Ir al contenido principal

En busca del amor


“Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”. 
Salmo 103:13

Estuve pensando en la mujer adúltera de San Juan 8, y lo mucho que tiene que ver con nosotras. Tú y yo.

La joven adúltera estaba comprometida. Había preparado un vestido blanco, soñado cada día al lado de este magnífico hombre, se había casado, estaba saboreando el romance de estar junto a él y ahora tenía un compromiso de por vida: permanecer junto a él. Se parece a nosotras, preparando un vestido Santo, esforzándonos por conocer a Jesús cada día, permaneciendo en la intimidad de su palabra, tú y yo estamos comprometidas de por vida a permanecer junto a Jesús.

A pesar de tan maravillosa historia, para ella no fue suficiente, se cansó de ese amor, pensó que en otra parte le ofrecerían algo mejor y desvió la vista de su prometido para fijar los ojos en alguien más. 
 A veces para ti y para mí, Cristo no es suficiente, lo amamos, sí que lo amamos, pero sentimos la necesidad de abrazar en el corazón la imagen de un romance más, que pueda satisfacer momentáneamente el deseo interior. ¿Qué ocurre cuando comienzas a tener encuentros tiernos con pensamientos de aquel chico?, ¿Qué pasa cuando  le das a tu corazón pequeñas dosis de material romántico?, ¿Qué te sucede cuando le dices sí a ese chico que te pretende, aun sabiendo que no es lo correcto? Estás poniendo en duda el amor de Cristo y aunque no lo digas, estás diciendo: el amor de Cristo no es suficiente.

La joven adúltera fue quebrantada cuando se entregó por completo a un amorío equivocado, fue asaltada por la gente del pueblo, halada de los cabellos y arrastrada por todas calles; en el fondo de su corazón sabía que había cometido un grave error demasiado tarde para corregir.  Tú y yo fuimos quebrantadas, ¿recuerdas tu primer amor?, ¿recuerdas la manera en que te entregaste a ese alguien esperando recibir algo a cambio y luego darte cuenta lo lejos que fuiste y lo errada que estabas?, ¿recuerdas el llanto y la depresión que no pudiste contener? El quebranto estuvo allí.

La muerte se acercaba para esta mujer, pero ese día quienes la llevaban desviaron su paso trayéndola ante el maestro, ella esperó el castigo de su pecado, sin embargo ni una sola piedra cayó y por alguna extraña razón la gente se alejó, ahora estaban solo ella y Jesús quien con amor expresó las palabras sublimes de su libertad: “Yo tampoco te condeno”. Por primera vez la joven adúltera entendió que ninguna condenación hay para los que se acercan a Cristo Jesús y se puso en pie experimentando el gozo de ser perdonada.

Abandonaste a tu amado, y fuiste tras otros amantes, pero la oportunidad de ser redimida está a solo un paso de ti, no importando lo pequeño o grande de tu infidelidad si tan solo te acercas a Jesús de Nazaret  podrás experimentar el gozo de ser perdonada.

¡Nuestro amado redentor aleja de nosotras el pecado que cargamos, lejos, muy lejos!

Todo quedó dicho por el Maestro: “Vete y no peques más”. La redención para la joven adúltera significó ese día regresar a casa con su esposo, humillarse ante él y pedirle perdón, despojarse de sus vestiduras adúlteras y restaurar su lecho de amor. 

Para nosotras la redención significa algo especial, solamente podemos amar cada parte de nuestro maestro con cada parte de nosotras, cuando cada parte de nosotras ha sido bañada con cada gota de su sangre. 

La redención es regresar a nuestro amado Cristo, pedirle perdón, soltar todo aquello que nos ataba a falsos amores,  para luego restaurar nuestro lugar de intimidad con Dios, de rodillas, con lágrimas y en oración como solíamos hacerlo antes. 
Vuelve a tu amado Señor Jesús.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy. 






↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝




¡Nuestro Próximo estudio!
1 y 2 Tesalonicenses 



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzamos el 30 de Abril del 2018


Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

Tú primero, después yo

El reto de hoy no es para todas las personas, veamos las palabras de Pablo al iniciar...


“...si hay alguna consolación en Cristo, (si Cristo les ha dado a ustedes el poder de animar a los demás), si algún consuelo de amor, (si el amor que ustedes tienen los lleva a consolar a otros),  si alguna comunión del Espíritu, (si tiene el mismo Espíritu Santo), si algún afecto entrañable, si alguna misericordia (si son compasivos)...” Filipenses 2:1 RVR(TLA)
¿Consideras que estás dentro de ese rango de personas? ¡Entonces eso es para ti! Es un poco loco decir que esto no es para todos pero, ¿sabes amada amiga? actualmente, el mundo impone la cultura del “YO, YO, YO”; vivimos en un mundo que busca la satisfacción personal primero. En una empresa, por ejemplo, se busca subir de puesto sin importar a quien se lastime; las personas son utilizadas hasta lograr lo que los líderes quieren. Prestando atención podremos ver que en la pirámide social, el jefe o el líder está en la posición más alta, la que …