Ir al contenido principal

Esta historia continuará


“Y dará a luz un hijo y llamarás su nombre JESÚS…”.  Mateo 1:21

¿Te gusta la clase de Historia?

 Para mí es realmente tediosa, aunque logré aprobar con calificaciones aceptables, la historia nunca me llamó la atención. Sólo hasta ahora podría decir que la estoy comenzando a saborear, junto a un grupo de ancianas que me relatan hechos pasados de manera ¡exquisita!

 Estoy comprendiendo de que hay algo interesante en ella,  nos narra un pasado lleno de experiencias que de una, otra o miles de maneras, nos incluye, no podemos evadir la historia, no podemos considerarnos chicas ahistóricas.  

Me impresiona la grandeza de Dios al relatar la historia, si te detienes a contemplar, ella narra sus hechos, describe los planes que el Señor tiene en mente y deja sentado en el corazón de los seres humanos su amor misericordioso.  Dios hizo historia en las aparentes insignificancias de las vidas de Rut, Noemí y Booz, ellos dejaron un rumbo trazado para el nacimiento del rey David y posteriormente para el nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo.  

¿Crees en las casualidades? Te diré algo, una joven que cree en un Dios creador y ordenador del universo no puede afirmar que las cosas ocurren por suerte, o porque sí.   

Nuestro gran Dios es un Dios de detalles, por eso es que en Él las casualidades no existen, el Dios que creó el tiempo tiene todo milimétricamente planeado, ni un segundo más, ni un segundo menos.

Todo forma parte de un perfecto plan, una anciana, una joven viuda, un hombre trabajando en el campo, un oportunidad para el amor, un  bebé, una familia, un Rey, muchas otras familias, un pesebre, un hombre y una mujer, una estrella, un salvador, una Cruz,  y la historia no se detiene, continúa contigo...

Eres parte de algo más grande que tú, eres parte de una historia que Dios escribe a diario, nada de lo que pasa a tu alrededor es coincidencia, no es casualidad de que estés leyendo esto, ni el lugar donde naciste, la familia que te crio, la escuela a la que asistes, la gente que conoces, lo que haces, todo tiene sentido cuando puedes mirar desde más arriba.

A veces pensamos que nuestra vida es solo el pequeño trozo de tierra que pisamos todos los días, y en ocasiones suele no parecer una vida linda, como la de las películas, pero ten fe, Dios está escribiendo una bella historia que toma su tiempo.

El Salmo 19:1 dice:

“Los cielos cuentan la gloria de Dios,
 Y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.


Si el cielo puede contar la historia de Dios, y también el pajarito que trina en las mañanas, tu vida puede ser el reflejo de las manos de Dios,  tu historia puede contar que Dios existe y es real, solo basta con creerlo, no importa lo duro que pueda ser la vida, Dios está trabajando, esa es la enseñanza que nos deja Rut.  Él es Dios y no escribe cuentos, el narra historias verdaderas de las que tú y yo somos testigos de primera mano.

 “La historia vive, relata y retrata
Testifica en sí tu poder y tu fuerza
Se hace un escenario más de tu palabra
Demuestra que amarte bien vale la pena”.
                                                                               Aldaba


La dulce historia de Rut nos ha mostrado el corazón del director de la obra.

  Pero recuerda, la historia continúa contigo…



ACERCA DEL AUTOR

Angélica Jiménez

Hija de Pastores misioneros de nacionalidad Colombiana, ha servido desde los 9 años junto a sus padres en los países de Bolivia y Argentina. Diagnosticada alrededor del año 2009 con Síndrome de Eisenmenger ha propuesto en su corazón servir a Dios hasta el día en que él se lo permita. Sus experiencias en la obra misionera continúan labrando el sueño de brindar herramientas bíblicas para las jóvenes de hoy.


Comentarios

También te recomendamos leer:

Con amor eterno te he amado

“Incluso antes de haber hecho el mundo, Dios nos amó y nos eligió en Cristo para que seamos santos e intachables a sus ojos” Efesios 1:4 (NTV)

Dios nos conoce desde antes de haber creado este mundo. Dios, mi querida amiga, nos amó mucho antes de que nosotras existiéramos.

A menudo trabajamos para ganarnos el amor de nuestras amigas. En ocasiones, también el de nuestros familiares, y si pensamos en el amor romántico, esperamos lograr que ese chico que nos gusta nos mire, para comenzar a ganarnos su amor. Si pensamos que así también debemos ganarnos el amor de Dios, es que nuestra mente no alcanza a comprender el verdadero amor, y esto sucede porque nuestro concepto de amor está totalmente distorsionado por el pecado.

Conocimos el amor cuando alguien nos lo manifestó primero. Cuando éramos pequeñas, nuestros padres nos cuidaban, nos protegían y demostraban su amor hacia nosotras cuando nos cargaban, abrazaban, consolaban e incluso cuando nos llenaban de besos y caricias.

Alguien nos most…

Introducción a Miedo y Ansiedad - Descarga tus materiales

¿Puedes imaginar la vida sin miedo o preocupación? No puedo porque es una parte de nuestras vidas, imaginar una vida sin el menor miedo, preocupación o ansiedad es prácticamente imposible. Adán y Eva fueron los únicos que pudieron experimentar este tipo de vida, hasta que desobedecieron la ley perfecta de Dios. A partir de ese momento, el miedo y todos sus parientes convirtieron en su hogar nuestros corazones.

Nadie es inmune. Todos lo experimentamos, desde una leve inquietud y preocupación hasta una ansiedad paralizante y un terror total. Podríamos pasar semanas hablando de todas las cosas que nos roban el sueño y atormentan nuestras mentes. En lugar de centrarnos en lo que nos afecta, debemos ver el miedo y la preocupación a la luz de quién es Dios y cómo podemos superarlo a través del poder de las Escrituras.

Pero, ¿qué es el miedo?

El miedo se define de muchas maneras diferentes. Es una sensación de ansiedad o temor sobre el resultado de algo, o el estrés de preguntarse si tus nec…

Dios te ama infinitamente

“Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios. Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.” 1 Juan 4: 7
Dios te ama, no es solo una frase que has escuchado o leído mucho, no son solo palabras que alguien te dice para hacerte sentir mejor.
Es algo más, va más allá de ser solo palabras. Es algo más profundo, Dios es efectivamente Dios ES amor y Su naturaleza es amarte.
El amor ES Dios y  aquel que ama es hijo de Dios y conoce a Dios, pero…  ¿qué es el amor?
Como aprendimos esta semana el amor: -No es envidioso -No busca lo suyo -No se enoja fácilmente -No juzga -No critica -Es paciente -Todo lo cree -Todo lo espera -

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…