Ir al contenido principal

Bendice a otras con tu tiempo devocional



“Alégrate, joven; aprovecha tu juventud. Bríndale placer a tu corazón mientras dure tu adolescencia.”
Eclesiastés 11:9a (RVC)

De seguro tú, que estas leyendo esto, tienes un grupo de amigas o solo una mejor amiga y aun no haz entendido el poder de influencia que puedes tener sobre ellas. Cuando de amigas se trata somos unas leonas, nos defendemos sin pensarlo dos veces, somos cómplices y leales a esa amistad.

En la Biblia hay una historia de un grupo de amigos así, que eran super unidos, cómplices y leales entre ellos y lo más importante eran leales a Dios. A ellos se los llevaron prisioneros, fueron raptados de su tierra, su familia y su entorno de comodidad, los llevaron ante el rey que había destruido por completo su país y lejos de todo ellos decidieron tener una relación con Dios, no había padres exigiéndoles levantarse para ir al culto u obligándolos a ir a las reuniones de jóvenes y muchos menos recordándoles todos los días que leyeran su Biblia, que oraran o que tuviesen un momento de intimidad con Dios. Estos jóvenes sabían que solo Dios podía ayudarles, cuidarles y en sus corazones lo anhelaban.

Y esto es lo que Dios quiere de nosotras que podamos llegar a este nivel de madurez espiritual, donde nadie tenga que andar rogándote o persiguiéndote para que abras Su palabra o lo buques en oración, Dios quiere que este sentimiento nazca en lo más profundo de tu corazón y se albergue ahí para siempre.

Dios no quiere que te sientas sola buscándole o que te sientas diferente, Dios tiene amigas a las que tú puedes influenciar a tener ese tiempo de comunión con Él, amigas con las que puedes llevar una misma lectura bíblica y compartir, gracias a Dios hoy en día cada vez estamos más comunicados y las distancias están a un solo click.

Nada impide que seas de influencia para otras o que no puedas contarle a tus amigas como Dios habló a tu vida, las redes sociales se caracterizan por contarnos en instantes todo lo que haces, lo que comes, donde vas, con quien estas y contamos con este hermoso ministerio de Jóvenes ADG donde tenemos bellísimos grupos de estudio vía WhatsApp donde puedes compartir, preguntar y orar por otras chicas como tú que están viviendo luchas y que anhelan en sus corazones agradar a Dios como lo hizo Daniel y sus amigos.

Dice la Palabra de Dios que Daniel “propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey.” (Daniel 1:8) y esto influyó enormemente en sus amigos quienes tomaron la misma decisión que él y fueron hallados “diez veces mejores que todos” (Daniel 1:20). La Palabra de Dios te hace mejor que todos los que te rodean ¿no quieres compartir esto con otros? ¿no quieres que tus amigas prueben esto que te hace diez veces mejor que las demás?

Comparte tu devocional con otras, intégrate a nuestros grupos de WhatsApp o crea el tuyo propio con tus amigas más cercanas y verás como serás de bendición, serás un canal que Dios mismo usará para bendecir a las demás.

Hace un tiempo atrás con una de mis mejores amigas nos juntábamos diario para hacer un devocional, ella viajaba hasta mi casa o yo a la de ella. No creas que satanás nos trató de desanimar, fueron muchas las luchas, incluso una de las veces que iba a su casa en bicicleta me atropello un autobús, pero eso no fue impedimento para nosotras, porque sabíamos que hacíamos lo correcto, por algo en enemigo estaba tan enojado con nosotras. Fue un tiempo tan hermoso, un tiempo que atesoro en mi corazón como uno de los mejores momentos de mi amistad con ella, porque no solo estábamos unidas por una amistad, también estábamos unidas por Dios. Tengo otra mejor amiga así con ella vivíamos en un país extranjero, solo nos teníamos la una a la otra y cada día podíamos juntas descubrir lo que Dios tenía para nuestras vidas. Anímate a ser de influencia y de bendición en la vida de tus amigas, anímate a ser diez veces mejor que esta generación.


Y recuerda que: “cordón de tres dobleces no se rompe pronto.”  (Eclesiastés 4:12b) que tus amistades tengan el tercer cordón, y que este sea Dios. 



ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"







       ↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝

¡Nuestro próximo estudio!
el libro de Rut






 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.



Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …