Ir al contenido principal

cultivando una vida devocional


“Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino”. Salmo 119:105

El estudio devocional es una disciplina diaria de lectura bíblica, meditación y oración importante para nuestra madurez espiritual. Toda joven cristiana que anhela conocer a Dios y voluntariamente desea someterse al proceso de santificación debe comenzar con el hábito de pasar tiempo a solas con Dios.

La práctica de estudio devocional requiere que pongas pausa a las cosas urgentes del día y des Play a lo importante, que seas perseverante día tras día y si fallas unas cuantas semanas o meses es necesario que vuelvas a comenzar de nuevo, por eso también necesitas tener voluntad firme para someter tus deseos de hacer “cualquier otra cosa” y en cierta manera obligarte a tomar tu biblia, pero eso surge cuando eres capaz de sopesar el valor que tiene lo eterno en comparación con lo terrenal.

Hoy quiero animarte con cuatro razones de considerable importancia para que te decidas pronto a  hacer del estudio devocional un hábito diario. ¡Vamos!
    
1)      Es importante porque Dios lo demanda: En Deuteronomio 6: 6-8 Dios lanza el desafío de vivir en su palabra recordándola continuamente, él espera que como hijas obedientes pondremos en nuestra lista de prioridades como punto principal la lectura, meditación y oración de las sagradas escrituras sin importar el chorro de tarea que tengamos que presentar mañana; no pienses que la reunión de jóvenes o el sermón del martes lo llenan todo, la bendición de gozar una nueva vida en Cristo también demanda responsabilidades:

“Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego… átalos a tus manos, llévalos sobre la frente como un recordatorio.”

2)      Es importante porque te mantiene en una perspectiva bíblica: Así como el manager deportivo está constantemente apuntando a su equipo hacia el objetivo principal, así mismo la palabra de Dios leída detenidamente y abrazada en el corazón nos mantiene a lo largo del día enfocadas en dar la gloria a Dios en todo lo que hacemos, nos recuerda que vivimos para un propósito mayor que nosotras. En el  Salmo 119 David asiente verso tras verso que la palabra de Dios es su guía, su consejera, su manager personal que cumple el papel de enfocarlo en el objetivo principal de agradar a Dios.

“Tus leyes me agradan; me dan consejos sabios”.  Salmos 119:24

3)      Es importante porque te ayuda a ser más organizada en la administración de tu tiempo: No importa la hora que elijas para realizar tu devocional, el hecho de programar con anterioridad un tiempo para hacerlo, ya te hace acomodar el resto de las demás actividades, si puedes realizar tu estudio devocional en la mañana encontrarás un buen tiempo de quietud para aprovechar.

“De madrugada te buscaré”. Salmos 63:1

4)      Es importante porque te mantiene alerta: 1 Pedro 5: 8-9 nos advierte de que hay un enemigo que anda como león hambriento buscando a alguna chica distraída para devorársela, pero la manera de resistir al enemigo es en la fe, y ¿cómo obtienes fe? Escuchando la palabra de Dios (Romanos 10:17), teniéndola presente en la mente y en el corazón, y para ello hay que tener voluntad de pasar tiempo de calidad con Dios. Haciendo esto estarás con la ayuda del Espíritu Santo más atenta a los pasos que das, y si es que estas abriendo alguna puerta a satanás la palabra de Dios sonará como una alarma en tu corazón manteniéndote al margen del pecado.

“En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.” Salmo 119:11


 ¡Te animo para que cultives desde ya el hábito de tu estudio devocional!



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.



↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
el libro de Rut



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…