Ir al contenido principal

En busca del amor


“Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones”. 
Salmo 103:13

Estuve pensando en la mujer adúltera de San Juan 8, y lo mucho que tiene que ver con nosotras. Tú y yo.

La joven adúltera estaba comprometida. Había preparado un vestido blanco, soñado cada día al lado de este magnífico hombre, se había casado, estaba saboreando el romance de estar junto a él y ahora tenía un compromiso de por vida: permanecer junto a él. Se parece a nosotras, preparando un vestido Santo, esforzándonos por conocer a Jesús cada día, permaneciendo en la intimidad de su palabra, tú y yo estamos comprometidas de por vida a permanecer junto a Jesús.

A pesar de tan maravillosa historia, para ella no fue suficiente, se cansó de ese amor, pensó que en otra parte le ofrecerían algo mejor y desvió la vista de su prometido para fijar los ojos en alguien más. 
 A veces para ti y para mí, Cristo no es suficiente, lo amamos, sí que lo amamos, pero sentimos la necesidad de abrazar en el corazón la imagen de un romance más, que pueda satisfacer momentáneamente el deseo interior. ¿Qué ocurre cuando comienzas a tener encuentros tiernos con pensamientos de aquel chico?, ¿Qué pasa cuando  le das a tu corazón pequeñas dosis de material romántico?, ¿Qué te sucede cuando le dices sí a ese chico que te pretende, aun sabiendo que no es lo correcto? Estás poniendo en duda el amor de Cristo y aunque no lo digas, estás diciendo: el amor de Cristo no es suficiente.

La joven adúltera fue quebrantada cuando se entregó por completo a un amorío equivocado, fue asaltada por la gente del pueblo, halada de los cabellos y arrastrada por todas calles; en el fondo de su corazón sabía que había cometido un grave error demasiado tarde para corregir.  Tú y yo fuimos quebrantadas, ¿recuerdas tu primer amor?, ¿recuerdas la manera en que te entregaste a ese alguien esperando recibir algo a cambio y luego darte cuenta lo lejos que fuiste y lo errada que estabas?, ¿recuerdas el llanto y la depresión que no pudiste contener? El quebranto estuvo allí.

La muerte se acercaba para esta mujer, pero ese día quienes la llevaban desviaron su paso trayéndola ante el maestro, ella esperó el castigo de su pecado, sin embargo ni una sola piedra cayó y por alguna extraña razón la gente se alejó, ahora estaban solo ella y Jesús quien con amor expresó las palabras sublimes de su libertad: “Yo tampoco te condeno”. Por primera vez la joven adúltera entendió que ninguna condenación hay para los que se acercan a Cristo Jesús y se puso en pie experimentando el gozo de ser perdonada.

Abandonaste a tu amado, y fuiste tras otros amantes, pero la oportunidad de ser redimida está a solo un paso de ti, no importando lo pequeño o grande de tu infidelidad si tan solo te acercas a Jesús de Nazaret  podrás experimentar el gozo de ser perdonada.

¡Nuestro amado redentor aleja de nosotras el pecado que cargamos, lejos, muy lejos!

Todo quedó dicho por el Maestro: “Vete y no peques más”. La redención para la joven adúltera significó ese día regresar a casa con su esposo, humillarse ante él y pedirle perdón, despojarse de sus vestiduras adúlteras y restaurar su lecho de amor. 

Para nosotras la redención significa algo especial, solamente podemos amar cada parte de nuestro maestro con cada parte de nosotras, cuando cada parte de nosotras ha sido bañada con cada gota de su sangre. 

La redención es regresar a nuestro amado Cristo, pedirle perdón, soltar todo aquello que nos ataba a falsos amores,  para luego restaurar nuestro lugar de intimidad con Dios, de rodillas, con lágrimas y en oración como solíamos hacerlo antes. 
Vuelve a tu amado Señor Jesús.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy. 






↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝




¡Nuestro Próximo estudio!
1 y 2 Tesalonicenses 



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzamos el 30 de Abril del 2018


Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …