Ir al contenido principal

Comprometida no importa lo que pase



 “Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”. Hechos 12:2

¿Te diste cuenta que el cristianismo se puso de moda? Multitudes se congregan, asisten a eventos, conciertos, conferencias, y dicen seguir a Cristo con pasión. Pero, si de repente se les diera a elegir entre morir o vivir por causa de Cristo ¿Cuántos quedarían?

Con las facilidades de la vida moderna, también los cristianos nos hemos acomodado en las sillas del templo, nos resignamos a vivir una vida religiosa, suave y confortable, donde a todos cae bien. Pero mientras más escudriño la vida de los primeros cristianos, más me doy cuenta de que las cosas no eran tan cómodas.  

Miles de personas que declaraban su fe en el hijo de Dios terminaban en una red de catacumbas romanas, otros eran la mofa de los espectáculos en el coliseo romano donde cruelmente tenían que morir, y esto no queda allí:

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra”. 
 Hebreos 11: 36-38

Literalmente los cristianos eran repugnados hasta la muerte por la sociedad, esta es la otra cara de los seguidores de Cristo que hoy día nosotros mismos no queremos ver.

Juan y Jacobo tenían una fe tan arraigada en Jesús que su compromiso de seguir a Cristo sin importar el precio era hasta el final, esto a Jacobo le costó la vida, muerto por la espada de Herodes, a Juan le costó el exilio, apartado de todo y de todos por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo (Ap.1:9).

Puede que no te apunten con un arma en la cabeza, o te encarcelen, pero el sufrimiento sí puede significar  la desaprobación cruel de las personas por tus convicciones,  experimentar el rechazo quienes más amas, o ser apedreada por comentarios humillantes de tus profesores, posiblemente ser aserrada, cortada a la mitad por aquella mirada ofensiva de quien te ha declarado la guerra, quizás signifique ser exiliada de tu círculo de amigos llamados “cristianos” y en algún punto terminar errante por las calles de tu ciudad porque te tildan de fanática religiosa, por mantenerte fiel al amor de tu Señor y único salvador.

Si crees que esto es demasiado, tendrás que evaluar tu compromiso con Dios, ya que cualquiera que siga al maestro estará dando la espalda al mundo, y esta elección traerá lagrimas, pero una joven que mira fijamente a Cristo tendrá estos sufrimientos como leves tribulaciones, nada comparados con lo que han sufrido y siguen sufriendo los mártires de la iglesia, y mucho menos comparado con la gloria eterna que nos espera cuando le contemplemos cara a cara.

Seguir a Jesús sin importar el precio te moviliza a dar pasos de fe, te lleva a considerar el gozo de estar más cerca de Él para recibir su consuelo cualesquiera sean las circunstancias, te recuerda que nada material vale la pena, porque seguir su amor lo llena todo. Seguirlo te transforma por completo. 
   
Yo me pregunto ¿Hasta qué punto estamos dispuestas a sufrir por seguir al Señor?
 No tengas miedo de correr hacia Él para seguirlo cueste lo que cueste, Sigue caminando, no te detengas, Él ya lo sufrió todo, Él ya lo venció todo, y por ese amor sufriente y vencedor, tú puedes cargar con gozo la Cruz.

Si sufrimos, también reinaremos con él;
Si le negáremos, Él también nos negará.

2 Timoteo 2: 12




ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.

Comentarios

También te recomendamos leer:

Sé Valiente - descarga tus materiales

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas". Josué 1:9 A todas nos gustan las historias de valentía y heroísmo porque en ese héroe o heroína vemos algo que nos falta, deseamos parecernos a alguien que es noble o audaz, justo o audaz, y deseamos poder ser así. Muchas, si no todas, hemos experimentado un miedo que nos ha impedido tomar un camino desconocido. Sabemos el tipo de debilidad que puede hacernos rendir o ni siquiera intentarlo. También hemos experimentado una cobardía que nos hace dudar, sentirnos abrumadas y alejarnos de lo que Dios quiere que hagamos. Entonces, cuando leemos o vemos historias de heroísmo y valentía, nos animamos. Cuando observamos a alguien tener coraje en medio del miedo, sin desanimarnos en medio de la adversidad, y resueltos en medio de la debilidad, nos sentimos inspiradas a ser valientes. Pero esta valentía suele durar poco porque la motivación terrenal …

La batalla de toda cristiana

El plan de lectura para nuestro estudio ¡Sé VALIENTE! inicia con los versículos 11 y 12 del capítulo 6 de la primera carta de Pablo a Timoteo, que en mi biblia, y tal vez también en la tuya, tienen como encabezado: ‘’La buena batalla de la fe’’. Me llama la atención que el apóstol enumera cosas de las que debemos huir, y otras que debemos seguir. Lo primero que leemos en el v 11 es:

“Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas”

¿Cuáles son aquellas cosas de las que Timoteo, como hijo de Dios, debía huir? Las podemos encontrar al inicio del capítulo, y son:
➥ Deshonra a las autoridades (vs.1-2) ➥ Lucha de argumentos (vs.4-5) ➥ Doctrinas falsas (v. 4) ➥ Falsos maestros que se aprovechan (vs. 5-9) ➥ Amor al dinero (v. 9)

Todas estas cosas, definitivamente, son un estorbo para poder pelear la buena batalla de la fe.

Continuamos leyendo:
“Persigue la justicia y la vida sujeta a Dios, junto con la fe, el amor, la perseverancia y la mansedumbre.” (v 11 NTV)
¿Dónde podremos encontrar todos esto…

Valiente para hacer el bien

¿Qué es el bien? ¿Qué es ser valiente? Piensa por un momento en alguna persona, héroe o heroína, que te haya impactado. ¿Cómo es su vida? ¿Qué es lo que llama tu atención? 

Los versículos de este estudio nos enseñan tres verdades:

👌 No debo cansarme de hacer el bien, porque Dios me recompensará por ello. (Gálatas 6:9)

👌 Dios nos creó por medio de Jesús para hacer el bien, y lo planeó desde mucho antes; todo lo que sucede en nuestra vida fue predestinado para que así sucediera. (Efesios 2:10)

¿Has escuchado esa canción que dice “...si todo fue creado para ti, yo también…” ?
Fuimos hechas con un diseño divino que trae incluido hacer el bien pero en nuestra condición humana es muy sencillo poner los ojos en nosotras mismas, olvidamos hacer el bien a otros. 
Entonces recordemos: “yo también fui creada para Él”. Fui creada para hacer el bien, incluso a nivel de Jesús que aún estando en la cruz intercede al Padre por nosotros. 

“...perdónalos, porque no saben lo que hacen…”  Lucas 23:34
👌 Dios be…

Sé valiente para enfrentar tus miedos

"Sé valiente." Cuando leí el título de nuestro estudio me puse a pensar sobre las veces que había elegido ser valiente, y las veces que el temor había sido mi elección.
Pienso que no soy la única a quien el miedo ha llevado por rumbos equivocados a cometer tonterías, producto de haberle dejado vencer sobre nuestra fe, sobre la seguridad que Dios nos promete en Su palabra:


"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia."  Isaías 41:10
Este es uno de los versículos que sin duda ha sido de consuelo y fortaleza a lo largo de generaciones. El Señor comienza exhortando a no temer, y continúa dando razones claras para ello: “No temas porque…
       ➤ Yo estoy contigo"
➤ Yo Soy tu Dios"
➤ Te esfuerzo"
➤ Te ayudaré"
➤ Te sustentaré"

Querida lectora ¿A qué estás temiendo hoy? ¿Tal vez a alguna enfermedad, al desempleo, a no aprobar el examen de ing…