Ir al contenido principal

Enemiga de Dios




¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Santiago 4:1

La envidia, un peligroso sentimiento que saca lo peor de nosotros. Es un sentimiento de tristeza o de enojo que experimentamos cuando deseamos tener para nosotros mismos lo que alguien más tiene.
Siendo la segunda de cuatro hermanos te confieso que sentí envidia, enojo e incluso rechazo cuando mamá daba a mi hermana o hermano la atención que yo sentía tanto necesitar solo para mí y en la etapa escolar esta clase de sentimientos se hace más latente, pues estamos con la mirada fija observando quien tiene una mejor mochila, ropa o en estos tiempos un mejor celular.

Cuando dejamos que estos sentimientos hagan raíz en nuestro corazón, estos comienzan a crecer y traen consecuencias como las peleas, los gritos, problemas, discusiones y una serie de eventos que el resultado que dejan son solo sentimientos de culpa y tristeza.

Desde el tiempo de Adán y Eva, Abel y Caín y muchos más ha existido esto y hoy leemos en Santiago 4:2 que esto sucede porque estamos afanadas  deseando tener lo que otros tienen y quisiéramos conseguirlo para nosotros mismos y en ese afán egoísta somos capaces de pelear y desobedecer. Y esto nos convierte en enemigas de Dios.

La buena noticia es que así como sentimos envidia, podemos elegir sentimientos contrarios a esta, es decir desear el bien a los demás y ayudar.

Agradecimiento; un sentimiento contrario a la envidia.

Debemos cada día tomar la decisión de ser conscientes de todo lo bueno que ha sido Dios con nosotras. Él nos ha levantado, rescatado, limpiado y puesto nuevo nombre. Ahora gracias a Jesús somos sus hijas, más que vencedoras.

Como nuevas criaturas, hijas de Dios tenemos en acceso al trono de la gracia y mira lo que dice Santiago 4:4
Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios. Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos. Ustedes no aman a Dios, ni lo obedecen. ¿Pero acaso no saben que hacerse amigo del mundo es volverse enemigo de Dios? ¡Pues así es! Si ustedes aman lo malo del mundo, se vuelven enemigos de Dios.

Tenemos un padre dueño de todo y de todos y solo tenemos que pedirle lo que necesitemos si, leíste bien lo que necesitemos no lo que deseamos o queramos.  Es por eso que nos dice Santiago que pedimos mal, porque estamos tan preocupadas por querer encajar con los demás que solo pedimos cosas para nuestra propia satisfacción y eso nos convierte en enemigas de Dios.  Pues él nos ha mandado a amar a nuestro prójimo como a nosotras mismas, no a pelear con ellos.

En una ocasión leía  que estamos condenados a tomar decisiones en esta vida,  y así es pues  Dios nos dio libre albedrío, es nuestra responsabilidad elegir sabia y prudentemente cada día.  
Te felicito porque has elegido estar aquí y juntas aprender de su palabra a través de estos estudios  de ama a Dios grandemente que nacieron en el corazón de Dios, sigue así pues su palabra es la que nos da luz y guía nuestro camino.


ACERCA DEL AUTOR

Kary de Zavala
Rescatada por la Gracia de Dios, ahora esposa y madre de gemelos, cada día busca aprender más acerca de Cristo y el servicio en Ama a Dios Grandemente y JóvenesADG.
Se denomina así mismo como una mujer determinada que confía y cree en el propósito de Dios para su vida y su familia. 

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…