Ir al contenido principal

Cuando tenemos dos opciones



Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. (Rut 1:1-3)
No sé si te pasa a ti también, pero cuando voy a una tienda para comprarme ropa o zapatos, esto que a las chicas nos encanta, siempre me gustan dos cosas a la vez y muchas veces no sé por cuál decidirme, entonces viene un proceso durísimo para mí… tratar de escoger lo mejor.
Si bien este tipo de elección es muy banal, porque no afectará mi destino, quizás mi bolsillo, pero hay decisiones que sí afectan nuestras vidas de manera radical y hasta muchas veces, el resto de nuestras vidas.
Al comenzar este estudio sobre el libro de Rut, nos encontramos con una familia conformada por un matrimonio y sus dos hijos, que estaba atravesando un tiempo difícil, había escasez de alimentos ( “hubo hambre en la tierra” (Rut 1:1)) pero a la vez la nación estaba en decadencia, no había un rey que los gobernara y solo habían jueces que lo hacían, pero cada cual hacía lo que bien le pareciera, (Jueces 21:25 ),no había un respeto por la autoridad de Dios y en este contexto el jefe de hogar, Elimelec, ve la posibilidad de sacar a su familia de esta dura prueba y se ve enfrentado a dos opciones:
-          Ir a una tierra extranjera y buscar la solución para sus problemas, ó
-          Confiar en Dios, en sus promesas y vivir por fe, esperando la respuesta de Dios.
¿Qué pudo pasar por la mente y corazón de Elimelec al tomar la primera opción? Seguramente vio la salida más fácil, probar suerte, como algunos le llaman, o simplemente buscar una pronta solución para la situación que estaban enfrentando.  Pero lamentablemente escogió ir a una nación pagana y no confiar en Dios, con costumbres totalmente diferentes a su pueblo, la idolatría era parte de la vida de este pueblo, en contraste a la vida que llevaba esta familia que creía en un solo Dios.
Quizás tú también te has enfrentado a dos opciones en tu vida, o en este preciso momento no sabes que opción tomar. Está claro que Dios había dado instrucciones claras acerca de obedecer sus principios (Levítico 26:1-4 y 18-20), pero como cada cual tomaba sus propias decisiones, sin consultar a Dios, Elimelec toma esta opción.
La autoridad primera en tu vida y en la mía es Dios, sin embargo, muchas veces tomamos decisiones sin consultar a Dios o bien tenemos dos opciones, una que tiene que ver con la solución que yo espero o el camino más fácil a tomar y la otra es “escuchar la voz de Dios, a través de Su Palabra, en un tiempo de búsqueda en oración” y esperar por su respuesta y decidir confiar en Dios.
Generalmente tomamos el camino más fácil y rápido porque no nos gusta oír lo que Dios nos dirá, o bien porque no queremos someternos a su voluntad, señorío y autoridad.
Hay decisiones cruciales en nuestras vidas que, si no tomamos en cuenta al Señor, estas podrían marcarnos para el resto de nuestros días. O decisiones simples que muchas veces decimos: “si a Dios no le importa loque yo decida, esto no me afectará mayormente”. Pero déjame decirte que en decisiones simples, pequeñas, grandes o complicadas si afectan nuestras vidas.
Lo sé porque muchas veces tomé siendo soltera decisiones sin preguntarle al Señor o aun como familia tomamos decisiones financieras que no nos trajeron bendición. Es por ello que, así como decimos que Jesús es nuestro Señor, como tal debemos hacerle partícipe de todas nuestras decisiones, especialmente aquellas donde tenemos dudas o bien sabemos que no están de acuerdo a sus principios.

Que el Señor nos ayude a tomar decisiones en su voluntad y tiempo, que nos ayude a confiar en Él y Sus promesas pues El siempre querrá lo mejor para nosotras y nuestras familias.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Viviendo una Fe inquebrantable

Estoy viendo una serie de televisión titulada “David, nace un Héroe”. No es casualidad puesto que empezó antes que este devocional, es una producción brasilera excelente. Ha sido sorprendente  ver en escena el momento en que David se enfrenta con el gigante Goliat, pero más sorprendente ha sido cómo este joven, sin la estatura de un guerrero de tomo y lomo, se presenta ante Saúl con una confianza tan determinante que convence al propio rey de que él es la persona que va a enfrentar al enemigo. Pero espera, esto no es todo. Lo que impacta mi corazón, es que David, siendo un pastor de ovejas, sin el entrenamiento de un hombre de guerra, sin tener la experiencia de haber estado en un campo de batalla, se enfrenta, se para ante el gigante y con una Fe Inquebrantable, lo desafía sin más ni menos, mostrando una confianza tremenda en el Dios de Israel, leamos: Tú vienes a mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR de los ejércitos, el Dios de los escuadrones d…

Permanecer en victoria

¿Conoces la lista de los 30 derechos humanos universales? Probablemente al igual que yo, No. Durante las últimas décadas, las distintas fundaciones por la protección de los derechos humanos los han ampliado y diferenciado en civiles, políticos, económicos, sociales y muchos otros, pero todos ellos tienen su origen en un documento surgido en la Europa de finales de los años cuarenta. Más que enfocarme en este tipo de derechos dictaminados por la sociedad quisiera que nos enfocáramos en los derechos que tenemos como ciudadanas del Reino de Dios. Ya que Dios nos ha dado el derecho de ser llamadas “sus hijas”.
“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:2
Esto también genera un compromiso,ya que en toda relación padre e hija ambas partes deberán estar comprometidas de alguna manera el uno con el otro. Éste criterio no varía en nuestra relación con Dios a pesar que en éste caso Dios siempre lo hace,su fidelidad está …