Ir al contenido principal

¡Atrévete!


“Y Él (Jesús) dijo Ven: Y descendiendo pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús”. Mateo 14:29

El carácter impulsivo de Pedro le llevaba a tomar riesgos y el pasaje tomado hoy es un vivo ejemplo de ello: todo el mundo está temeroso por la fuerte tormenta que azota la barca, entran en pánico al observar lo que les parece un fantasma, cuando de repente movido por la adrenalina del momento,  Pedro grita algo que a mi parecer jamás pensó dos veces ¡Y Jesús lo animó a correr el riesgo!

 Me imagino aquella escena y puedo ver la cara de asombro que tienen los discípulos, estoy segura de que alguno pensó: “¡Siempre Pedro metiéndose de narices! ¡Está loco!” Pero allí está aquel loco haciendo lo que ningún otro se atrevió hacer.

Yo me identifico con los discípulos, no soy de las que actúan por impulsividad,  suelo mirar todos los detalles para ver si lo que voy a arriesgar vale la pena o no, y aunque valiera la pena, tengo que tomar mis debidas precauciones.

Una vez una amiga con el carácter de Pedro, me propuso salir de la ciudad para aventurarnos en la búsqueda de una laguna, la idea era ir en una moto prestada que no tenía papeles, sin casco de protección, con la mitad del combustible en el tanque y con una fisura de aceite, la moto podía dañarse y nosotras tener un severo accidente.

“Hay no se Tamara, ¿Y si nos pasa algo?” Yo quería ir, sabía que era arriesgado en semejantes circunstancias, después de tanto pensar teníamos que tomar una decisión,  entonces  dije: ¡Vamos en el nombre de Dios! Sabía que si lo pensaba un poco más terminaría en casa tomando jugo así que por fin me arriesgué. Hicimos un trayecto como de 30 Km, un trecho en realidad corto, pero lo sentí como el viaje más largo de mi vida, yo iba tiesa de los nervios rogando a Dios por todo el camino que nada malo pasara. Cuando llegamos al paraíso encontrado, hice una profunda respiración seguida de una enorme carcajada que delataba mi miedo. ¡Qué locura! 

Pero el bello paisaje absorbió mi mente por completo, superó los nervios llevándome a la plenitud de aquel atardecer veraniego. Había valido la pena correr el riesgo, el regreso a casa fue historia.

Dios en un Dios que en nuestro lenguaje toma riesgos, ya que para él no existen cosas que lo puedan poner en situaciones de peligro o de perder algo, pero para nuestra mentalidad humana exponer a Cristo Jesús al escrutinio del hombre y dejarlo caer en manos de pecadores para que lo mataran fue realmente un riesgo que asumió voluntariamente, sabiendo que todo apuntaba a la restauración de la intimidad entre Él y nosotros.

 Dios también desea que tomemos riesgos necesarios para acercarnos a él, lo que hizo Pedro fue exponer sus propias debilidades humanas (ningún hombre puede caminar sobre el agua) para ser  sostenido por Jesús.

El Señor te llama a pisar fuera de tu cómodo barquito para exponerte a situaciones de las que no tienes control y no pretende que recorras el trecho limpiamente, si sientes que la duda te aprisiona, está bien, el miedo dirigirá tus ojos a Cristo, para que seas maravillosamente sostenida por él. No te quedes dentro de tu lugar cómodo, es más seguro cuando puedes atravesar las tormentas de la vida de la mano de Cristo. Él vendrá por ti, tomar la decisión no es fácil, pero Él mismo puede transformarte hasta convertirte en una mujer valiente para decir:¡Si Señor iré en el nombre de Dios!

Los primeros pasos que des serán titubeantes, pero mientras más de cerca mires al Señor, podrás correr sobre las aguas, volar sobre los montes, terminarás riendo a carcajadas diciendo: ¡Oh Señor quiero intentarlo otra vez!

¿Te has arriesgado alguna vez? Arriésgate por Cristo, no tienes nada que perder.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

   


Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …