Ir al contenido principal

Buscando una Posición



Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. (Marcos 10:38)

Mientras me paseaba mirando fotografías de mis amigas en Instagram, me detuve en el de una joven cristiana esforzada quien lucía su título profesional de Relacionadora Pública, lo que me recordó hoy haciendo este devocional, en que estamos en un mundo muy competitivo, y sin duda lograr alcanzar una meta como el de Francisca, es todo un mérito gracias al Señor.

Sin embargo, para muchos un título profesional les permite escalar en trabajos dentro de este reino llamado “sociedad”, y muchos buscan alcanzar una posición tan alta, para sentirse realizados, aceptados o hasta valorados o simplemente porque da un cierto “status”, un nivel de importancia dentro de este “reino”.

Juan y Santiago no estuvieron exentos de tener una actitud egoísta como muchas hoy en día, de pedir una petición fuera de lugar mientras Jesús les venía hablando de los principios del reino, pero a la vez hablándoles acerca de lo que iba a suceder con él. La sombra de la cruz se hacía cada vez más densa, y el Señor manifestaba aquí la angustia interior que sentía al anticipar la agonía del Getsemaní y el Calvario”.(http://www.escuelabiblica.com/estudios-biblicos). Es en este contexto, donde Jesús abre su corazón anticipando lo que más tarde sucedería, camino hacia la cruz, en que Juan y Santiago le piden esta curiosa y egoísta petición:
“Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda” (Marcos 10:37).
En este momento yo hubiese puesto los ojos grandes que salen en whatsApp y les hubiese dicho : ¿perdón?, claro poniéndome en el lugar de Jesús, y les hubiese respondido : “les vengo hablando de cómo vivir en mi reino y de lo que me va a suceder cuando muera por ustedes en la cruz y ¿ustedes me salen con esta?”.
Gracias a Dios que Jesús no es como yo, (al contrario yo quiero ser como él). Y Jesús le dice que en primer lugar no le compete a él darlo, él estaba sujeto al Padre y eso nos demuestra Su bendita sujeción, (algo que nos falta mucho a muchas de nosotras) y por otro lado los enfoca, los reorienta y los dirige hacia el verdadero propósito de ser parte de Su reino. (Marcos 10:40,42-45), hasta los demás discípulos se dan cuenta y se enojan ante  esta extraña petición, del egoísmo y búsqueda de la satisfacción personal a través de una posición dentro del reino de Cristo.
Seamos honestas, ¿te parece a ti que sea una extraña petición en estos tiempos? De ninguna manera, porque lamentablemente es parte de la naturaleza humana caída, buscar reconocimiento, adulación, autoridad, poder, principios totalmente opuestos a los del Reino de Cristo. (Marcos 10:42)
¿Estás buscando una posición aun en la iglesia, en una organización o ministerio cristiano? Lamentablemente perdemos el enfoque, el llamado, así como Juan y Santiago y además su madre les colaboró, ella también le estaba buscando una posición, de alguna manera los padres tenemos mucha de culpa en esto. Pero Jesús al igual que a estos dos discípulos les muestra el mejor camino, el del servicio.  “La grandeza, la mejor posición está en Servir”, ese sí que es una buena posición dentro del Reino de Dios, de ser siervas y Jesús lo mostró con su vida, con sus hechos y también con su sacrificio.  Pero el tuvo que pagar el más alto precio pagado.
No somos llamadas a ser parte de “este reino llamado mundo”, aquí los valores y principios de Dios están totalmente trastocados, cambiados, la competencia, la búsqueda de una posición dentro de los famosos llamados “logros personales” nos sacan del camino, nos sacan del verdadero propósito y esto también lo vemos hoy día en las iglesias, donde “hacemos cosas para Dios” para ser reconocidas, para ser estimadas y aceptadas, para buscar una posición de autoridad, pero el Señor no nos ha llamado a esto.

¿Quieres ser grande, ser la primera? Entonces busca primero SERVIR y servir es negarse al yo, humillarse y pagar el precio también., ese es el consejo de nuestro maestro:
Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:43-45)

Que el Señor nos ayude a desterrar de nuestras vidas toda actitud egoísta y de buscar posición en la forma o lugar equivocado.  En Su Gracia…




ACERCA DEL AUTOR



Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer


Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…