Ir al contenido principal

Camino de Redención


"Y dijo Noemí a su nuera: Sea él bendito de Jehová, pues que no ha rehusado a los vivos la benevolencia que tuvo para con los que han muerto. Después le dijo Noemí: Nuestro pariente es aquel varón, y uno de los que pueden redimirnos".
(Rut 2:20)
En la historia de Rut y Noemí hasta aquí  hemos visto un camino desolador a través de las pérdidas de sus seres queridos, del abandono total  y desprovistas de todo lo necesario para vivir, además del regreso al hogar con manos vacías.  Es en este escenario tan poco alentador  que vemos una luz de esperanza, la iniciativa de Rut de ir a trabajar a los campos de Booz, es el camino de redención que Dios en su plan soberano tiene para estas dos desamparadas mujeres.
De acuerdo con la Ley de Moisés, el pariente más cercano tenía la responsabilidad y el derecho de redimir al pariente que estaba necesitado. Si perdías esposo, Dios había puesto la estipulación de un redentor.
Booz viene a ser un tipo de Cristo, sí, eso es exactamente, porque Dios usa a este pariente lejano de Noemí para poder redimirlas de su calamidad, de su tristeza , de su abandono, de sus pérdidas, de su deseperanza, de sus necesidades básicas. Y Noemí ve en él la esperanza y el futuro de sus vidas. “Nuestro pariente es aquel varón, y uno de los que pueden redimirnos.(Rut 2:20).”
¿Te encuentras viviendo una situación de abandono? O quizás has experimentado el dolor de una pérdida o bien tu vida ha tenido que vivir un cambio brusco producto de circunstancias díficiles que enfrentar. O simplemente son esas épocas de tu vida como joven donde todo lo ves negro o gris y no ves ninguna luz de esperanza. Créeme yo también he pasado por esos tiempos. Y es tan desolador, donde te sientes sola y piensas que no hay  un camino distinto que tomar o visualizar. Porque humanamente  nuestra fe decae ante las circunstancias y ellas no nos permiten ver más allá de los límites, no nos permite ver en fe al Redentor que nos sacará del estado en que nos encontramos.
¡Dios es tan bueno, muy bueno! Porque a pesar de cómo fue el camino triste que tuvo que vivir Noemí con Rut para llegar a su tierra, Dios es su plan soberano tiene una historia que contar y ellas son parte importante de esa historia y no las dejará desamparadas, no las ha abandonado, el Señor es nuestro bienhechor (Salmo 119:68) Aquel que solo Él puede llenar vacíos y suplir toda necesidad. Y nos muestra la provisión para estas dos mujeres que un día serán del linaje de nuestro REDENTOR, es que Dios es sabio, soberano y todopoderoso y sus planes si o si se cumplen, a pesar de nuestros desaciertos, a pesar de que muchas veces no obedecemos sus principios, pero en Su amor eterno y en Su gracia sublime experimentamos la misericordia de Dios para redimirnos.
No estás sola, Dios no te ha abandonado, si bien has sufrido pérdidas o has tenido un dolor muy grande, el camino de redención vino a través de Cristo, a través de Su sacrificio en la cruz y solo a través de Su acto concreto de amor, es que nos ha redimido, no solo nos ha provisto de salvación, vida eterna, perdón, sino que está aquí, sí, a tu lado, para consolarte, para levantarte, para sanar tus heridas más profundas, para darte esperanza, para secar tus lágrimas, para mostrarte un futuro seguro y confiado en Sus manos.

El Señor está escribiendo su historia en tu vida y siempre hay un camino de redención para toda aquella chica que desee buscarle de todo su corazón, la luz de esperanza y consuelo es JESUS.


ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …