Ir al contenido principal

¡Atrévete!


“Y Él (Jesús) dijo Ven: Y descendiendo pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús”. Mateo 14:29

El carácter impulsivo de Pedro le llevaba a tomar riesgos y el pasaje tomado hoy es un vivo ejemplo de ello: todo el mundo está temeroso por la fuerte tormenta que azota la barca, entran en pánico al observar lo que les parece un fantasma, cuando de repente movido por la adrenalina del momento,  Pedro grita algo que a mi parecer jamás pensó dos veces ¡Y Jesús lo animó a correr el riesgo!

 Me imagino aquella escena y puedo ver la cara de asombro que tienen los discípulos, estoy segura de que alguno pensó: “¡Siempre Pedro metiéndose de narices! ¡Está loco!” Pero allí está aquel loco haciendo lo que ningún otro se atrevió hacer.

Yo me identifico con los discípulos, no soy de las que actúan por impulsividad,  suelo mirar todos los detalles para ver si lo que voy a arriesgar vale la pena o no, y aunque valiera la pena, tengo que tomar mis debidas precauciones.

Una vez una amiga con el carácter de Pedro, me propuso salir de la ciudad para aventurarnos en la búsqueda de una laguna, la idea era ir en una moto prestada que no tenía papeles, sin casco de protección, con la mitad del combustible en el tanque y con una fisura de aceite, la moto podía dañarse y nosotras tener un severo accidente.

“Hay no se Tamara, ¿Y si nos pasa algo?” Yo quería ir, sabía que era arriesgado en semejantes circunstancias, después de tanto pensar teníamos que tomar una decisión,  entonces  dije: ¡Vamos en el nombre de Dios! Sabía que si lo pensaba un poco más terminaría en casa tomando jugo así que por fin me arriesgué. Hicimos un trayecto como de 30 Km, un trecho en realidad corto, pero lo sentí como el viaje más largo de mi vida, yo iba tiesa de los nervios rogando a Dios por todo el camino que nada malo pasara. Cuando llegamos al paraíso encontrado, hice una profunda respiración seguida de una enorme carcajada que delataba mi miedo. ¡Qué locura! 

Pero el bello paisaje absorbió mi mente por completo, superó los nervios llevándome a la plenitud de aquel atardecer veraniego. Había valido la pena correr el riesgo, el regreso a casa fue historia.

Dios en un Dios que en nuestro lenguaje toma riesgos, ya que para él no existen cosas que lo puedan poner en situaciones de peligro o de perder algo, pero para nuestra mentalidad humana exponer a Cristo Jesús al escrutinio del hombre y dejarlo caer en manos de pecadores para que lo mataran fue realmente un riesgo que asumió voluntariamente, sabiendo que todo apuntaba a la restauración de la intimidad entre Él y nosotros.

 Dios también desea que tomemos riesgos necesarios para acercarnos a él, lo que hizo Pedro fue exponer sus propias debilidades humanas (ningún hombre puede caminar sobre el agua) para ser  sostenido por Jesús.

El Señor te llama a pisar fuera de tu cómodo barquito para exponerte a situaciones de las que no tienes control y no pretende que recorras el trecho limpiamente, si sientes que la duda te aprisiona, está bien, el miedo dirigirá tus ojos a Cristo, para que seas maravillosamente sostenida por él. No te quedes dentro de tu lugar cómodo, es más seguro cuando puedes atravesar las tormentas de la vida de la mano de Cristo. Él vendrá por ti, tomar la decisión no es fácil, pero Él mismo puede transformarte hasta convertirte en una mujer valiente para decir:¡Si Señor iré en el nombre de Dios!

Los primeros pasos que des serán titubeantes, pero mientras más de cerca mires al Señor, podrás correr sobre las aguas, volar sobre los montes, terminarás riendo a carcajadas diciendo: ¡Oh Señor quiero intentarlo otra vez!

¿Te has arriesgado alguna vez? Arriésgate por Cristo, no tienes nada que perder.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

   


Comentarios

También te recomendamos leer:

A un paso de la victoria

En ésta primer semana de estudio, al leer cada día acerca de Josué y el pueblo de Israel al borde de la conquista de la tierra prometida, me transportaba tiempo atrás a los campamentos juveniles de mi congregación cuando dentro de las actividades grupales competíamos en “la búsqueda del tesoro”. Este juego trataba de ir en busca deun premio, siguiendo pistas, lineamientos e instrucciones que de seguirlos al pie de la letra nos llevarían a encontrarlo. 
Para Josué y el pueblo de Israel, la promesa que Dios les había hecho estaba por cumplirse y aunque esa tierra ya les pertenecía, era necesario que la conquistasen. Una noticia como ésta podría causar un poco de temor o incertidumbre sin embargo solo necesitaban estar atentos a la voz de Dios quien les daría las instrucciones para conseguirlo.

Podría parecer  que Dios quería hacerles difícil alcanzar la promesa sin embargo tenía un plan perfecto como lo tiene para nosotras. Dios quería que el pueblo aprendiera a obedecer mientras confiaba…

Descubre las intenciones de tu enemigo

“¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos”. Salmos 19:12
En la serie que estamos estudiando, nuestro héroe y líder Josué también se equivocó.
El texto bíblico con el que comenzamos, es una oración cantada de David, que profundamente le expresa a Dios la necesidad que tiene de ser librado de sí mismo, porque no hay ser humano sobre la faz de la tierra que pueda comprenderse a la perfección y dominar sus impulsos irracionales en sus propias fuerzas, No podemos confiarnos de nosotros mismos, porque en cualquier momento nuestro corazón puede fallar. Parece que esto fue lo que le pasó a Josué.
Fue tan sutilmente engañado, que su corazón se confió y tomó decisiones sin consultar a Dios. ¿Qué fue lo que sucedió? Recapitulemos rápidamente (Josué capítulo 9): Josué está en el centro de la voluntad de Dios en arenas de sus fieras conquistas, los Gabaonitas sabían que era cuestión de tiempo para que Israel fuera tras ellos, así que tramaron un astuto plan para sa…

Victoria en seguir las instrucciones

Rodearéis, pues, la ciudad todos los hombres de guerra, yendo alrededor de la ciudad una vez; y esto haréis durante seis días. Josué 6:3

¿Instrucciones?... esta semana vimos como hubo quien supo cumplir con instrucciones recibidas, aunque a decir verdad todos a lo largo de nuestra vida hemos recibido y recibimos diferentes instrucciones ya sean orales o escritas... pero ¿que es instrucción?

Segun la Real Academia Academia de la Lengua Española "instrucción" es el conjunto de reglas o advertencias para algún fin. Si estuviera ahora delante de ustedes y preguntara: ¡quien no ha recibido o no ha seguido instrucciones alguna vez que levante la mano!, y aunque no las tengo frente mio estoy segura que no habría ninguna mano levantada ¿cierto?
Josué y el pueblo de Israel estaban frente a Jericó y la ciudad se encontraba con las puertas bien cerradas (Josue 6:1). Jericó, debido a sus grandes y fortificadas murallas era considerada una ciudad poderosa y también con gran fuerza milit…

Caminar en victoria es caminar en paz

Josué capítulos 7 y 8.
Muchas veces pensamos que nadie se va a enterar de ese pecado que tenemos oculto, que mientras nos preocupemos de no publicar nada en las redes sociales estamos a salvo, si en casa evitamos en tema, no habrá manera que se enteren. Puede ser cualquier cosa que sabes que esta mal y que tu conciencia no te deja disfrutarlo en paz, desde el momento en que lo tienes que ocultar sabes que es algo que no está bien y de seguro es algo que a Dios no le agrada, puede ser un novio al que no puedes presentar a tu familia y prefieres mantener esa relación en el anonimato, o quizás algo que lleves en tu cuerpo que sabes que está mal o simplemente un sentimiento arraigado en tu interior del que nadie puede enterarse y sientes que debes pasarte la vida fingiendo.
Algo asi le paso a Acán, él tenía claro cuáles eran las instrucciones de Dios; ir y poseer la tierra, no tomar nada de allí, no podían sacar un botín de ese lugar porque Dios lo había declarado maldito, todo lo que …