Ir al contenido principal

arrepentirse es avanzar




Pedro…. ¡cuántas no hemos sido como él!

En el caminar cristiano, y en la juventud se tienen muchas dudas, somos impulsivas y nos sentimos en un vaivén permanente de emociones. A veces tenemos la capacidad de dar todo por Jesús y otras, simplemente no queremos saber nada de quien nos salvó por amor. 

Pedro negó a quien había sido su amigo, su compañero, el que le había enseñado cosas que jamás había visto ni oído, Pedro había confesado con su boca que Jesús era el Hijo de Dios y dice la Biblia que Dios mismo le dio esta revelación a Pedro (Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Matero 16:16).

Pedro uso palabras duras de oír y que muchas veces son “palabras mentirosas” y puede que tú las hayas usado con quienes amas o tal vez con el propio Jesús, quizás se te hacen familiares frases como “jamás seré como tú”, “nunca quiero volver a esa iglesia”, “yo nunca soy considerada”, “siempre me obligan a hacer algo que no quiero” y puedo seguir escribiendo frases que llevan esas palabras duras que lastiman a otros y de las que después tanto nos arrepentimos.

Algo como lo que tú estás viviendo le paso al apóstol Pedro, negó a quien tanto amó y aunque Jesús le había dicho que así sería no le creyó (una vez más). Seguramente esas palabras quedaron dando vueltas y más vueltas en la cabeza de Pedro, pero ¿Cómo él iba a negar a Jesús? ¡ni loco! ¿Qué podía ser tan terrible para que eso sucediera? No lo sabía.   

Lo que debemos rescatar cada vez que tú y yo hacemos cosas que hieren a quienes amamos o incluso con nos hemos visto negando nuestra fe y pareciera que nuestra boca va más rápido que nuestros pensamientos, es que Dios nos da una nueva oportunidad. Pedro la tuvo y tú y yo también.

Primero se arrepintió, lloró amargamente (Mateo 26:75) y luego, cuando Jesús ya había ascendido al cielo a la diestra del Padre, Pedro pudo ser testigo de Jesús y no volvió a negarle, había aprendido la lección y el dolor que se siente el negar a quien dio todo por él.

Lo vemos tiempo después predicando, sanando y escribiendo lo que había aprendido del Hijo de Dios, comprendió que eran muy pocos los que habían tenido el privilegio de haber compartido tanto con Jesús, incluso el pan! Y que muchos desearían tener, aunque sea dos segundos a su lado al Maestro.

Amiga tal vez estés pasando por esa etapa en la que estas luchando por dentro, donde no sabes que decidir, porque este mundo te llama a negar a Jesús por un placer momentáneo y por otro lado tienes a Aquel que ha dado todo por ti, quien te consuela y te socorre cuando nadie más está a tu lado y quien te da placeres eternos, recompensas que perduraran incluso después de esta vida.

O quizás estas luchando con alguna relación de amistad o familiar donde heriste a quien te ama por usar palabras duras y mentirosas y es tu orgullo el que no te deja pedir perdón y arrepentirte.

No pierdas más tiempo Dios está ahí a tu lado esperando con dulzura que vuelvas a Él. Que te arrepientas para poder perdonarte y así desarrollar el plan perfecto y maravilloso que tiene para ti.

Y si tienes una relación en mal estado con alguien cercano, no esperes más y pide perdón, reconcíliate no hay tiempo que perder.


Dios quiere trasformar tu vida y mostrarte las cosas grandes que tiene guardadas para ti. Aprende de Pedro quien llegó a ser un hombre que todos conocían porque amaba a su Salvador y que su Salvador pudo transformar para Su gloria.  





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"





Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…