Ir al contenido principal

Cuando tenemos dos opciones



Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. (Rut 1:1-3)
No sé si te pasa a ti también, pero cuando voy a una tienda para comprarme ropa o zapatos, esto que a las chicas nos encanta, siempre me gustan dos cosas a la vez y muchas veces no sé por cuál decidirme, entonces viene un proceso durísimo para mí… tratar de escoger lo mejor.
Si bien este tipo de elección es muy banal, porque no afectará mi destino, quizás mi bolsillo, pero hay decisiones que sí afectan nuestras vidas de manera radical y hasta muchas veces, el resto de nuestras vidas.
Al comenzar este estudio sobre el libro de Rut, nos encontramos con una familia conformada por un matrimonio y sus dos hijos, que estaba atravesando un tiempo difícil, había escasez de alimentos ( “hubo hambre en la tierra” (Rut 1:1)) pero a la vez la nación estaba en decadencia, no había un rey que los gobernara y solo habían jueces que lo hacían, pero cada cual hacía lo que bien le pareciera, (Jueces 21:25 ),no había un respeto por la autoridad de Dios y en este contexto el jefe de hogar, Elimelec, ve la posibilidad de sacar a su familia de esta dura prueba y se ve enfrentado a dos opciones:
-          Ir a una tierra extranjera y buscar la solución para sus problemas, ó
-          Confiar en Dios, en sus promesas y vivir por fe, esperando la respuesta de Dios.
¿Qué pudo pasar por la mente y corazón de Elimelec al tomar la primera opción? Seguramente vio la salida más fácil, probar suerte, como algunos le llaman, o simplemente buscar una pronta solución para la situación que estaban enfrentando.  Pero lamentablemente escogió ir a una nación pagana y no confiar en Dios, con costumbres totalmente diferentes a su pueblo, la idolatría era parte de la vida de este pueblo, en contraste a la vida que llevaba esta familia que creía en un solo Dios.
Quizás tú también te has enfrentado a dos opciones en tu vida, o en este preciso momento no sabes que opción tomar. Está claro que Dios había dado instrucciones claras acerca de obedecer sus principios (Levítico 26:1-4 y 18-20), pero como cada cual tomaba sus propias decisiones, sin consultar a Dios, Elimelec toma esta opción.
La autoridad primera en tu vida y en la mía es Dios, sin embargo, muchas veces tomamos decisiones sin consultar a Dios o bien tenemos dos opciones, una que tiene que ver con la solución que yo espero o el camino más fácil a tomar y la otra es “escuchar la voz de Dios, a través de Su Palabra, en un tiempo de búsqueda en oración” y esperar por su respuesta y decidir confiar en Dios.
Generalmente tomamos el camino más fácil y rápido porque no nos gusta oír lo que Dios nos dirá, o bien porque no queremos someternos a su voluntad, señorío y autoridad.
Hay decisiones cruciales en nuestras vidas que, si no tomamos en cuenta al Señor, estas podrían marcarnos para el resto de nuestros días. O decisiones simples que muchas veces decimos: “si a Dios no le importa loque yo decida, esto no me afectará mayormente”. Pero déjame decirte que en decisiones simples, pequeñas, grandes o complicadas si afectan nuestras vidas.
Lo sé porque muchas veces tomé siendo soltera decisiones sin preguntarle al Señor o aun como familia tomamos decisiones financieras que no nos trajeron bendición. Es por ello que, así como decimos que Jesús es nuestro Señor, como tal debemos hacerle partícipe de todas nuestras decisiones, especialmente aquellas donde tenemos dudas o bien sabemos que no están de acuerdo a sus principios.

Que el Señor nos ayude a tomar decisiones en su voluntad y tiempo, que nos ayude a confiar en Él y Sus promesas pues El siempre querrá lo mejor para nosotras y nuestras familias.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Corazón humilde elogiado

'Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. ' S. Mateo 5:3-4
Comenzamos la lectura con las primeras dos bienaventuranzas. Las enseñanzas de Jesús, quiero que comencemos dándole contexto a este momento.
Jesús comenzaba su ministerio, se había mudado a vivir en Capernaum zona costera, Juan el Bautista había sido preso y Él comenzó a pregonar que: el reino de los cielos se había acercado, que era tiempo de arrepentirse. También tomo a discípulos que eran pescadores locales.
Lo seguía una gran multitud, todos querían escucharlo enseñar, saber por qué llamaba al arrepentimiento, como era eso de que el reino de los cielos se había acercado. Verlo hacer milagros le daba señales a la multitud que era cierto esto que decía acerca del reino de Dios, sin lugar a duda, solo alguien que viniese de Dios podía sanar, sacar demonios y hablar con tanta autoridad. Todos querían tocarlo…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…