Ir al contenido principal

Camino de Redención


"Y dijo Noemí a su nuera: Sea él bendito de Jehová, pues que no ha rehusado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que han muerto. Después le dijo Noemí: Nuestro pariente es aquel varón, y uno de los que pueden redimirnos".
(Rut 2:20)
En la historia de Rut y Noemí hasta aquí  hemos visto un camino desolador a través de las pérdidas de sus seres queridos, del abandono total  y desprovistas de todo lo necesario para vivir, además del regreso al hogar con manos vacías.  Es en este escenario tan poco alentador  que vemos una luz de esperanza, la iniciativa de Rut de ir a trabajar a los campos de Booz, es el camino de redención que Dios en su plan soberano tiene para estas dos desamparadas mujeres.
De acuerdo con la Ley de Moisés, el pariente más cercano tenía la responsabilidad y el derecho de redimir al pariente que estaba necesitado. Si perdías esposo, Dios había puesto la estipulación de un redentor.
Booz viene a ser un tipo de Cristo, sí, eso es exactamente, porque Dios usa a este pariente lejano de Noemí para poder redimirlas de su calamidad, de su tristeza , de su abandono, de sus pérdidas, de su deseperanza, de sus necesidades básicas. Y Noemí ve en él la esperanza y el futuro de sus vidas. “Nuestro pariente es aquel varón, y uno de los que pueden redimirnos.(Rut 2:20).”
¿Te encuentras viviendo una situación de abandono? O quizás has experimentado el dolor de una pérdida o bien tu vida ha tenido que vivir un cambio brusco producto de circunstancias díficiles que enfrentar. O simplemente son esas épocas de tu vida como joven donde todo lo ves negro o gris y no ves ninguna luz de esperanza. Créeme yo también he pasado por esos tiempos. Y es tan desolador, donde te sientes sola y piensas que no hay  un camino distinto que tomar o visualizar. Porque humanamente  nuestra fe decae ante las circunstancias y ellas no nos permiten ver más allá de los límites, no nos permite ver en fe al Redentor que nos sacará del estado en que nos encontramos.
¡Dios es tan bueno, muy bueno! Porque a pesar de cómo fue el camino triste que tuvo que vivir Noemí con Rut para llegar a su tierra, Dios es su plan soberano tiene una historia que contar y ellas son parte importante de esa historia y no las dejará desamparadas, no las ha abandonado, el Señor es nuestro bienhechor (Salmo 119:68) Aquel que solo Él puede llenar vacíos y suplir toda necesidad. Y nos muestra la provisión para estas dos mujeres que un día serán del linaje de nuestro REDENTOR, es que Dios es sabio, soberano y todopoderoso y sus planes si o si se cumplen, a pesar de nuestros desaciertos, a pesar de que muchas veces no obedecemos sus principios, pero en Su amor eterno y en Su gracia sublime experimentamos la misericordia de Dios para redimirnos.
No estás sola, Dios no te ha abandonado, si bien has sufrido pérdidas o has tenido un dolor muy grande, el camino de redención vino a través de Cristo, a través de Su sacrificio en la cruz y solo a través de Su acto concreto de amor, es que nos ha redimido, no solo nos ha provisto de salvación, vida eterna, perdón, sino que está aquí, sí, a tu lado, para consolarte, para levantarte, para sanar tus heridas más profundas, para darte esperanza, para secar tus lágrimas, para mostrarte un futuro seguro y confiado en Sus manos.

El Señor está escribiendo su historia en tu vida y siempre hay un camino de redención para toda aquella chica que desee buscarle de todo su corazón, la luz de esperanza y consuelo es JESUS.


ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…