Ir al contenido principal

Una joven redimida


“Que Cristo murió por nuestros pecados…y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día conforme a las escrituras”. 1 Corintios 15:3-4

Hace más de dos mil años que conmemoramos su muerte y celebramos su resurrección. Cristo Jesús hizo un acto heroico que ningún otro hombre jamás en el mundo hubiera podido realizar. Solamente él tenía la potestad de hacerlo y sólo Él eligió derramar su sangre para redimirnos para siempre del pecado.

Lo que Dios tenía en mente acerca de Cristo no era quedarse para siempre en una tumba, y que dos mil años después visitáramos sus restos en un museo, ¡Dios hizo algo extremadamente sublime! El destino de Cristo fue la resurrección, ¡una completa victoria sobre lo que era predecible!

Toda esta historia magnífica de redención no se queda ahí, impresa en los libros, esta historia redentora ha cobrado vida en el corazón de millones de personas que por fe han recibido la salvación por el sacrificio de Cristo. ¿Lo has experimentado? Si aún no lo has  hecho este es el momento adecuado para que permitas que la historia de Cristo cobre vida en ti y te transforme hasta que el quebranto se convierta en liberación, pero recuerda que sin quebranto, no hay redención; debes estar dispuesta a ser quebrantada, para recibir la redención eterna en Cristo Jesús.

Ahora, si ya has experimentado el gozo de ser redimida, notarás que hay algunas cualidades diferentes a las que vale la pena echar un vistazo hoy.  

Una joven redimida es continuamente agradecida porque bien sabe que estaba destinada a vivir en cadena perpetua, presa del dolor, pero ha aceptado el sacrificio de Cristo y por fe sus cadenas fueron rotas. Ella es completamente afortunada por recibir un favor inmerecido, ha sido rescatada de la muerte ¡¿Qué más le queda a esta joven sino solamente dar gracias?! Y cada vez que medita en ello da gracias, ¡sólo gracias Señor!

Una joven redimida llora de alegría y experimenta completa paz, no creas que las lágrimas se van por completo, siguen estando allí, pero esta vez brotan de un corazón alegre, llora y ríe porque este gran misterio que a veces no entiende lo puede sentir,  se le estremece el corazón y puede suspirar profundamente porque  pase lo que pase, aunque estando en medio de una gran prueba sabe que quien la rescató tiene el control.

Una joven redimida aborrece el pecado,  pues ahora ve las cosas desde otra perspectiva,  es consciente de que acariciar la caída le aleja de su Señor por eso no desea pecar otra vez, no quiere caer en depresión, no le apetece contemplar la lujuria, huye de los celos dañinos, se escapa de la tentación. Las cosas que antes veía como lo máximo de la vida, ahora ya no lo son, estas formas de pecado han dejado de ser su centro de atención, ahora se enfoca en amar a Cristo.

Una joven redimida vive diferente, Es decir su vida ha dado un giro de 360° desde que conoció a ese hombre tan maravilloso, y lo que hizo siglos antes por ella que todo lo que ella hace, dice, cree,  los lugares que frecuenta,  la ropa que viste, los libros que lee, la carrera que elige, los amigos que tiene,  sus diversiones, sus pasatiempos, sus pensamientos, todo absolutamente todo lo hace para la Gloria de su Salvador.

Una joven redimida  Ama a Dios Grandemente porque ha desarrollado un amor especial hacia Él, es diferente a los amores del mundo, protege con sumo cuidado ese amor pues está segura de que un día se encontrará con él cara a cara y por eso lo espera con ansias.


 Una joven redimida puede amar porque ha sido amada. 



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…