Ir al contenido principal

Comprometida no importa lo que pase



 “Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”. Hechos 12:2

¿Te diste cuenta que el cristianismo se puso de moda? Multitudes se congregan, asisten a eventos, conciertos, conferencias, y dicen seguir a Cristo con pasión. Pero, si de repente se les diera a elegir entre morir o vivir por causa de Cristo ¿Cuántos quedarían?

Con las facilidades de la vida moderna, también los cristianos nos hemos acomodado en las sillas del templo, nos resignamos a vivir una vida religiosa, suave y confortable, donde a todos cae bien. Pero mientras más escudriño la vida de los primeros cristianos, más me doy cuenta de que las cosas no eran tan cómodas.  

Miles de personas que declaraban su fe en el hijo de Dios terminaban en una red de catacumbas romanas, otros eran la mofa de los espectáculos en el coliseo romano donde cruelmente tenían que morir, y esto no queda allí:

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra”. 
 Hebreos 11: 36-38

Literalmente los cristianos eran repugnados hasta la muerte por la sociedad, esta es la otra cara de los seguidores de Cristo que hoy día nosotros mismos no queremos ver.

Juan y Jacobo tenían una fe tan arraigada en Jesús que su compromiso de seguir a Cristo sin importar el precio era hasta el final, esto a Jacobo le costó la vida, muerto por la espada de Herodes, a Juan le costó el exilio, apartado de todo y de todos por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo (Ap.1:9).

Puede que no te apunten con un arma en la cabeza, o te encarcelen, pero el sufrimiento sí puede significar  la desaprobación cruel de las personas por tus convicciones,  experimentar el rechazo quienes más amas, o ser apedreada por comentarios humillantes de tus profesores, posiblemente ser aserrada, cortada a la mitad por aquella mirada ofensiva de quien te ha declarado la guerra, quizás signifique ser exiliada de tu círculo de amigos llamados “cristianos” y en algún punto terminar errante por las calles de tu ciudad porque te tildan de fanática religiosa, por mantenerte fiel al amor de tu Señor y único salvador.

Si crees que esto es demasiado, tendrás que evaluar tu compromiso con Dios, ya que cualquiera que siga al maestro estará dando la espalda al mundo, y esta elección traerá lagrimas, pero una joven que mira fijamente a Cristo tendrá estos sufrimientos como leves tribulaciones, nada comparados con lo que han sufrido y siguen sufriendo los mártires de la iglesia, y mucho menos comparado con la gloria eterna que nos espera cuando le contemplemos cara a cara.

Seguir a Jesús sin importar el precio te moviliza a dar pasos de fe, te lleva a considerar el gozo de estar más cerca de Él para recibir su consuelo cualesquiera sean las circunstancias, te recuerda que nada material vale la pena, porque seguir su amor lo llena todo. Seguirlo te transforma por completo. 
   
Yo me pregunto ¿Hasta qué punto estamos dispuestas a sufrir por seguir al Señor?
 No tengas miedo de correr hacia Él para seguirlo cueste lo que cueste, Sigue caminando, no te detengas, Él ya lo sufrió todo, Él ya lo venció todo, y por ese amor sufriente y vencedor, tú puedes cargar con gozo la Cruz.

Si sufrimos, también reinaremos con él;
Si le negáremos, Él también nos negará.

2 Timoteo 2: 12




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…