Ir al contenido principal

Devocional: La oportunidad para ser transformada



¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. Salmos 119:9

A decir verdad, no es que el hábito devocional cambie tu vida, en realidad es Cristo quien te transforma cada vez más a su imagen, el tiempo que pasas con Dios cada día es el medio por el cual surge el cambio.

Creo que desde que tengo uso de razón he escuchado la mayoría de los sermones que mi padre ha predicado, entre ellos una historia contada por él varias veces y en esta ocasión me gustaría que la disfrutes tu tanto como yo:

Un padre y su hijo vivían en el campo, al comenzar el día acostumbraban a leer una porción de las escrituras y luego se dedicaban a realizar las tareas que requería el cuidado de su hacienda. Cierto día cumpliendo sus labores rutinarias, el hijo meditaba en la costumbre que por años habían mantenido antes del desayuno, pero concluía que en nada era provechoso, no resultaba aprender de memoria los textos bíblicos y habían ciertas cosas que no entendía, motivado por esa desilusión le preguntó a su padre: - ¿Para qué leemos la biblia todo el tiempo, si al final no recuerdo nada de lo que leo?

El padre comprendiendo la decepción de su hijo le respondió de una manera muy sabia. Le dijo: -Toma el canasto donde colocamos el carbón, ve al río y tráeme un canasto de agua.

El hijo desconcertado con aquella respuesta le refutó: -Pero papá es imposible que te traiga lo que me pides, puedo traerte un balde de agua, un vaso de agua, una botella con agua si quieres, pero no un canasto de agua.     

El padre le insistió hasta que el hijo se vio forzado a obedecerlo, y a regañadientes fue hasta el río, se agachó hasta que el canasto tocó el agua,  lo sumergió y lo sacó, pero tal como había predicho, el canasto no pudo retener el agua. Enojado continuó varias veces sólo por demostrarle a su padre su equivocación, al final cansado de tanto intentar sin resultados regresó a casa aún más molesto con su padre.

Al regresar alegó: ¡Viste papá! ¡Yo te dije que era imposible traer un canasto de agua!
Pero el padre preguntó: ¿Cuándo llevaste el canasto al río como estaba?
- Estaba negro porque es el canasto del carbón.

-Y ahora  después de sumergirlo varias veces en el río ¿Cómo está?
- Limpio.

-lo vez hijo, así mismo es nuestro corazón, sucio y negro por el pecado, pero la palabra de Dios es como el agua del río, a medida que tú te sumerges en ella, ella te va limpiando. Se necesitó de tu esfuerzo y tiempo para que el canasto quedara completamente limpio, hijo mío aunque no entiendas mucho de lo que dice la biblia, o no logres memorizar todos los versos, poco a poco mientras más lees tu biblia, vas descubriendo que tu corazón ya no es el mismo, pero se necesitan varias zambullidas para ver los resultados.

 Querida amiga, en ocasiones sucede lo que le ocurrió a este muchacho, pasas tiempo en las escrituras oras y elevas tus peticiones a Dios, pero parece no haber ninguna señal de cambio. 

Ciertamente la palabra de Dios transforma, pero no lo tomes como una fórmula mágica que resolverá al instante tus problemas pues implica un proceso que requiere despegarse de una vieja yo y dar paso a una nueva yo moldeada a la voluntad divina, se necesita tiempo y disposición de tu parte para cultivar ese nuevo estilo de vida, sin embargo estoy convencida de que Dios utiliza el tiempo de la soledad en Su presencia como una oportunidad para que tu vida interior sea transformada, no dejes pasar el tiempo, ¡Zambúllete hoy en su palabra! 





ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
el libro de Rut



 Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jovenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga.

    

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…