Ir al contenido principal

Planeando una Conquista


“Haré todo lo que me has dicho”. Rut 3:5

¿Podrías confiarle las decisiones de tu vida amorosa a otra persona?  De seguro que no, la época no nos estimula a eso, somos libres de elegir de quién nos queremos enamorar y con quién nos queremos casar,  podemos justificar nuestra respuesta con miles de apelaciones  y de hecho resultarían válidas.
 
Pero esta vez nos encontramos con algo extraño para nosotras, una viuda confiándole  por completo su vida amorosa a otra viuda.  Cabe resaltar  que las experiencias de vida habían unido tanto a estas dos mujeres que concretamente se tenían la una a la otra, al salir de Moab Rut le había confiado todo su futuro a Noemí y por supuesto a Dios quien estaba hilando toda esta historia, incluyendo también  el hecho de que algún día pudiera volver a casarse.

 Lo cierto es que Noemí quien conoce las costumbres de su pueblo, sabe que hay un pariente que puede redimir el nombre de la familia de Elimelec, comprando la tierra del difunto  y tomando por esposa a Rut. Así que ella pone manos a la obra.

Noemí puede ver más allá de lo que ve Rut y por eso le da instrucciones específicas:

“Báñate y perfúmate y ponte tu mejor ropa…cuando se valla a dormir, te fijas dónde se acuesta. Luego vas, le destapas los pies, y te acuestas allí. Verás que él mismo te dice lo que tienes que hacer”. Rut 3:3-4

Este cuadro es muy tierno, de nuevo vemos a Dios detrás de escena  abriendo el entendimiento de Noemí para proveer un esposo a Rut, aquella anciana le está indicando a su nuera cómo puede llamar la atención de un hombre.  ¡¿Y a qué chica no le gustaría que le den tips para atraer al chico que le gusta?!

La cuestión que se pone en juego en nuestros días es ¿qué tipo de persona está aconsejando nuestra vida amorosa? De verdad me asombra la cantidad de artículos de revistas, blogs femeninos, conversaciones entre amigas de la escuela, vecinas, etc.  que exponen todo tipo de consejos sobre cómo conquistar a un chico, con el fin de excitarlo y obtener un momento de placer.

 Nada de esto concuerda con Rut y Noemí, ellas no se traían un plan astuto entre manos, es más Rut no tiene pretensiones de seducir a Booz, sino que se pone a sus pies en símbolo de humillación, al servicio de él rogándole con su acción misericordia para su casa.    

¿A quién le estás confiando tus asuntos amorosos? Si lo haces con aquellas amigas que poco y nada tienen de temor a Dios, será poco probable que tengas un buen final.

 Pero ¿qué tal si dejas que una anciana en la Palabra aconseje tus sentimientos? Puede que las sugerencias que te dé no sean en absoluto parecidas a los artículos de Cosmopolitan,  puede ser que te pida que en vez de perfumarte, ponerte tu mejor ropa de conquista y esos tacones mortales, te pongas de rodillas para orar, o puede ser que te pida que desistas de esos sentimientos.  ¿Estarías dispuesta a decir lo que dijo Rut?

“Haré todo lo que me has dicho”. Rut 3:5

Rut estuvo dispuesta a aceptar las condiciones de Noemí, porque sabía que Dios la estaba dirigiendo, confió en sus sabios consejos;  las ediciones de blogs y revistas femeninas ¿Qué clase de gente las dirige?, ¿Qué valores gobiernan la vida moral de tus amigas?, ¿Podrás confiar en ellas? 

Puede que no te gusten los consejos de la mujer de cabello blanco que apenas puede caminar, pero si le atiendes, esos consejos serán la voz de Dios hablando a tu corazón.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…