Ir al contenido principal

Buscando una Posición



Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. (Marcos 10:38)

Mientras me paseaba mirando fotografías de mis amigas en Instagram, me detuve en el de una joven cristiana esforzada quien lucía su título profesional de Relacionadora Pública, lo que me recordó hoy haciendo este devocional, en que estamos en un mundo muy competitivo, y sin duda lograr alcanzar una meta como el de Francisca, es todo un mérito gracias al Señor.

Sin embargo, para muchos un título profesional les permite escalar en trabajos dentro de este reino llamado “sociedad”, y muchos buscan alcanzar una posición tan alta, para sentirse realizados, aceptados o hasta valorados o simplemente porque da un cierto “status”, un nivel de importancia dentro de este “reino”.

Juan y Santiago no estuvieron exentos de tener una actitud egoísta como muchas hoy en día, de pedir una petición fuera de lugar mientras Jesús les venía hablando de los principios del reino, pero a la vez hablándoles acerca de lo que iba a suceder con él. La sombra de la cruz se hacía cada vez más densa, y el Señor manifestaba aquí la angustia interior que sentía al anticipar la agonía del Getsemaní y el Calvario”.(http://www.escuelabiblica.com/estudios-biblicos). Es en este contexto, donde Jesús abre su corazón anticipando lo que más tarde sucedería, camino hacia la cruz, en que Juan y Santiago le piden esta curiosa y egoísta petición:
“Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda” (Marcos 10:37).
En este momento yo hubiese puesto los ojos grandes que salen en whatsApp y les hubiese dicho : ¿perdón?, claro poniéndome en el lugar de Jesús, y les hubiese respondido : “les vengo hablando de cómo vivir en mi reino y de lo que me va a suceder cuando muera por ustedes en la cruz y ¿ustedes me salen con esta?”.
Gracias a Dios que Jesús no es como yo, (al contrario yo quiero ser como él). Y Jesús le dice que en primer lugar no le compete a él darlo, él estaba sujeto al Padre y eso nos demuestra Su bendita sujeción, (algo que nos falta mucho a muchas de nosotras) y por otro lado los enfoca, los reorienta y los dirige hacia el verdadero propósito de ser parte de Su reino. (Marcos 10:40,42-45), hasta los demás discípulos se dan cuenta y se enojan ante  esta extraña petición, del egoísmo y búsqueda de la satisfacción personal a través de una posición dentro del reino de Cristo.
Seamos honestas, ¿te parece a ti que sea una extraña petición en estos tiempos? De ninguna manera, porque lamentablemente es parte de la naturaleza humana caída, buscar reconocimiento, adulación, autoridad, poder, principios totalmente opuestos a los del Reino de Cristo. (Marcos 10:42)
¿Estás buscando una posición aun en la iglesia, en una organización o ministerio cristiano? Lamentablemente perdemos el enfoque, el llamado, así como Juan y Santiago y además su madre les colaboró, ella también le estaba buscando una posición, de alguna manera los padres tenemos mucha de culpa en esto. Pero Jesús al igual que a estos dos discípulos les muestra el mejor camino, el del servicio.  “La grandeza, la mejor posición está en Servir”, ese sí que es una buena posición dentro del Reino de Dios, de ser siervas y Jesús lo mostró con su vida, con sus hechos y también con su sacrificio.  Pero el tuvo que pagar el más alto precio pagado.
No somos llamadas a ser parte de “este reino llamado mundo”, aquí los valores y principios de Dios están totalmente trastocados, cambiados, la competencia, la búsqueda de una posición dentro de los famosos llamados “logros personales” nos sacan del camino, nos sacan del verdadero propósito y esto también lo vemos hoy día en las iglesias, donde “hacemos cosas para Dios” para ser reconocidas, para ser estimadas y aceptadas, para buscar una posición de autoridad, pero el Señor no nos ha llamado a esto.

¿Quieres ser grande, ser la primera? Entonces busca primero SERVIR y servir es negarse al yo, humillarse y pagar el precio también., ese es el consejo de nuestro maestro:
Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos." (Marcos 10:43-45)

Que el Señor nos ayude a desterrar de nuestras vidas toda actitud egoísta y de buscar posición en la forma o lugar equivocado.  En Su Gracia…




ACERCA DEL AUTOR



Elba Castañeda
Esposa y madre de tres jóvenes energéticos, sirve al Señor junto a su esposo como pastores desde hace 16 años. Egresada del Instituto Bíblico de las Asambleas de Dios en Valparaíso-Chile. Divide su tiempo entre las actividades de casa y la iglesia. Se destaca como una mujer con un espíritu joven. Puedes encontrar más de sus escritos en El Gozo de ser Mujer


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…