Ir al contenido principal

De Culpable a Perdonada



"Ni yo te condeno; vete, y no peques más". Juan 8:11

Era una noche de verano, todos los jóvenes del campamento nos estábamos preparando para nuestras competencias por equipos, cada equipo debía presentar una obra bíblica. El nuestro eligió el de “la mujer adúltera” y yo una adolescente de 15 o 16 años fui elegida para representar ese rol. Siempre me ha gustado el teatro, de hecho desde pequeña participe en pequeñas obras y en la iglesia fui parte del ministerio de teatro, así que tenía condiciones para hacer este papel.

Como una buena actriz en potencia me empapé del personaje y creo que a mis acusadores se les pasó la mano, porque cuando llegué hasta donde estaba Jesús, escribiendo en la tierra, ellos no dudaron ni por un segundo en tirarme al suelo, claro, eran mis acusadores.

Sentí el peso de la culpabilidad, miedo y estaba aterrada, pues ellos querían mi muerte.

De no haber sido por ese recuerdo de mi adolescencia hoy no podría describir mejor, cómo ella se sintió al ser descubierta, maltratada, acusada y sentenciada a la muerte.

Los acusadores tenían razón, la ley de Moisés los amparaba. En Levítico 20:10-21 leemos claramente que el que cometía tal acto, debía morir apedreado.  Ella violó los votos nupciales. Era absolutamente culpable.

De no haber sido porque los fariseos y escribas estaban buscando un argumento para acusar a Jesús, esta mujer no hubiese sido llevada ante el Maestro, pero ellos astutamente fueron para ver qué respondería Jesús. ¿Sería capaz Jesús de pasar por alto la ley de Moisés? ¿Pasaría por alto la autoridad romana, que en esos tiempos no aprobaba la ley de muerte sin que pasaran por un tribunal romano?

Y como siempre nuestro Señor nos sorprende, con su palabra de autoridad, gracia y sabiduría da la mejor respuesta que ni siquiera ellos pensaban daría. “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra”. Juan 8:7, es que todas somos pecadoras, no hay nadie justo ¿verdad? Todos merecíamos la muerte, el castigo por nuestros pecados. Sin embargo, este encuentro con la mujer, es el encuentro de la gracia de Dios, aquí Jesús se nos anticipa a lo que su sacrificio nos traería. Y la razón por la que vino a esta humanidad perdida y culpable.

¿Te has sentido como esta mujer? ¿Has cargado el peso de la culpabilidad por un pecado no confesado? ¿Hay alguna voz interior que te acusa y te dice: ¡Eres culpable!

La noticia más grande y jamás contada es que Jesús vino a librarnos de esa culpabilidad y perdonarnos, en la cruz Jesús tomó el lugar tuyo, mío y de muchas jóvenes que al igual que esta mujer adúltera se encontraba en pecado y el destino final era la muerte, el castigo de nuestra culpabilidad, Jesús nos justificó y mi pecado y tu pecado, lo hizo suyo, a fin de tener la redención de nuestras vidas, el perdón, la libertad del pecado y además darnos una vida eterna.

Su gracia salva a esta mujer “ni yo te condeno” dijo Jesús, gracia inmerecida, gracia sobre gracia, su amor, misericordia y perdón otorgado le da la oportunidad de enmendar su camino, de tomar mejores decisiones, de poner orden en su vida, de abandonar el pecado. Jesús no pasa por alto la ley de Moisés, sin embargo le muestra el camino del amor, del perdón y le dice cómo vivir…”vete y no peques más”.

Y esta es su voz, la misma que escuchó la mujer, es la que hoy tú estás oyendo, sí, a ti y a mí nos sigue hablando, han pasado tantos años, pero seguimos escuchando su voz diciéndonos que él no ha venido para condenarnos sino para salvarnos, para darnos una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y para decirnos: “no peques más”.

Que el Señor nos ayude a vivir una vida en libertad, porque somos libres gracias a la cruz, él se ha llevado el peso de la culpabilidad y ahora soy perdonada, amada, aceptada por Dios, él ha venido a nuestro encuentro.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

  1. Requete Excelente devocional amada Elba, DIOS te siga dando esa sabiduría para entender y conocer mas a nuestro SEÑOR JESUCRISTO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…