Ir al contenido principal

arrepentirse es avanzar




Pedro…. ¡cuántas no hemos sido como él!

En el caminar cristiano, y en la juventud se tienen muchas dudas, somos impulsivas y nos sentimos en un vaivén permanente de emociones. A veces tenemos la capacidad de dar todo por Jesús y otras, simplemente no queremos saber nada de quien nos salvó por amor. 

Pedro negó a quien había sido su amigo, su compañero, el que le había enseñado cosas que jamás había visto ni oído, Pedro había confesado con su boca que Jesús era el Hijo de Dios y dice la Biblia que Dios mismo le dio esta revelación a Pedro (Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Matero 16:16).

Pedro uso palabras duras de oír y que muchas veces son “palabras mentirosas” y puede que tú las hayas usado con quienes amas o tal vez con el propio Jesús, quizás se te hacen familiares frases como “jamás seré como tú”, “nunca quiero volver a esa iglesia”, “yo nunca soy considerada”, “siempre me obligan a hacer algo que no quiero” y puedo seguir escribiendo frases que llevan esas palabras duras que lastiman a otros y de las que después tanto nos arrepentimos.

Algo como lo que tú estás viviendo le paso al apóstol Pedro, negó a quien tanto amó y aunque Jesús le había dicho que así sería no le creyó (una vez más). Seguramente esas palabras quedaron dando vueltas y más vueltas en la cabeza de Pedro, pero ¿Cómo él iba a negar a Jesús? ¡ni loco! ¿Qué podía ser tan terrible para que eso sucediera? No lo sabía.   

Lo que debemos rescatar cada vez que tú y yo hacemos cosas que hieren a quienes amamos o incluso con nos hemos visto negando nuestra fe y pareciera que nuestra boca va más rápido que nuestros pensamientos, es que Dios nos da una nueva oportunidad. Pedro la tuvo y tú y yo también.

Primero se arrepintió, lloró amargamente (Mateo 26:75) y luego, cuando Jesús ya había ascendido al cielo a la diestra del Padre, Pedro pudo ser testigo de Jesús y no volvió a negarle, había aprendido la lección y el dolor que se siente el negar a quien dio todo por él.

Lo vemos tiempo después predicando, sanando y escribiendo lo que había aprendido del Hijo de Dios, comprendió que eran muy pocos los que habían tenido el privilegio de haber compartido tanto con Jesús, incluso el pan! Y que muchos desearían tener, aunque sea dos segundos a su lado al Maestro.

Amiga tal vez estés pasando por esa etapa en la que estas luchando por dentro, donde no sabes que decidir, porque este mundo te llama a negar a Jesús por un placer momentáneo y por otro lado tienes a Aquel que ha dado todo por ti, quien te consuela y te socorre cuando nadie más está a tu lado y quien te da placeres eternos, recompensas que perduraran incluso después de esta vida.

O quizás estas luchando con alguna relación de amistad o familiar donde heriste a quien te ama por usar palabras duras y mentirosas y es tu orgullo el que no te deja pedir perdón y arrepentirte.

No pierdas más tiempo Dios está ahí a tu lado esperando con dulzura que vuelvas a Él. Que te arrepientas para poder perdonarte y así desarrollar el plan perfecto y maravilloso que tiene para ti.

Y si tienes una relación en mal estado con alguien cercano, no esperes más y pide perdón, reconcíliate no hay tiempo que perder.


Dios quiere trasformar tu vida y mostrarte las cosas grandes que tiene guardadas para ti. Aprende de Pedro quien llegó a ser un hombre que todos conocían porque amaba a su Salvador y que su Salvador pudo transformar para Su gloria.  





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"





Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…