Ir al contenido principal

Por favor Quédate


“Pero Rut se aferró a ella”. Rut 1:14

El comienzo del libro de Rut nos plantea una tragedia familiar, todos los hombres están muertos, y tres mujeres quedan como barco a la deriva, bien pudiera ser el trágico final de una familia que encuentra refugio en los campos de Moab y allí se establecen, pero  lo curioso es que a nosotras hoy nos llega como el inicio de la historia; los tres difuntos Elimelec y sus hijos y también las tres viudas ya contaron toda la historia que tenían para contar, ahora es el turno de Dios.

Noemí  está cerrando un ciclo en Moab con lo cual cerrará la historia de su vida, toma la decisión de regresar a Belén, pero aún le queda algo pendiente, romper forzosamente los lazos que la unen a sus dos nueras, entonces les pide:

“¡miren, vuelva cada una a la casa de su madre! Que el Señor las trate a ustedes con el mismo amor y lealtad que ustedes han mostrado con los que murieron y conmigo”. Rut 1:8

Ya no hay nada que las pueda unir, Orfa lo había estado premeditando, aunque deseaba quedarse con Noemí, era realista, tenía más futuro dentro de Moab que siendo extranjera al lado de una anciana que pronto moriría. Orfa aceptó el fin de esta convivencia y se despidió.

Pero justo antes de que Noemí pusiera punto final a la historia, aparece Dios en escena, moviendo el corazón de Rut a permanecer al lado de su suegra.  Dios nunca llega ni antes, ni después. Entonces Rut se aferra a ella, no la quiere soltar, no soporta la idea de dejarla ir así como si nada.

Creo que aunque Rut era moabita, había aprendido a amar al Dios de esta familia hebrea, había aprendido a conocer a Dios, y supo en el fondo de su corazón que lo correcto era permanecer al lado de esta débil anciana que la conduciría hasta la gracia de Dios:

  “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios”.

Esto me hace pensar en cuán superficiales somos las jóvenes de esta generación, si una amistad no funciona, es fácil darle de baja y buscar una nueva amiga, si las cosas en casa no andan bien, es más fácil encerrase en el cuarto o mejor irse de casa. Ahora es tan fácil desechar las personas, como cambiarte de ropa.

He leído en internet algo como esto: Para que nada nos separe, que nada nos una. Esta manera de  pensar es opuesta radicalmente a lo que Cristo nos ha enseñado, lo que hace es debilitar nuestras relaciones fomentando el individualismo y el orgullo del corazón, ser una joven cristiana te lleva a  vivir tu fe con otros, estar dispuesta a luchar por la unidad, y practicar el amor que es leal y misericordioso.

Rut, nos deja una maravillosa enseñanza: el amor leal. ¿Tienes una madre que detestas?: abrázala y quédate con ella, con la ayuda de Dios sana esa relación. Muéstrale amor.  ¿Tienes una amiga convertida en enemiga?: perdónala y quédate junto a ella, haz que funcione de nuevo. ¿Tienes hermanos/as que aunque viven en el mismo techo no se conocen? Ve a su cuarto y aférrate a ellos.  ¿Conoces a alguna chica por quien la gente piensa que no vale la pena luchar? Acércate y quédate con ella sin importar lo que pase.

 Sé como Rut, demuestra un amor leal y fiel que permanece aún en las peores circunstancias. Haz lo que hizo Rut, quédate justo allí, en el lugar donde Dios te ha colocado. 

Estoy segura que Noemí  en el fondo de su corazón necesitaba que Rut se quedara con ella, todas estas personas esperan que tú también lo hagas.


 Por favor quédate. 




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …