Ir al contenido principal

En la obediencia hay bendición


En el proceso en que Rut iba a ser redimida vemos como Booz se toma el tiempo de ir hasta las puertas de la ciudad, allí era donde se realizaban los negocios de la ciudad. Booz va hasta allí, se sienta y espera al pariente de quién no se sabe el nombre, la Biblia no nos menciona y existen varias suposiciones del por qué no, pero lo que podemos aprender es que él quiso comprar el terreno de Rut dentro de su comodidad, dentro de su zona de confort, este pariente tenía el dinero necesario para poder comprar pero, no para amar a Rut y dejar que los hijos que vendrían, tuvieran el apellido de su difunto esposo. Él no quiso sacrificarse. ‘’Entonces no puedo redimir la tierra —respondió el pariente redentor— porque esto pondría en peligro mi propia herencia. Redime tú la tierra; yo no lo puedo hacer’’ (Rut 4:6).

Si Cristo dejó su trono de gloria y todos sus beneficios para venir a sufrir en este mundo caído por nosotras, ¿no deberíamos entregar nuestra vida entera por la causa del evangelio? Sacrificarnos por aquellos que necesitan más que nosotras hasta en los pequeños detalles, escuchando, dando el asiento y siendo de bendición donde nos toque estar.

Pero siguiendo con el caballero Booz, quién invita a el ‘’fulano’’ el pariente más cercano a tomar asiento para poder llegar a un acuerdo, llama también a diez líderes de la ciudad, a diez ancianos para que estos sean testigos de esta conversación.

Booz pudo haber hecho las cosas sin necesidad de testigos, o hacerlo en secreto o en medio de un gobierno corrupto decidir sobrepasar las leyes o hacer las cosas a su manera, pero no, Booz hizo bien las cosas.

¿Conoces algún gobierno corrupto, presidentes o jueces quienes son injustos en sus decisiones? Si te encuentras en algún país de Latinoamérica puedo asegurarte que sí. Pero nosotras no podemos deshonrar a ellos, debemos someternos al gobierno quién fue puesto por Dios para un propósito, aprendamos de Booz que a pesar de la corrupción en nuestro alrededor seamos obedientes a Dios y después a las leyes.

‘’Toda persona debe someterse a las autoridades de gobierno, pues toda autoridad proviene de Dios, y los que ocupan puestos de autoridad están allí colocados por Dios. Por lo tanto, cualquiera que se rebele contra la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido, y será castigado’’.
(Romanos 13:1-2)

Empieza respetando a Dios, a Su palabra, a tus padres por más de que alguno de ellos te haya abandonado o te haya fallado de manera muy grande, respeta a tus profesores y obedécelos. En la obediencia siempre hay bendición.





ACERCA DEL AUTOR


Antonella Azuaga
Tiene 21 años y sirve al Señor a través de Mujer Virtuosa, escribe para llevar las buenas noticias a los quebrantados y afligidos. Es parte la congregación más que vencedores en la que ama servir a Dios con su violín, vive en Paraguay junto con su familia, quienes también apoyan la familia de Ama a Dios Grandemente.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …