir al contenido principal

Beneficios de una vida devocional


“Que la palabra de Cristo more en abundancia en vosotros” 
Colosenses 3:16a

Tener una vida devocional tiene múltiples beneficios en nuestras vidas diarias, comenzar nuestro día con la Palabra de Dios es sumamente importante en este mundo de luchas en el que vivimos. Quisiera que por un momento pensaras qué pasaría si salieras de tu casa sin desayunar, sin dinero ni celular… sería un día completamente negro, estarías incomunicada, muerta de hambre y sin ni un peso para poder comprar algo.

Bueno, cuando comenzamos nuestro día sin Dios así es como nos enfrentamos al mundo y sus tentaciones, pruebas y dificultades, no podemos pasar los obstáculos de la vida porque no tenemos fuerzas por falta del alimento espiritual, no podemos llamar a Dios porque estamos pensando en otras cosas, y este recurso lo dejamos para el final o, simplemente, se nos olvida. Hablemos hoy de algunos beneficios que tiene el tener alimento espiritual diariamente.

Te da fortaleza para enfrentar tu día. En este mundo, que cada vez tiene más perversidad, enfrentamos muchas pruebas a diario, decisiones que tomar que ponen en jaque nuestra integridad o nuestra forma de pensar y es difícil muchas veces tener una respuesta adecuada con la cual podamos zafarnos con facilidad a esos momentos que son difíciles e incómodos de vivir.

Si como hijas de Dios comiéramos todos los días una poción de Su alimento estas situaciones serían mucho más sencillas de enfrentar, sabrías qué responder ante el homosexualismo, ante las relaciones sexuales pre-matrimoniales o por qué es que tu no fumas o no bebes bebidas alcohólicas. La Palabra de Dios tiene respuestas para cada una de esas preguntas insidiosas que te hacen los demás, pero ¿cómo vas a ser capaz de responder si no estudias Su palabra?

Tener un tiempo con Dios cada día te da las herramientas necesarias para enfrentar cada situación del diario vivir por mas cotidiana que parezca.

Puedes andar confiada. El tener un tiempo con Dios cada día te hace andar confiada en la vida, ¿cómo podrías enfrentar la vida sin temor si no has leído las hermosas promesas que Dios tiene para ti? Comenzar tu día sabiendo que “aunque deba yo pasar por el valle más sombrío, no temo sufrir daño alguno, porque tú estás conmigo” (salmos 23:4 RVC) eso nos fortalece porque, aunque estemos en lugares de peligros sabemos que Dios manda a sus ángeles a cuidar de nosotras, pero si no te has empapado de la Palabra y más bien tu vida anda seca y hambrienta espiritualmente hablando, entonces no puedes descansar en esta confianza y paz que solo Dios nos da. Este es uno de los beneficios que tenemos como sus hijas y que todas gozamos de ellos, pero si estudias Su palabra y apartas un tiempo para Dios y para ti puedes tener vivas las promesas de Dios para tu vida.

Sientes a Dios cerca de ti. No hay nada más hermoso que sentir a Dios cerca de nosotras, si lo has experimentado déjame decirte que eres afortunada, en momento difíciles y tristes, cuando sientes que nada de este mundo puede consolar tu corazón herido y magullado, llega Dios con ese amor que no hay palabras para describir y te abraza y sana cada herida que puedas tener, sientes Su amor y Su presencia tan cerca de ti que eso calma cualquier dolor que puedas experimentar.

Tener tiempo con Dios te da el privilegio de poder contar con Él como tu mejor amigo, al cual puedes llamar a cualquier hora y contarle lo que te pasa sin censura alguna, porque sabes que Él te entiende mejor que nadie en este mundo y al abrir Su palabra te consuelas sabiendo que no estás sola, que está contigo como lo estuvo con José cuando estaba solo en Egipto o como lo estuvo Ester cuando tuvo que dejar a su tío para enfrentar problemas importantes,  y entonces se fortalece tu corazón y se renuevan tus fuerzas en el poder de nuestro Dios.


Estos son algunos de tantos beneficios que tenemos por ser sus hijas, por buscarle cada día, no te pierdas estos privilegios maravillosos que Dios, tu Padre, tiene para ti, hazte un tiempo y usa los recursos que tienes a tu disposición como lo son los celulares o las redes sociales para buscar más a Dios no mal gastes tu tiempo en el ocio de ver una pantalla todo el día sin sacar nada productivo, ¡aliméntate de Su palabra y aprende a enfrentar cada día en victoria!


ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"







       ↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

¡Nuestro próximo estudio!
el libro de Rut




 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Renuncio a mí

A todos nos ha pasado que cuando somos niños nos preguntaron que queríamos ser cuando fuéramos grandes y pues nuestras respuestas eran maestra, bombero, policía o en mi caso diseñadora de modas; cuando llega el día en que debemos decidir nuestro futuro evaluamos muchos factores, como el empleo, los costos de la carrera, los años, si te gusta realmente, entre muchos más, pero nunca nos preguntamos si la carrera que llevaremos y será el resto de nuestra vida será una carrera que le sirva a Dios.
En Hechos 20 versículo 24 Pablo dice “Pero mi vida no vale nada para mí a menos que la use para terminar la tarea que me asignó el Señor Jesús…” Meditando en esté versículo recordaba como Pablo renuncio a muchas cosas en su vida por servirle a Jesús, por ser usado para llevar el evangelio y aunque muchas veces no fue bien recibido, como el mismo lo dice prefería morir a causa de Jesús.
A pesar de que se encontraba con pruebas, Pablo nunca dejo ese llamado del Espíritu Santo, siempre cumplía y ent…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…