Ir al contenido principal

Entrenamiento para el noviazgo


“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24

Quizás tus oraciones suenen a algo parecido a esto: Señor ¿cuándo llegará la persona indicada para mí?, ¿Cuándo me unirás él?, Al menos dime ¿quién es?, ¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?, ¿Cómo será? … ¿Te sientes identificada?

Pareciera que la chica que ora de esta manera está desesperada por encontrar a un chico pronto, se ha cansado de esperar, parece que ella sólo puede ver sus circunstancias y le resulta imposible vislumbrar más allá de lo que iniciar una relación significa.  

En el ambiente juvenil y especialmente círculos femeninos, se respira mucha presión por encontrar un chico que te haga feliz, amada, que llene sentimientos de soledad y en definitiva que sacie el interior del corazón.  Pero considerar el noviazgo es algo que no puede ser tomado a la ligera, te has preguntado  ¿Cuál es el propósito del amor?

Esta pregunta va más allá de los sentimientos que deseas satisfacer en el momento, forma parte del cuadro de la voluntad de Dios para tu vida y para las relaciones de cualquier pareja humana.

Cuando amas a alguien estás dispuesta a hacer muchas cosas por esa persona. En esto consiste el propósito del amor, en darse a otro sin reservas esperando nada a cambio, estar dispuesta a servir. Si le quitas todo el encanto del romance, las flores, y las mariposas en el estómago, darse a un chico para servirle hasta que la muerte los separe no suena lindo, pero ese es el sentido de sufrirlo todo, esperarlo todo y soportarlo todo.

Sirves porque amas, y amas porque sirves.

Si el sentido de amar a un chico a la luz de Cristo es en definitiva entregarse sin reservas para servirle; ¿Por qué no ejercitar el servicio desde ahora?

  Servir es una oportunidad para practicar el amor y la misericordia hacia otras personas, qué bueno es poder extenderse en amor, entrenarte en el servicio a otros te enseña lecciones valiosas que te preparan para enfrentar un noviazgo de manera más madura.

Piensa en las personas a tu alrededor, ¿Quién necesita conversar?, ¿Quién necesita ayuda?, ¿Quién necesita una sonrisa?, ¿Quién necesita una mano con las bolsas que carga? Todas esas son formas de servir, y si te das cuenta, son formas de amar. Estoy segura que todas estas cosas juntas las necesitará un hombre, entonces tú deberás amarlo y servirlo con todas estas y muchas otras maneras.

Sirves porque hay amor en tu interior, amas porque hay un deseo de ayudar en tu interior.

Amando el servicio más que la espera de un chico.

Es cierto que esperar en el balcón al ser amado mientras te enamoras de la imagen de su llegada suena dulce, pero encierra una trampa: Pierdes el tiempo, el rumbo y pierdes de vista a Cristo. 
¿Amas a Dios?  Si lo amas, estás dispuesta esperar en Su voluntad y no perder el tiempo ni el rumbo, sino más bien siendo las manos de Dios en la tierra.

“Porque a Cristo el Señor servís”. Colosenses 3:24

Cualquier servicio que hagas a otros será contado como un acto de amor hacia Dios, porque amas a Dios puedes servir a los que te rodean, y no te quedarás con las manos vacías, cualquier servicio que hagas será un entrenamiento para el momento en que llegue esa persona especial.


Qué tal si en vez de esperar a ese chico recostada sobre el balcón y con la vista perdida en el horizonte, miras hacia la calle de la esquina y te levantas para ayudar a la anciana que trata de cruzar la calle, quizás ese sea el inicio de haber encontrado el verdadero amor.  


ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez
Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.




↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
Transformadas






12 hombres transformados en tres años, cuando conocieron a Jesús y el Espíritu Santo vino sobre ellos su fe creció y su pasión por su Salvador fue encendida. Se convirtieron en hombres que no sólo estaban dispuestos a renunciar a la familia y el hogar, sino que estaban dispuestos a renunciar a sus propias vidas para la gloria de Jesús. Esto no sucedió porque eran más especiales que cualquiera de nosotros. Este es el resultado del poder de Dios en ellos.

Conocer a Jesús te puede transformar, acompáñanos en este estudio de 6 semanas realizando un recorrido por estas vidas extraordinarias, y seamos parte de esta transformación.

Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzaremos el 19 de Junio, ¡te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Hablar o callar

Hace unos días leí una frase que decía: “dile a las personas lo hermoso que ves en ellas. No para que te amen, sino para que se amen”. ¿Crees que es importante escuchar que alguien te recuerde lo bella que eres, que alguien te diga, eres valiente, inteligente, “tu puedes hacerlo”, etc.? A mí me anima mucho escucharlo y decirlo también. Pero aun para hablar de lo hermoso que vemos en los demás, tenemos que ser muy sabias y que nuestras palabras sean realmente sinceras de lo contrario se convertirían en mentiras hipócritas. ¡Querida! La verdad es que no siempre hablamos palabras alentadoras a los demás, muchas veces utilizamos nuestra lengua para ridiculizar, subestimar o difamar a otra persona.
Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12:36-37
La palabra que más llamó mi atención en los pasajes leídos fue la palabra “ociosa” así que me puse…

¿Piensas tú y Dios lo mismo acerca de ti?

Las palabras que te dices a ti misma son de mucha importancia, porque esas palabras que se repiten en tu interior crean un concepto que muchas veces no te identifica.
Pensar adecuadamente de ti misma es de suma importancia, porque ayuda a valorarte, amarte y no cree filosofías de este mundo que dicen mentiras sobre la mujer. Pensar correctamente de quien eres, la importancia y el valor que posees es de suma importancia para relacionarte correctamente con quienes te rodean, para crear lazos emocionales sanos y poder avanzar en esta vida sin ser herida o lastimada, sin ser pasada a llevar.
La única manera de tener un concepto correcto de sobre quien eres es buscando a Dios, poniéndolo en el centro de tu vida y creyendo lo que dice la Persona que te creó sobre ti. Porque Dios tiene un concepto hermoso de quien eres y quiere que saques de tu mente todas aquellas palabras negativas que crees de ti.
Las palabras que se repiten en tu cabeza sobre “no poder” "no ser capaz” y “no tener…

Tus palabras importan

“Hay [Jovencitas] cuyas palabras son como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”. Proverbios 12:18
Nos encantan las reuniones de chicas, las pijamadas, asistir a las fiestas de 15 años de nuestras amigas y un sin número de reuniones grupales en las que podemos compartir cuchicheos de lo que se nos atraviese por la cabeza para terminar reventadas de risa, o muertas de asombro.
A menudo pensamos que las palabras van y vienen como cualquier hoja en otoño, o como la ropa que nos cambiamos a diario o, como la punta que le sacamos constantemente al lápiz. Las descomponemos en gramática, las combinamos en la clase de lengua y también las utilizamos para rellenar nuestro día con tal de que no sea tan vacío. Pero las palabras no pueden ser tratadas como las hojas de otoño, ni como la ropa que mandas a la lavadora y mucho menos puedes desecharlas sin importancia como la basurita del lápiz. ¿Soñaste alguna vez con tener un súper poder?Pues las palabras son poderosas. Cada vez q…

Buenas Palabras

¿Sabías que las mujeres hablamos 27.000 palabras a día mientras que los hombres 10000? ¡Lo sé! Hablamos demasiado, sino que lo diga mi esposo. ¿Te pasa que te piden que te calles? Pero realmente me pregunto ¿Cuáles de esas 27 mil palabras que hablamos son correctas, a tiempo? ¿Cuándo entendemos que debemos callarnos? Por palabras hay miles de millones de palabras, hay palabras de oración, gratitud y alabanza; hay palabras de animo; palabras suaves; palabras que incitan el odio y el enojo; etc.
Hablemos de las palabras que expresan oración. Cuando buscamos en la Biblia podemos aprender de Abraham que nunca dejó de confiar en Dios y lo expresó en cada una de sus oraciones. Podemos ver a Isaac que oró por Rebeca. Podemos ver a Ezequías que clama a Dios en oración por su vida. Podemos ver a Jesús orando antes de tomar todas las decisiones de su vida. Podemos ver a Pedro orando por milagros. ¿Ves lo que está pasando aquí? Nuestras oraciones también cuentan más de lo que piensas, podemos …