Ir al contenido principal

¡Atrévete!


“Y Él (Jesús) dijo Ven: Y descendiendo pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús”. Mateo 14:29

El carácter impulsivo de Pedro le llevaba a tomar riesgos y el pasaje tomado hoy es un vivo ejemplo de ello: todo el mundo está temeroso por la fuerte tormenta que azota la barca, entran en pánico al observar lo que les parece un fantasma, cuando de repente movido por la adrenalina del momento,  Pedro grita algo que a mi parecer jamás pensó dos veces ¡Y Jesús lo animó a correr el riesgo!

 Me imagino aquella escena y puedo ver la cara de asombro que tienen los discípulos, estoy segura de que alguno pensó: “¡Siempre Pedro metiéndose de narices! ¡Está loco!” Pero allí está aquel loco haciendo lo que ningún otro se atrevió hacer.

Yo me identifico con los discípulos, no soy de las que actúan por impulsividad,  suelo mirar todos los detalles para ver si lo que voy a arriesgar vale la pena o no, y aunque valiera la pena, tengo que tomar mis debidas precauciones.

Una vez una amiga con el carácter de Pedro, me propuso salir de la ciudad para aventurarnos en la búsqueda de una laguna, la idea era ir en una moto prestada que no tenía papeles, sin casco de protección, con la mitad del combustible en el tanque y con una fisura de aceite, la moto podía dañarse y nosotras tener un severo accidente.

“Hay no se Tamara, ¿Y si nos pasa algo?” Yo quería ir, sabía que era arriesgado en semejantes circunstancias, después de tanto pensar teníamos que tomar una decisión,  entonces  dije: ¡Vamos en el nombre de Dios! Sabía que si lo pensaba un poco más terminaría en casa tomando jugo así que por fin me arriesgué. Hicimos un trayecto como de 30 Km, un trecho en realidad corto, pero lo sentí como el viaje más largo de mi vida, yo iba tiesa de los nervios rogando a Dios por todo el camino que nada malo pasara. Cuando llegamos al paraíso encontrado, hice una profunda respiración seguida de una enorme carcajada que delataba mi miedo. ¡Qué locura! 

Pero el bello paisaje absorbió mi mente por completo, superó los nervios llevándome a la plenitud de aquel atardecer veraniego. Había valido la pena correr el riesgo, el regreso a casa fue historia.

Dios en un Dios que en nuestro lenguaje toma riesgos, ya que para él no existen cosas que lo puedan poner en situaciones de peligro o de perder algo, pero para nuestra mentalidad humana exponer a Cristo Jesús al escrutinio del hombre y dejarlo caer en manos de pecadores para que lo mataran fue realmente un riesgo que asumió voluntariamente, sabiendo que todo apuntaba a la restauración de la intimidad entre Él y nosotros.

 Dios también desea que tomemos riesgos necesarios para acercarnos a él, lo que hizo Pedro fue exponer sus propias debilidades humanas (ningún hombre puede caminar sobre el agua) para ser  sostenido por Jesús.

El Señor te llama a pisar fuera de tu cómodo barquito para exponerte a situaciones de las que no tienes control y no pretende que recorras el trecho limpiamente, si sientes que la duda te aprisiona, está bien, el miedo dirigirá tus ojos a Cristo, para que seas maravillosamente sostenida por él. No te quedes dentro de tu lugar cómodo, es más seguro cuando puedes atravesar las tormentas de la vida de la mano de Cristo. Él vendrá por ti, tomar la decisión no es fácil, pero Él mismo puede transformarte hasta convertirte en una mujer valiente para decir:¡Si Señor iré en el nombre de Dios!

Los primeros pasos que des serán titubeantes, pero mientras más de cerca mires al Señor, podrás correr sobre las aguas, volar sobre los montes, terminarás riendo a carcajadas diciendo: ¡Oh Señor quiero intentarlo otra vez!

¿Te has arriesgado alguna vez? Arriésgate por Cristo, no tienes nada que perder.



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

   


Comentarios

También te recomendamos leer:

Denuncia contra la corrupción

“Tú que te dices casa de Jacob. ¿Se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?” Miqueas 2:7
Recientemente me encontré con una clasificación estadística del 2018 sobre los países más corruptos en América latina*, es lamentable que la mayoría de los países en que vivimos tengan altos índices de corrupción debido a la incapacidad de los gobiernos en identificar y satisfacer las necesidades de la población. Existe una marcada falta de compromiso para encarar con osadía la lucha contra este mal. Pero nuestro contexto crítico del siglo XXI no dista mucho de la realidad de Miqueas en el año 750 a.C aproximadamente.
El discurso profético de Miqueas oriundo del pueblo de Moreset en Judá (Reino del sur) se extendió durante los reinados de Jotam (750 – 735) quien aunque hizo lo recto ante los ojos de Jehová, no quitó de Judá los lugares de sacrificio y adoración a los ídolos (2 Crónicas 27:1-9). Acaz (735 – 715) un rey perverso…

la pureza sexual comienza en la mente

Cuando hablamos de pureza es necesario evaluar nuestras relaciones, debemos hacer un autoexamen y observar qué relaciones nos favorecen y cuáles nos perjudican.
La Biblia nos dice en primera de Corintios 15:33 que:
“las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.”
Y para tener pureza debemos poner atención a las conversaciones que estamos teniendo con nuestras amigas, con nuestros compañeros, con conocidos y desconocidos, con mayor atención debemos revisar qué hablamos con nuestro novio o con el chico que nos gusta.
Hay veces que llevamos las conversaciones con nuestras amigas a un grado que no es digno de una hija de Dios, y esas pláticas terminan despertando deseos que pudiéramos haber evitado con sólo cerrar nuestra boca a tiempo.
Nuestras conversaciones nos impulsan a deseos que no podemos dominar. Es normal que cuando te juntas con amigas que hablan de Dios y Le aman, te sientas más espiritual, con paz en tu corazón y te den ganas de buscar más de Dios. Pero si con …

Amar Sin Corresponder

En estas semanas estudiando Oseas, nos hemos podido ver frente al espejo, frente a un espejo donde hemos podido ver cada imperfección que tenemos, han sido semanas donde hemos podido ver el amor doliente de un Dios todopoderoso que esta amando sin ser amado.
Es tan cruel amar sin ser correspondido y es cruel amar, también, cuando te son infiel. Así hemos podido ver a Dios, amando pese a que la otra persona no responda de la misma manera y aun así, Dios le pide a Israel que se arrepienta, que Él está dispuesto a perdonar y restaurar.
De la misma manera como Dios le pedía a Israel que le buscara, así nos pide a nosotras que le búsquenos, nos recuerda que en Él nuestro pecado queda olvidado si nos acercamos con un corazón arrepentido.
“Acerca de a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; Y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Santiago 4:8
Si en estos momentos, al verte en el espejo de la Palabra de Dios te estas dando cuenta que has actuado …

El amor de Dios

Quien sea sabio, que entienda estas cosas; Quienquiera que esté discerniendo, que los conozca; porque los caminos del Señor son rectos, y los rectos anden en ellos, pero los transgresores tropiezan en ellos. - Oseas 14: 9
Quiero ser una mujer sabia. Y sé que la única manera de ser sabio es a través de conocer y vivir la Palabra de Dios todos los días.

Tenemos que ser sabios y humildes para ver y aceptar nuestros pecados. Y tenemos que ser sabios y humildes para que la Palabra de Dios cambie nuestras vidas desde adentro hacia afuera. ¡El libro de Oseas nos brinda una gran oportunidad para arrepentirnos de cualquier pecado oculto que pueda haber en nuestros corazones y comenzar a vivir una vida piadosa que agrada a Dios a partir de hoy!

"La insensatez de Dios es más sabia que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres" (1 Corintios 1:25).

Este versículo cambió mi vida para siempre cuando me di cuenta de que era sabia en mi propio entendimiento, que era sabia…