Ir al contenido principal

El camino del quebranto


"Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu".  S. Juan 19:30

Fue una invitación que cambió mi vida, una sencilla invitación a tener un retiro espiritual muy largo de casi un mes con mi familia, en un balneario muy famoso para los surfistas en Chile, Pichilemu. Fue un tiempo hermoso de excelentes enseñanzas acerca de la Gracia, y fue la antesala para el tiempo que tendría que experimentar más adelante.

Un tiempo de quebranto.

Son esos tiempos que uno los quiere evitar, darse la vuelta y no tener que ser enfrentada a circunstancias dolorosas, a crisis, a desilusiones, a ser desnudadas en el ser más interno de una, a sacar verdades ocultas, a lágrimas interminables, a frustraciones…

Pero a la vez son tiempos necesarios, valiosos, de mucho aprendizaje, de rendición, de humillación, de soltar y dejar ir, de santidad y sanidad.

 Uno piensa que nunca te va a pasar a ti, a otras sí, pero a ti jamás, pero la verdad es que si Jesús experimentó quebranto camino a la cruz, no debemos esperar menos de nosotras.

Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! 
Filipenses 2:8
¿Qué le paso a él?

Él fue rechazado (por Pilato, su pueblo)
Él fue tratado injustamente (condenado sin hacer algo mal)
El fui abandonado por sus amigos - Él fue traicionado por uno de sus discípulos
El perdió su reputación
Él estaba inhabilitado físicamente (no podía llevar su cruz, beber)
Él fue abusado - Se burlaron de él
 Él fue robado - Él estaba pobre (ni tenía la ropa)

¿Cuál fue su reacción?

Se rebajó voluntariamente
Se vació a si mismo
Se humillo así mismo (Nadie humillo a Cristo) El mismo lo hizo

En el Quebrantamiento no es que Dios quiere quebrantarnos como personas, pero si quebranta nuestra confianza en nuestra propia fuerza, nuestra dependencia en nosotros mismos. Gerardo Bergman (Líder Escuela La Gracia, Jucum – Pichilemu).

Esto es una verdad tan cierta amiga, el proceso de quebrantamiento para Jesús fue doloroso, si hubiese sido posible apartar esa copa amarga, lo hubiese evitado, en su carne Jesús también experimento lo mismo que tú y yo hemos enfrentado, sin embargo, Él fue obediente y fue a la cruz en obediencia para cumplir con el plan redentor de Dios.

Pero allí en ese momento él se sostuvo en el Padre, dependencia absoluta, camino a la cruz fue lo mismo.  Sin ello no hubiese declarado “consumado es”, ¡está listo! ¡La obra que me encomendaste fue hecha! ¡Valió la pena amiga! De todas maneras, todo el sufrimiento, el quebranto que tuvo que pasar nuestro Señor no fue en vano, porque de este quebrantamiento fue exaltado en gloria, él resucitó y nos dio la esperanza de una vida eterna, el perdón y la libertad de nuestros pecados. Él tiene toda la autoridad para comprendernos y ponerse en nuestro lugar.

Si me preguntas qué si quería evitar el dolor, claro que sí, pero fue necesario, porque a través de mi quebranto, Dios me mostró su amor, su gracia, me acercó a él, me enseñó que no se trata de buscar la solución en mis propias fuerzas, en depender de otros o de mí misma, sino que en Él está la verdadera fuente de vida, de consuelo, de sanidad y restauración y me sigue enseñando a amar como él ama, con perdón y misericordia.

¡A veces hay cosas que no comprendemos, pero suceden en la perfecta soberanía de Dios para nuestra santificación y humillación y Dios cumple sus propósitos, así como lo hizo con Jesús!

No dudes por ningún segundo que todo el proceso que puedas estar viviendo no está ajeno de los ojos, la cobertura, el amor y la gracia de Dios para llevarte por este camino de quebranto, porque al final del camino habrá una cruz hablándote de libertad y perdón. ¡CONSUMADO ES!



ACERCA DEL AUTOR

Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…