Ir al contenido principal

Celos fuera de órbita.


… “Perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba”.
Gálatas 1:13

¡Famosos Celos! Es posible que pienses en el  novio de tu amiga, que no la deja hablar con otros chicos porque la cela, quizás puedas asociar los celos con frases como: “Nadie me lo quita”, “es mía”, “soy su dueño”,  y otras por el estilo. Lo que se mueve debajo de estas frases son sentimientos de protección, apego, posesión y cuidado especial que una persona tiene sobre algo o alguien.
     
El celo en sí no es dañino de hecho sabemos que Dios nos cela porque nos ama y nos preserva, pero  se vuelve nocivo cuando se mezcla con sentimientos de egoísmo, orgullo, miedo a perder lo que es de su posesión, y por otro lado la persona que es objeto de ese celo se siente atada y prisionera.

Personas enfermas de celos son en verdad instrumentos diabólicos que bajo la forma del pensamiento perverso “es mío o no es de nadie” pueden destruir  todo lo que consideren  una amenaza, eso también incluye al ser amado.

Pablo, un hombre celoso por sus costumbres, atacaba a todo lo que se consideraba una amenaza para su tradición, los cristianos eran la amenaza. Con cada conversión al Cristianismo, se ponía en tela de juicio lo que había aprendido bajo la ley, considerado como la verdad máxima. Si se acababa el judaísmo, una parte muy grande de Pablo moriría también.  Su primera respuesta es odio hacia los cristianos y luego ataque, tiene como meta defender a capa y espada una manera de vivir, no importa si eso significa la muerte de miles de personas.

Los celos se mueven de manera encubierta, siempre bajo acciones del ser humano, para descubrirlos hay que escarbar un poco las causas por las que se realizan dichas acciones. Y aunque a simple vista vemos un hombre rudo, fuerte y defensor de sus principios, si vamos un poco a fondo estaremos contemplando  un hombre miedoso de que se destruya todo en cuanto ha creído fielmente. Un hombre que ha dedicado gran parte de su vida a la instrucción, con un futuro que le promete ser el próximo ilustre de su generación, pero si se le quitan sus creencias, se destruye toda su identidad.  

Construir nuestra identidad a los pies de otra cosa que no sea Cristo, traerá consigo orgullo y  temor,  Pablo pensó que su vida giraba en torno de algo sólido, se jactaba de eso y no pensó en  la probabilidad de derrumbes así que cuando tambaleó su doctrina, cayó del caballo.

¿Acaso no es lo mismo que ha pasado con nosotras también? Celosas de diplomas, dinero, sueños celosas hasta del chico que nos gusta. Alegamos que esto es nuestro y nos pertenece, que en nuestros asuntos nadie tiene derecho a meterse, que nada ni nadie nos puede quitar lo que queremos.

Cuando vociferamos a los cuatro vientos de esa forma, lo que damos a conocer es un corazón que tiene miedo de que le usurpen lo que más ama, un corazón inestable y quebrantado que ha construido tratando de protegerse así mismo. Una amiga me lo expresó así: “He construido toda mi vida un castillo dentro de una burbuja, pero nunca pensé que la burbuja podía romperse”

Sabes, los celos están fuera de lugar cuando nuestro foco principal no es Dios.


Jesucristo debe ser la roca sobre la que te apoyes para construir, y los celos deben estar puestos en el amor por su palabra, debes sentir celos cuando vislumbras que la amenaza de la tentación trata de robarte los frutos del Espíritu Santo en tu vida y debes cuidar con gran celo, las palabras que Dios habla a tu corazón, cuando tu vida gire en torno a la búsqueda ferviente de Dios, los celos, estarán en el lugar correcto. 



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…