Ir al contenido principal

De Culpable a Perdonada



"Ni yo te condeno; vete, y no peques más". Juan 8:11

Era una noche de verano, todos los jóvenes del campamento nos estábamos preparando para nuestras competencias por equipos, cada equipo debía presentar una obra bíblica. El nuestro eligió el de “la mujer adúltera” y yo una adolescente de 15 o 16 años fui elegida para representar ese rol. Siempre me ha gustado el teatro, de hecho desde pequeña participe en pequeñas obras y en la iglesia fui parte del ministerio de teatro, así que tenía condiciones para hacer este papel.

Como una buena actriz en potencia me empapé del personaje y creo que a mis acusadores se les pasó la mano, porque cuando llegué hasta donde estaba Jesús, escribiendo en la tierra, ellos no dudaron ni por un segundo en tirarme al suelo, claro, eran mis acusadores.

Sentí el peso de la culpabilidad, miedo y estaba aterrada, pues ellos querían mi muerte.

De no haber sido por ese recuerdo de mi adolescencia hoy no podría describir mejor, cómo ella se sintió al ser descubierta, maltratada, acusada y sentenciada a la muerte.

Los acusadores tenían razón, la ley de Moisés los amparaba. En Levítico 20:10-21 leemos claramente que el que cometía tal acto, debía morir apedreado.  Ella violó los votos nupciales. Era absolutamente culpable.

De no haber sido porque los fariseos y escribas estaban buscando un argumento para acusar a Jesús, esta mujer no hubiese sido llevada ante el Maestro, pero ellos astutamente fueron para ver qué respondería Jesús. ¿Sería capaz Jesús de pasar por alto la ley de Moisés? ¿Pasaría por alto la autoridad romana, que en esos tiempos no aprobaba la ley de muerte sin que pasaran por un tribunal romano?

Y como siempre nuestro Señor nos sorprende, con su palabra de autoridad, gracia y sabiduría da la mejor respuesta que ni siquiera ellos pensaban daría. “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra”. Juan 8:7, es que todas somos pecadoras, no hay nadie justo ¿verdad? Todos merecíamos la muerte, el castigo por nuestros pecados. Sin embargo, este encuentro con la mujer, es el encuentro de la gracia de Dios, aquí Jesús se nos anticipa a lo que su sacrificio nos traería. Y la razón por la que vino a esta humanidad perdida y culpable.

¿Te has sentido como esta mujer? ¿Has cargado el peso de la culpabilidad por un pecado no confesado? ¿Hay alguna voz interior que te acusa y te dice: ¡Eres culpable!

La noticia más grande y jamás contada es que Jesús vino a librarnos de esa culpabilidad y perdonarnos, en la cruz Jesús tomó el lugar tuyo, mío y de muchas jóvenes que al igual que esta mujer adúltera se encontraba en pecado y el destino final era la muerte, el castigo de nuestra culpabilidad, Jesús nos justificó y mi pecado y tu pecado, lo hizo suyo, a fin de tener la redención de nuestras vidas, el perdón, la libertad del pecado y además darnos una vida eterna.

Su gracia salva a esta mujer “ni yo te condeno” dijo Jesús, gracia inmerecida, gracia sobre gracia, su amor, misericordia y perdón otorgado le da la oportunidad de enmendar su camino, de tomar mejores decisiones, de poner orden en su vida, de abandonar el pecado. Jesús no pasa por alto la ley de Moisés, sin embargo le muestra el camino del amor, del perdón y le dice cómo vivir…”vete y no peques más”.

Y esta es su voz, la misma que escuchó la mujer, es la que hoy tú estás oyendo, sí, a ti y a mí nos sigue hablando, han pasado tantos años, pero seguimos escuchando su voz diciéndonos que él no ha venido para condenarnos sino para salvarnos, para darnos una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y para decirnos: “no peques más”.

Que el Señor nos ayude a vivir una vida en libertad, porque somos libres gracias a la cruz, él se ha llevado el peso de la culpabilidad y ahora soy perdonada, amada, aceptada por Dios, él ha venido a nuestro encuentro.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

  1. Requete Excelente devocional amada Elba, DIOS te siga dando esa sabiduría para entender y conocer mas a nuestro SEÑOR JESUCRISTO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…