Ir al contenido principal

De Culpable a Perdonada



"Ni yo te condeno; vete, y no peques más". Juan 8:11

Era una noche de verano, todos los jóvenes del campamento nos estábamos preparando para nuestras competencias por equipos, cada equipo debía presentar una obra bíblica. El nuestro eligió el de “la mujer adúltera” y yo una adolescente de 15 o 16 años fui elegida para representar ese rol. Siempre me ha gustado el teatro, de hecho desde pequeña participe en pequeñas obras y en la iglesia fui parte del ministerio de teatro, así que tenía condiciones para hacer este papel.

Como una buena actriz en potencia me empapé del personaje y creo que a mis acusadores se les pasó la mano, porque cuando llegué hasta donde estaba Jesús, escribiendo en la tierra, ellos no dudaron ni por un segundo en tirarme al suelo, claro, eran mis acusadores.

Sentí el peso de la culpabilidad, miedo y estaba aterrada, pues ellos querían mi muerte.

De no haber sido por ese recuerdo de mi adolescencia hoy no podría describir mejor, cómo ella se sintió al ser descubierta, maltratada, acusada y sentenciada a la muerte.

Los acusadores tenían razón, la ley de Moisés los amparaba. En Levítico 20:10-21 leemos claramente que el que cometía tal acto, debía morir apedreado.  Ella violó los votos nupciales. Era absolutamente culpable.

De no haber sido porque los fariseos y escribas estaban buscando un argumento para acusar a Jesús, esta mujer no hubiese sido llevada ante el Maestro, pero ellos astutamente fueron para ver qué respondería Jesús. ¿Sería capaz Jesús de pasar por alto la ley de Moisés? ¿Pasaría por alto la autoridad romana, que en esos tiempos no aprobaba la ley de muerte sin que pasaran por un tribunal romano?

Y como siempre nuestro Señor nos sorprende, con su palabra de autoridad, gracia y sabiduría da la mejor respuesta que ni siquiera ellos pensaban daría. “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra”. Juan 8:7, es que todas somos pecadoras, no hay nadie justo ¿verdad? Todos merecíamos la muerte, el castigo por nuestros pecados. Sin embargo, este encuentro con la mujer, es el encuentro de la gracia de Dios, aquí Jesús se nos anticipa a lo que su sacrificio nos traería. Y la razón por la que vino a esta humanidad perdida y culpable.

¿Te has sentido como esta mujer? ¿Has cargado el peso de la culpabilidad por un pecado no confesado? ¿Hay alguna voz interior que te acusa y te dice: ¡Eres culpable!

La noticia más grande y jamás contada es que Jesús vino a librarnos de esa culpabilidad y perdonarnos, en la cruz Jesús tomó el lugar tuyo, mío y de muchas jóvenes que al igual que esta mujer adúltera se encontraba en pecado y el destino final era la muerte, el castigo de nuestra culpabilidad, Jesús nos justificó y mi pecado y tu pecado, lo hizo suyo, a fin de tener la redención de nuestras vidas, el perdón, la libertad del pecado y además darnos una vida eterna.

Su gracia salva a esta mujer “ni yo te condeno” dijo Jesús, gracia inmerecida, gracia sobre gracia, su amor, misericordia y perdón otorgado le da la oportunidad de enmendar su camino, de tomar mejores decisiones, de poner orden en su vida, de abandonar el pecado. Jesús no pasa por alto la ley de Moisés, sin embargo le muestra el camino del amor, del perdón y le dice cómo vivir…”vete y no peques más”.

Y esta es su voz, la misma que escuchó la mujer, es la que hoy tú estás oyendo, sí, a ti y a mí nos sigue hablando, han pasado tantos años, pero seguimos escuchando su voz diciéndonos que él no ha venido para condenarnos sino para salvarnos, para darnos una nueva oportunidad de hacer bien las cosas y para decirnos: “no peques más”.

Que el Señor nos ayude a vivir una vida en libertad, porque somos libres gracias a la cruz, él se ha llevado el peso de la culpabilidad y ahora soy perdonada, amada, aceptada por Dios, él ha venido a nuestro encuentro.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

  1. Requete Excelente devocional amada Elba, DIOS te siga dando esa sabiduría para entender y conocer mas a nuestro SEÑOR JESUCRISTO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…