Ir al contenido principal

Cuando tenemos dos opciones



Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. (Rut 1:1-3)
No sé si te pasa a ti también, pero cuando voy a una tienda para comprarme ropa o zapatos, esto que a las chicas nos encanta, siempre me gustan dos cosas a la vez y muchas veces no sé por cuál decidirme, entonces viene un proceso durísimo para mí… tratar de escoger lo mejor.
Si bien este tipo de elección es muy banal, porque no afectará mi destino, quizás mi bolsillo, pero hay decisiones que sí afectan nuestras vidas de manera radical y hasta muchas veces, el resto de nuestras vidas.
Al comenzar este estudio sobre el libro de Rut, nos encontramos con una familia conformada por un matrimonio y sus dos hijos, que estaba atravesando un tiempo difícil, había escasez de alimentos ( “hubo hambre en la tierra” (Rut 1:1)) pero a la vez la nación estaba en decadencia, no había un rey que los gobernara y solo habían jueces que lo hacían, pero cada cual hacía lo que bien le pareciera, (Jueces 21:25 ),no había un respeto por la autoridad de Dios y en este contexto el jefe de hogar, Elimelec, ve la posibilidad de sacar a su familia de esta dura prueba y se ve enfrentado a dos opciones:
-          Ir a una tierra extranjera y buscar la solución para sus problemas, ó
-          Confiar en Dios, en sus promesas y vivir por fe, esperando la respuesta de Dios.
¿Qué pudo pasar por la mente y corazón de Elimelec al tomar la primera opción? Seguramente vio la salida más fácil, probar suerte, como algunos le llaman, o simplemente buscar una pronta solución para la situación que estaban enfrentando.  Pero lamentablemente escogió ir a una nación pagana y no confiar en Dios, con costumbres totalmente diferentes a su pueblo, la idolatría era parte de la vida de este pueblo, en contraste a la vida que llevaba esta familia que creía en un solo Dios.
Quizás tú también te has enfrentado a dos opciones en tu vida, o en este preciso momento no sabes que opción tomar. Está claro que Dios había dado instrucciones claras acerca de obedecer sus principios (Levítico 26:1-4 y 18-20), pero como cada cual tomaba sus propias decisiones, sin consultar a Dios, Elimelec toma esta opción.
La autoridad primera en tu vida y en la mía es Dios, sin embargo, muchas veces tomamos decisiones sin consultar a Dios o bien tenemos dos opciones, una que tiene que ver con la solución que yo espero o el camino más fácil a tomar y la otra es “escuchar la voz de Dios, a través de Su Palabra, en un tiempo de búsqueda en oración” y esperar por su respuesta y decidir confiar en Dios.
Generalmente tomamos el camino más fácil y rápido porque no nos gusta oír lo que Dios nos dirá, o bien porque no queremos someternos a su voluntad, señorío y autoridad.
Hay decisiones cruciales en nuestras vidas que, si no tomamos en cuenta al Señor, estas podrían marcarnos para el resto de nuestros días. O decisiones simples que muchas veces decimos: “si a Dios no le importa loque yo decida, esto no me afectará mayormente”. Pero déjame decirte que en decisiones simples, pequeñas, grandes o complicadas si afectan nuestras vidas.
Lo sé porque muchas veces tomé siendo soltera decisiones sin preguntarle al Señor o aun como familia tomamos decisiones financieras que no nos trajeron bendición. Es por ello que, así como decimos que Jesús es nuestro Señor, como tal debemos hacerle partícipe de todas nuestras decisiones, especialmente aquellas donde tenemos dudas o bien sabemos que no están de acuerdo a sus principios.

Que el Señor nos ayude a tomar decisiones en su voluntad y tiempo, que nos ayude a confiar en Él y Sus promesas pues El siempre querrá lo mejor para nosotras y nuestras familias.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…