Ir al contenido principal

Comprometida no importa lo que pase



 “Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”. Hechos 12:2

¿Te diste cuenta que el cristianismo se puso de moda? Multitudes se congregan, asisten a eventos, conciertos, conferencias, y dicen seguir a Cristo con pasión. Pero, si de repente se les diera a elegir entre morir o vivir por causa de Cristo ¿Cuántos quedarían?

Con las facilidades de la vida moderna, también los cristianos nos hemos acomodado en las sillas del templo, nos resignamos a vivir una vida religiosa, suave y confortable, donde a todos cae bien. Pero mientras más escudriño la vida de los primeros cristianos, más me doy cuenta de que las cosas no eran tan cómodas.  

Miles de personas que declaraban su fe en el hijo de Dios terminaban en una red de catacumbas romanas, otros eran la mofa de los espectáculos en el coliseo romano donde cruelmente tenían que morir, y esto no queda allí:

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra”. 
 Hebreos 11: 36-38

Literalmente los cristianos eran repugnados hasta la muerte por la sociedad, esta es la otra cara de los seguidores de Cristo que hoy día nosotros mismos no queremos ver.

Juan y Jacobo tenían una fe tan arraigada en Jesús que su compromiso de seguir a Cristo sin importar el precio era hasta el final, esto a Jacobo le costó la vida, muerto por la espada de Herodes, a Juan le costó el exilio, apartado de todo y de todos por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo (Ap.1:9).

Puede que no te apunten con un arma en la cabeza, o te encarcelen, pero el sufrimiento sí puede significar  la desaprobación cruel de las personas por tus convicciones,  experimentar el rechazo quienes más amas, o ser apedreada por comentarios humillantes de tus profesores, posiblemente ser aserrada, cortada a la mitad por aquella mirada ofensiva de quien te ha declarado la guerra, quizás signifique ser exiliada de tu círculo de amigos llamados “cristianos” y en algún punto terminar errante por las calles de tu ciudad porque te tildan de fanática religiosa, por mantenerte fiel al amor de tu Señor y único salvador.

Si crees que esto es demasiado, tendrás que evaluar tu compromiso con Dios, ya que cualquiera que siga al maestro estará dando la espalda al mundo, y esta elección traerá lagrimas, pero una joven que mira fijamente a Cristo tendrá estos sufrimientos como leves tribulaciones, nada comparados con lo que han sufrido y siguen sufriendo los mártires de la iglesia, y mucho menos comparado con la gloria eterna que nos espera cuando le contemplemos cara a cara.

Seguir a Jesús sin importar el precio te moviliza a dar pasos de fe, te lleva a considerar el gozo de estar más cerca de Él para recibir su consuelo cualesquiera sean las circunstancias, te recuerda que nada material vale la pena, porque seguir su amor lo llena todo. Seguirlo te transforma por completo. 
   
Yo me pregunto ¿Hasta qué punto estamos dispuestas a sufrir por seguir al Señor?
 No tengas miedo de correr hacia Él para seguirlo cueste lo que cueste, Sigue caminando, no te detengas, Él ya lo sufrió todo, Él ya lo venció todo, y por ese amor sufriente y vencedor, tú puedes cargar con gozo la Cruz.

Si sufrimos, también reinaremos con él;
Si le negáremos, Él también nos negará.

2 Timoteo 2: 12




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Amor fiel (Oseas) - Descarga tus materiales

No habían permanecido fieles a Dios, sino que Él permaneció fiel a ellos.

El libro de Oseas fue escrito para mostrarle al pueblo de Israel el amor fiel de Dios. Israel se había rebelado contra Dios una y otra vez. Los reyes de Israel habían extraviado al pueblo, seguían a los dioses falsos y profanaban el templo de Dios. La gente había olvidado quiénes eran y de quién eran. Israel se había apartado de Dios, de Aquel que los había elegido, los había protegido, los había provisto y los había bendecido. Se habían prostituido con otros dioses y otras naciones. Sus corazones adúlteros e idólatras los habían alejado de Dios.

Oseas era solo un hombre.

Fue un profeta en Israel con un llamamiento único de Dios. Le pidieron que se casara con una prostituta y permaneciera fiel y leal a ella. Oseas se casó con Gomer, que le fue infiel. Sin embargo, una y otra vez, Oseas redime a Gomer y la devuelve a sí misma.

Dios le dio a Oseas un llamado específico y un mensaje específico para el pueblo de Is…

Un llamado inusual

El reto de este 2019 es memorizar porciones bíblicas, y comencé con 2 Timoteo capítulo 2, he estado repitiendo y repitiendo en cada porción de tiempo libre, pero hoy me detengo aquí: “…Si fuéremos infieles, él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo…”.  En realidad, el Señor me ha retenido aquí poniendo una señal de PARE en mi camino para comprender cuál es el profundo significado de nuestra infidelidad a la luz de Su fidelidad; creo francamente que también es lo que quiere hacer con cada una de nosotras. Así que abramos nuestras Biblias en el pequeño libro de Oseas para desplegar el abanico infinito de la Fidelidad de Dios. 

Pero antes, analicemos el contexto en el que Oseas se encuentra: 
1 Reyes 12 nos narra la división de las doce tribus de Israel en dos: 
Israel, también conocido con los nombres de Reino del Norte, Jacob y Efraín (este último, usado en el libro de Oseas), formado por diez tribus.  
Judá, también llamado Reino del Sur, conformado por las tribus de Judá, Benjamí…

Valiente en medio de la tentación

Tenía yo apenas trece años, y mi mamá me decía: “Anto, aprende a decir que no.”  Crecí, y a los dieciocho años mi mamá seguía diciéndome: “Anto aprende a decir que no.”
Hoy estoy a menos de sesenta días de casarme y ¡cuánto me ayudó cada palabra de mi madre, cada advertencia de decir que no!  

A lo largo de estos pocos años que el Señor me permitió vivir, me di cuenta de lo  difícil que es decir que no a ……………. (puedes agregar la frase que te venga en mente, aquello a lo que siempre dices que sí y cedes) ¡Cuán débiles somos! 

 🔼 Eva, cuando fue tentada a tomar del fruto prohibido, ¿pudo decir que no? 
 🔼 David, cuando vio a Betsabé y la deseó, ¿pudo decir que no?
 🔼 Sansón, ante la insistencia de Dalila, ¿pudo decir que no?

La respuesta es NO. Cedieron a la tentación y cayeron. Pero todos ellos, luego del quebranto y arrepentimiento, fueron restaurados. ¡Cuánto placer, alivio y gratitud llegó después de haber experimentado la gracia del perdón de Su Salvador!

A lo largo de toda la histori…

P.S. Te amo

Algo característico de las chicas, y me atrevería a decir, de todas las edades,  es que somos muy sensibles y emocionales, por lo que nos apasionamos con  las historias de amor ¿cierto? 

Puede que en estos momentos estés viviendo una de ellas, o quizá vivas de cerca la de alguien más, o la estés encontrando en la lectura de algún libro. 

Las historias de Amor involucran a dos personas que están unidas a través de un mismo sentimiento y emociones del uno hacia el otro.  Esperamos siempre que concluyan en esa frase tan trillada …. Y fueron felices para siempre.

Lo que ya no parece tan bonito, sino por el contrario lastima y duele, es la aparición de La Infidelidad dentro de una relación.

Durante la primer semana de este estudio de Oseas nos fuimos familiarizando con sus personajes, algunos de los cuales ya pintan como villanos, como es el caso de Gomer, una mujer infiel.

Quisiéramos entender el porqué de su actitud, y seguramente la juzgamos y somos duras en la sentencia, sin tener en cuenta…