Ir al contenido principal

Enemiga de Dios




¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Santiago 4:1

La envidia, un peligroso sentimiento que saca lo peor de nosotros. Es un sentimiento de tristeza o de enojo que experimentamos cuando deseamos tener para nosotros mismos lo que alguien más tiene.
Siendo la segunda de cuatro hermanos te confieso que sentí envidia, enojo e incluso rechazo cuando mamá daba a mi hermana o hermano la atención que yo sentía tanto necesitar solo para mí y en la etapa escolar esta clase de sentimientos se hace más latente, pues estamos con la mirada fija observando quien tiene una mejor mochila, ropa o en estos tiempos un mejor celular.

Cuando dejamos que estos sentimientos hagan raíz en nuestro corazón, estos comienzan a crecer y traen consecuencias como las peleas, los gritos, problemas, discusiones y una serie de eventos que el resultado que dejan son solo sentimientos de culpa y tristeza.

Desde el tiempo de Adán y Eva, Abel y Caín y muchos más ha existido esto y hoy leemos en Santiago 4:2 que esto sucede porque estamos afanadas  deseando tener lo que otros tienen y quisiéramos conseguirlo para nosotros mismos y en ese afán egoísta somos capaces de pelear y desobedecer. Y esto nos convierte en enemigas de Dios.

La buena noticia es que así como sentimos envidia, podemos elegir sentimientos contrarios a esta, es decir desear el bien a los demás y ayudar.

Agradecimiento; un sentimiento contrario a la envidia.

Debemos cada día tomar la decisión de ser conscientes de todo lo bueno que ha sido Dios con nosotras. Él nos ha levantado, rescatado, limpiado y puesto nuevo nombre. Ahora gracias a Jesús somos sus hijas, más que vencedoras.

Como nuevas criaturas, hijas de Dios tenemos en acceso al trono de la gracia y mira lo que dice Santiago 4:4
Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios. Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos. Ustedes no aman a Dios, ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios.

Tenemos un padre dueño de todo y de todos y solo tenemos que pedirle lo que necesitemos si, leíste bien lo que necesitemos no lo que deseamos o queramos.  Es por eso que nos dice Santiago que pedimos mal, porque estamos tan preocupadas por querer encajar con los demás que solo pedimos cosas para nuestra propia satisfacción y eso nos convierte en enemigas de Dios.  Pues él nos ha mandado a amar a nuestro prójimo como a nosotras mismas, no a pelear con ellos.

En una ocasión leía  que estamos condenados a tomar decisiones en esta vida,  y así es pues  Dios nos dio libre albedrío, es nuestra responsabilidad elegir sabia y prudentemente cada día.  
Te felicito porque has elegido estar aquí y juntas aprender de su palabra a través de estos estudios  de ama a Dios grandemente que nacieron en el corazón de Dios, sigue así pues su palabra es la que nos da luz y guía nuestro camino.


ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.
Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…