Ir al contenido principal

Devocional: La oportunidad para ser transformada



¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Salmos 119:9

A decir verdad, no es que el hábito devocional cambie tu vida, en realidad es Cristo quien te transforma cada vez más a su imagen, el tiempo que pasas con Dios cada día es el medio por el cual surge el cambio.

Creo que desde que tengo uso de razón he escuchado la mayoría de los sermones que mi padre ha predicado, entre ellos una historia contada por él varias veces y en esta ocasión me gustaría que la disfrutes tu tanto como yo:

Un padre y su hijo vivían en el campo, al comenzar el día acostumbraban a leer una porción de las escrituras y luego se dedicaban a realizar las tareas que requería el cuidado de su hacienda. Cierto día cumpliendo sus labores rutinarias, el hijo meditaba en la costumbre que por años habían mantenido antes del desayuno, pero concluía que en nada era provechoso, no resultaba aprender de memoria los textos bíblicos y habían ciertas cosas que no entendía, motivado por esa desilusión le preguntó a su padre: - ¿Para qué leemos la biblia todo el tiempo, si al final no recuerdo nada de lo que leo?

El padre comprendiendo la decepción de su hijo le respondió de una manera muy sabia. Le dijo: -Toma el canasto donde colocamos el carbón, ve al río y tráeme un canasto de agua.

El hijo desconcertado con aquella respuesta le refutó: -Pero papá es imposible que te traiga lo que me pides, puedo traerte un balde de agua, un vaso de agua, una botella con agua si quieres, pero no un canasto de agua.     

El padre le insistió hasta que el hijo se vio forzado a obedecerlo, y a regañadientes fue hasta el río, se agachó hasta que el canasto tocó el agua,  lo sumergió y lo sacó, pero tal como había predicho, el canasto no pudo retener el agua. Enojado continuó varias veces sólo por demostrarle a su padre su equivocación, al final cansado de tanto intentar sin resultados regresó a casa aún más molesto con su padre.

Al regresar alegó: ¡Viste papá! ¡Yo te dije que era imposible traer un canasto de agua!
Pero el padre preguntó: ¿Cuándo llevaste el canasto al río como estaba?
- Estaba negro porque es el canasto del carbón.

-Y ahora  después de sumergirlo varias veces en el río ¿Cómo está?
- Limpio.

-lo vez hijo, así mismo es nuestro corazón, sucio y negro por el pecado, pero la palabra de Dios es como el agua del río, a medida que tú te sumerges en ella, ella te va limpiando. Se necesitó de tu esfuerzo y tiempo para que el canasto quedara completamente limpio, hijo mío aunque no entiendas mucho de lo que dice la biblia, o no logres memorizar todos los versos, poco a poco mientras más lees tu biblia, vas descubriendo que tu corazón ya no es el mismo, pero se necesitan varias zambullidas para ver los resultados.

 Querida amiga, en ocasiones sucede lo que le ocurrió a este muchacho, pasas tiempo en las escrituras oras y elevas tus peticiones a Dios, pero parece no haber ninguna señal de cambio. 

Ciertamente la palabra de Dios transforma, pero no lo tomes como una fórmula mágica que resolverá al instante tus problemas pues implica un proceso que requiere despegarse de una vieja yo y dar paso a una nueva yo moldeada a la voluntad divina, se necesita tiempo y disposición de tu parte para cultivar ese nuevo estilo de vida, sin embargo estoy convencida de que Dios utiliza el tiempo de la soledad en Su presencia como una oportunidad para que tu vida interior sea transformada, no dejes pasar el tiempo, ¡Zambúllete hoy en su palabra! 





ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
el libro de Rut



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

    

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …