Ir al contenido principal

Comprometida no importa lo que pase



 “Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”. Hechos 12:2

¿Te diste cuenta que el cristianismo se puso de moda? Multitudes se congregan, asisten a eventos, conciertos, conferencias, y dicen seguir a Cristo con pasión. Pero, si de repente se les diera a elegir entre morir o vivir por causa de Cristo ¿Cuántos quedarían?

Con las facilidades de la vida moderna, también los cristianos nos hemos acomodado en las sillas del templo, nos resignamos a vivir una vida religiosa, suave y confortable, donde a todos cae bien. Pero mientras más escudriño la vida de los primeros cristianos, más me doy cuenta de que las cosas no eran tan cómodas.  

Miles de personas que declaraban su fe en el hijo de Dios terminaban en una red de catacumbas romanas, otros eran la mofa de los espectáculos en el coliseo romano donde cruelmente tenían que morir, y esto no queda allí:

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra”. 
 Hebreos 11: 36-38

Literalmente los cristianos eran repugnados hasta la muerte por la sociedad, esta es la otra cara de los seguidores de Cristo que hoy día nosotros mismos no queremos ver.

Juan y Jacobo tenían una fe tan arraigada en Jesús que su compromiso de seguir a Cristo sin importar el precio era hasta el final, esto a Jacobo le costó la vida, muerto por la espada de Herodes, a Juan le costó el exilio, apartado de todo y de todos por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo (Ap.1:9).

Puede que no te apunten con un arma en la cabeza, o te encarcelen, pero el sufrimiento sí puede significar  la desaprobación cruel de las personas por tus convicciones,  experimentar el rechazo quienes más amas, o ser apedreada por comentarios humillantes de tus profesores, posiblemente ser aserrada, cortada a la mitad por aquella mirada ofensiva de quien te ha declarado la guerra, quizás signifique ser exiliada de tu círculo de amigos llamados “cristianos” y en algún punto terminar errante por las calles de tu ciudad porque te tildan de fanática religiosa, por mantenerte fiel al amor de tu Señor y único salvador.

Si crees que esto es demasiado, tendrás que evaluar tu compromiso con Dios, ya que cualquiera que siga al maestro estará dando la espalda al mundo, y esta elección traerá lagrimas, pero una joven que mira fijamente a Cristo tendrá estos sufrimientos como leves tribulaciones, nada comparados con lo que han sufrido y siguen sufriendo los mártires de la iglesia, y mucho menos comparado con la gloria eterna que nos espera cuando le contemplemos cara a cara.

Seguir a Jesús sin importar el precio te moviliza a dar pasos de fe, te lleva a considerar el gozo de estar más cerca de Él para recibir su consuelo cualesquiera sean las circunstancias, te recuerda que nada material vale la pena, porque seguir su amor lo llena todo. Seguirlo te transforma por completo. 
   
Yo me pregunto ¿Hasta qué punto estamos dispuestas a sufrir por seguir al Señor?
 No tengas miedo de correr hacia Él para seguirlo cueste lo que cueste, Sigue caminando, no te detengas, Él ya lo sufrió todo, Él ya lo venció todo, y por ese amor sufriente y vencedor, tú puedes cargar con gozo la Cruz.

Si sufrimos, también reinaremos con él;
Si le negáremos, Él también nos negará.

2 Timoteo 2: 12




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Mi Legado

Queremos honrar la vida de nuestra amiga, líder y mentora Edurne Mencia. Por eso hoy compartimos contigo uno de sus inspiradores artículos en su blog  - El viaje de una mujer -   que nos habla directamente a este momento en el que lloramos su partida y nos regocijamos en su llegada al reino de nuestro Padre. Ella nos ha dejado un legado. Así que te pedimos que mientras lo lees, ores por su esposo y sus tres hijos.

💦💛💦💛💦💛
Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos.

 Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales.

Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el colo…