Ir al contenido principal

Celos fuera de órbita.


… “Perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba”.
Gálatas 1:13

¡Famosos Celos! Es posible que pienses en el  novio de tu amiga, que no la deja hablar con otros chicos porque la cela, quizás puedas asociar los celos con frases como: “Nadie me lo quita”, “es mía”, “soy su dueño”,  y otras por el estilo. Lo que se mueve debajo de estas frases son sentimientos de protección, apego, posesión y cuidado especial que una persona tiene sobre algo o alguien.
     
El celo en sí no es dañino de hecho sabemos que Dios nos cela porque nos ama y nos preserva, pero  se vuelve nocivo cuando se mezcla con sentimientos de egoísmo, orgullo, miedo a perder lo que es de su posesión, y por otro lado la persona que es objeto de ese celo se siente atada y prisionera.

Personas enfermas de celos son en verdad instrumentos diabólicos que bajo la forma del pensamiento perverso “es mío o no es de nadie” pueden destruir  todo lo que consideren  una amenaza, eso también incluye al ser amado.

Pablo, un hombre celoso por sus costumbres, atacaba a todo lo que se consideraba una amenaza para su tradición, los cristianos eran la amenaza. Con cada conversión al Cristianismo, se ponía en tela de juicio lo que había aprendido bajo la ley, considerado como la verdad máxima. Si se acababa el judaísmo, una parte muy grande de Pablo moriría también.  Su primera respuesta es odio hacia los cristianos y luego ataque, tiene como meta defender a capa y espada una manera de vivir, no importa si eso significa la muerte de miles de personas.

Los celos se mueven de manera encubierta, siempre bajo acciones del ser humano, para descubrirlos hay que escarbar un poco las causas por las que se realizan dichas acciones. Y aunque a simple vista vemos un hombre rudo, fuerte y defensor de sus principios, si vamos un poco a fondo estaremos contemplando  un hombre miedoso de que se destruya todo en cuanto ha creído fielmente. Un hombre que ha dedicado gran parte de su vida a la instrucción, con un futuro que le promete ser el próximo ilustre de su generación, pero si se le quitan sus creencias, se destruye toda su identidad.  

Construir nuestra identidad a los pies de otra cosa que no sea Cristo, traerá consigo orgullo y  temor,  Pablo pensó que su vida giraba en torno de algo sólido, se jactaba de eso y no pensó en  la probabilidad de derrumbes así que cuando tambaleó su doctrina, cayó del caballo.

¿Acaso no es lo mismo que ha pasado con nosotras también? Celosas de diplomas, dinero, sueños celosas hasta del chico que nos gusta. Alegamos que esto es nuestro y nos pertenece, que en nuestros asuntos nadie tiene derecho a meterse, que nada ni nadie nos puede quitar lo que queremos.

Cuando vociferamos a los cuatro vientos de esa forma, lo que damos a conocer es un corazón que tiene miedo de que le usurpen lo que más ama, un corazón inestable y quebrantado que ha construido tratando de protegerse así mismo. Una amiga me lo expresó así: “He construido toda mi vida un castillo dentro de una burbuja, pero nunca pensé que la burbuja podía romperse”

Sabes, los celos están fuera de lugar cuando nuestro foco principal no es Dios.


Jesucristo debe ser la roca sobre la que te apoyes para construir, y los celos deben estar puestos en el amor por su palabra, debes sentir celos cuando vislumbras que la amenaza de la tentación trata de robarte los frutos del Espíritu Santo en tu vida y debes cuidar con gran celo, las palabras que Dios habla a tu corazón, cuando tu vida gire en torno a la búsqueda ferviente de Dios, los celos, estarán en el lugar correcto. 



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …