Ir al contenido principal

De Culpable a Perdonada



"Ni yo te condeno; vete, y no peques más". Juan 8:11

Era una noche de verano, todos los jóvenes del campamento nos estábamos preparando para nuestras competencias por equipos, cada equipo debía presentar una obra bíblica. El nuestro eligió el de “la mujer adúltera” y yo una adolescente de 15 o 16 años fui elegida para representar ese rol. Siempre me ha gustado el teatro, de hecho desde pequeña participe en pequeñas obras y en la iglesia fui parte del ministerio de teatro, así que tenía condiciones para hacer este papel.

Como una buena actriz en potencia me empapé del personaje y creo que a mis acusadores se les pasó la mano, porque cuando llegué hasta donde estaba Jesús, escribiendo en la tierra, ellos no dudaron ni por un segundo en tirarme al suelo, claro, eran mis acusadores.

Sentí el peso de la culpabilidad, miedo y estaba aterrada, pues ellos querían mi muerte.

De no haber sido por ese recuerdo de mi adolescencia hoy no podría describir mejor, cómo ella se sintió al ser descubierta, maltratada, acusada y sentenciada a la muerte.

Los acusadores tenían razón, la ley de Moisés los amparaba. En Levítico 20:10-21 leemos claramente que el que cometía tal acto, debía morir apedreado.  Ella violó los votos nupciales. Era absolutamente culpable.

De no haber sido porque los fariseos y escribas estaban buscando un argumento para acusar a Jesús, esta mujer no hubiese sido llevada ante el Maestro, pero ellos astutamente fueron para ver qué respondería Jesús. ¿Sería capaz Jesús de pasar por alto la ley de Moisés? ¿Pasaría por alto la autoridad romana, que en esos tiempos no aprobaba la ley de muerte sin que pasaran por un tribunal romano?

Y como siempre nuestro Señor nos sorprende, con su palabra de autoridad, gracia y sabiduría da la mejor respuesta que ni siquiera ellos pensaban daría. “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra”. Juan 8:7, es que todas somos pecadoras, no hay nadie justo ¿verdad? Todos merecíamos la muerte, el castigo por nuestros pecados. Sin embargo, este encuentro con la mujer, es el encuentro de la gracia de Dios, aquí Jesús se nos anticipa a lo que su sacrificio nos traería. Y la razón por la que vino a esta humanidad perdida y culpable.

¿Te has sentido como esta mujer? ¿Has cargado el peso de la culpabilidad por un pecado no confesado? ¿Hay alguna voz interior que te acusa y te dice: ¡Eres culpable!

La noticia más grande y jamás contada es que Jesús vino a librarnos de esa culpabilidad y perdonarnos, en la cruz Jesús tomó el lugar tuyo, mío y de muchas jóvenes que al igual que esta mujer adúltera se encontraba en pecado y el destino final era la muerte, el castigo de nuestra culpabilidad, Jesús nos justificó y mi pecado y tu pecado, lo hizo suyo, a fin de tener la redención de nuestras vidas, el perdón, la libertad del pecado y además darnos una vida eterna.

Su gracia salva a esta mujer “ni yo te condeno” dijo Jesús, gracia inmerecida, gracia sobre gracia, su amor, misericordia y perdón otorgado le da la oportunidad de enmendar su camino, de tomar mejores decisiones, de poner orden en su vida, de abandonar el pecado. Jesús no pasa por alto la ley de Moisés, sin embargo le muestra el camino del amor, del perdón y le dice cómo vivir…”vete y no peques más”.

Y esta es su voz, la misma que escuchó la mujer, es la que hoy tú estás oyendo, sí, a ti y a mí nos sigue hablando, han pasado tantos años, pero seguimos escuchando su voz diciéndonos que él no ha venido para condenarnos sino para salvarnos, para darnos una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y para decirnos: “no peques más”.

Que el Señor nos ayude a vivir una vida en libertad, porque somos libres gracias a la cruz, él se ha llevado el peso de la culpabilidad y ahora soy perdonada, amada, aceptada por Dios, él ha venido a nuestro encuentro.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

  1. Requete Excelente devocional amada Elba, DIOS te siga dando esa sabiduría para entender y conocer mas a nuestro SEÑOR JESUCRISTO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…