Ir al contenido principal

arrepentirse es avanzar




Pedro…. ¡cuántas no hemos sido como él!

En el caminar cristiano, y en la juventud se tienen muchas dudas, somos impulsivas y nos sentimos en un vaivén permanente de emociones. A veces tenemos la capacidad de dar todo por Jesús y otras, simplemente no queremos saber nada de quien nos salvó por amor. 

Pedro negó a quien había sido su amigo, su compañero, el que le había enseñado cosas que jamás había visto ni oído, Pedro había confesado con su boca que Jesús era el Hijo de Dios y dice la Biblia que Dios mismo le dio esta revelación a Pedro (Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Matero 16:16).

Pedro uso palabras duras de oír y que muchas veces son “palabras mentirosas” y puede que tú las hayas usado con quienes amas o tal vez con el propio Jesús, quizás se te hacen familiares frases como “jamás seré como tú”, “nunca quiero volver a esa iglesia”, “yo nunca soy considerada”, “siempre me obligan a hacer algo que no quiero” y puedo seguir escribiendo frases que llevan esas palabras duras que lastiman a otros y de las que después tanto nos arrepentimos.

Algo como lo que tú estás viviendo le paso al apóstol Pedro, negó a quien tanto amó y aunque Jesús le había dicho que así sería no le creyó (una vez más). Seguramente esas palabras quedaron dando vueltas y más vueltas en la cabeza de Pedro, pero ¿Cómo él iba a negar a Jesús? ¡ni loco! ¿Qué podía ser tan terrible para que eso sucediera? No lo sabía.   

Lo que debemos rescatar cada vez que tú y yo hacemos cosas que hieren a quienes amamos o incluso con nos hemos visto negando nuestra fe y pareciera que nuestra boca va más rápido que nuestros pensamientos, es que Dios nos da una nueva oportunidad. Pedro la tuvo y tú y yo también.

Primero se arrepintió, lloró amargamente (Mateo 26:75) y luego, cuando Jesús ya había ascendido al cielo a la diestra del Padre, Pedro pudo ser testigo de Jesús y no volvió a negarle, había aprendido la lección y el dolor que se siente el negar a quien dio todo por él.

Lo vemos tiempo después predicando, sanando y escribiendo lo que había aprendido del Hijo de Dios, comprendió que eran muy pocos los que habían tenido el privilegio de haber compartido tanto con Jesús, incluso el pan! Y que muchos desearían tener, aunque sea dos segundos a su lado al Maestro.

Amiga tal vez estés pasando por esa etapa en la que estas luchando por dentro, donde no sabes que decidir, porque este mundo te llama a negar a Jesús por un placer momentáneo y por otro lado tienes a Aquel que ha dado todo por ti, quien te consuela y te socorre cuando nadie más está a tu lado y quien te da placeres eternos, recompensas que perduraran incluso después de esta vida.

O quizás estas luchando con alguna relación de amistad o familiar donde heriste a quien te ama por usar palabras duras y mentirosas y es tu orgullo el que no te deja pedir perdón y arrepentirte.

No pierdas más tiempo Dios está ahí a tu lado esperando con dulzura que vuelvas a Él. Que te arrepientas para poder perdonarte y así desarrollar el plan perfecto y maravilloso que tiene para ti.

Y si tienes una relación en mal estado con alguien cercano, no esperes más y pide perdón, reconcíliate no hay tiempo que perder.


Dios quiere trasformar tu vida y mostrarte las cosas grandes que tiene guardadas para ti. Aprende de Pedro quien llegó a ser un hombre que todos conocían porque amaba a su Salvador y que su Salvador pudo transformar para Su gloria.  





ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"





Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…