Ir al contenido principal

UNA HISTORIA DE AMOR


“Y dijeron todos los del pueblo que estaban a la puerta con los ancianos: Testigos somos. Jehová haga a la mujer que entra en tu casa como a Raquel y a Lea, las cuales edificaron la casa de Israel” (Rut 4:11)

¿Eres romántica? Yo lo soy por naturaleza, me gusta ver películas de amor y dramas donde terminan en un final feliz.  Mi imaginación volaba muy a menudo entre los 14 y los 20 años y soñaba con esos príncipes azules, con esas historias de amor que leía en condensadas historias de Corín Tellado, una famosa escritora española de novelas rosas.

Sin embargo, la Biblia es el Libro de los Libros por excelencia, y también puedes encontrar bellas historias de amor como la de Rut y Booz.

Finalmente vemos cómo Dios en su plan soberano permite esta unión entre una mujer moabita y este judío, a veces no entendemos ciertas circunstancias y me preguntó, ¿por qué Dios permitió que Rut, una mujer extranjera estuviera en la línea directa de descendencia de Jesús?

Simplemente porque nuestro Dios es un Dios de amor y misericordia, y la salvación no fue exclusiva para Israel, si no para todas las naciones.  ¿Recuerdas lo que le dijo Dios a Abraham? “Y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.” (Génes 12:3) porque a través de la simiente de Abraham vendría la Salvación para esta humanidad. 

Y Dios estaba tejiendo Su historia, tú historia y mí historia a través de la historia de amor de Rut y Booz, porque a través de esta unión matrimonial Dios iba a preparar el camino del Mesías y la mejor Historia de Amor jamás contada, el sacrificio de Jesús en la cruz por amor a nosotras.

¿Estás dejando que Dios escriba Su historia de amor en tu vida? Quizás hayas pasado por una desilusión amorosa o una decepción, o tal vez has sido traicionada y estás envuelta en una tragedia dolorosa. Y vemos como el mundo se nos viene encima, nuestros planes futuros se desmoronan, pero el Señor está escribiendo Tú Historia, si le permites a El ejercer su voluntad.

¿Tienes un corazón como el de Rut? ¿Valiente, decidido y determinado a buscar al único Dios? ¿Dejas que Dios sea el Señor de tu vida? ¿Confías en Él y en Sus promesas? Dios siempre tiene el plan perfecto, no tiene un plan B, tiene el mejor plan diseñado para andar en sus caminos y cuando nos desviamos, aún asi, Él en su misericordia nos pone en el riel correcto.

¿Para qué? Para edificar y establecer Su reino en nuestras vidas.

Permitéme contarte una historia.  “Ella era una chica en pleno esplendor de su juventud, tenía un novio cristiano a quien amaba con todo su corazón, era su príncipe azul, llevaban dos años de una relación hermosa, tenían planes de MATRIMONIO, sin embargo algo sucedió en esa relación que se fue desgastando con el tiempo y Dios no era parte fundamental. Con el tiempo se rompe esta relación de noviazgo y se produce un quiebre emocional tremendo en la vida de ella, hasta que es tratada por Dios, Él comienza a sanar sus heridas, a edificar su reino, sentando bases solidas en su relación personal con Él y decide buscar a Dios, confiar en Él. Luego de un proceso doloroso, un día ocurre algo que cambia totalmente su forma de pensar, los cambios los hace Dios, ella decide soltar esos sentimientos por ese chico y en un acto de fe y de entrega, le dice a Dios que haga su voluntad. Y Dios lo hizo, al tiempo después este joven se casa con otra chica (no cristiana) y no permite ningún encuentro en los próximos 6 u 8 años. Ella permanece soltera por estos años sin tener relación alguna, donde se dedica a servir a Dios y donde Dios sigue tratando con su vida. Vive tiempos hermosos como también temporadas en las que se siente sola, triste, vulnerable como somos las chicas, hay una presión, la sociedad, dice ¿cuándo te vas a casar?, sin embargo ella espera el tiempo de Dios y sigue buscando la voluntad de Dios y luego después de un largo tiempo, finalmente llega ese Booz a su vida, no es el hombre perfecto, ni el príncipe azul (porque este no existe, solo en nuestra mente), pero si el hombre que Dios tenía para su vida. Ese hombre es mi esposo.


Y sí existen “finales felices”, porque cuando pones a Dios en primer lugar, aseguras que su voluntad sea buena, agradable y perfecta porque su tiempo es perfecto. No hay final infeliz o tragedia dolorosa que no termine nunca, siempre hay una luz de esperanza porque Dios quiere EDIFICAR Su Vida, Su Reino en nuestras vidas para seguir escribiendo Su Historia de Amor, la mejor y esa está en la vida de CRISTO, siempre y cuando decidas poner a Dios como numero uno de tu vida y como el Señor de ella. Dios es fiel, siempre fiel.




ACERCA DEL AUTOR


Elba Castañeda

Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…