Ir al contenido principal

La canción del corazón



“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.”
Colosenses 3:16

Cuando estamos felices, llenitas de amor y agradecidas cantamos ¿verdad? Las mujeres nos caracterizamos por dale color a esta vida, nuestros cuartos son muestra de ello, tienen cosas pegadas en las paredes, decoramos con flores, colores y objetos de nuestro gusto. Y así también nos gusta vestir, con hermosos aretes, collares, labiales, blusas, etc… las mujeres somos así y cuando hablamos de nuestra vida espiritual no es muy diferente (o no debería ser) a algunas nos gusta dibujar y colorear versículos favoritos, decorar nuestras biblias y escribir cartas-oración a nuestro Dios.

Ahora que estamos estudiando la gratitud y estamos comenzando nuestra segunda y última semana te invito a cantarle de gratitud a nuestro Dios y quiero compartir contigo el coro de esta canción que me gusta mucho:
“Quiero decir gracias a ti.
Quiero decir que no soy nada sin ti.
Es tu amor que me redimió ahora puedo estar aquí
Y contemplar tu majestad.
En tu presencia quiero estar
En tu amor.”
Quiero decirte – Evan Craft

Anímate a cantarle a Dios, alabarle con tu voz, con un cantico nacido en tu corazón de gratitud. Comparte con tu grupo de WhatsApp o Facebook tu alabanza favorita. La Palabra de Dios nos da grandes ejemplos de hombres y mujeres que alabaron a Dios con canticos debido a su agradecimiento, podemos recordar el canto de Ana en el libro de 1 ° de Samuel después de que Dios le concede un hijo siendo ella estéril, el canto de Moisés saliendo del Egipto después de cruzar por en medio del mar y como no leer el libro de canticos y oraciones del rey David, llenos de amor y gratitud a su Padre Celestial.

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”
Colosenses 3:17

Como sea que te guste agradecerle a Dios hazlo en el nombre de nuestro Salvador, el señor Jesús, recordando que por medio de Él suben nuestras oraciones y canticos a la presencia de nuestro Dios Padre.

Recuerda que la gratitud es el cantico que sale de nuestro corazón para el cielo, no te avergüence cantar, dibujar, colorear, escribir para nuestro Padre, para Él esas cosas son especiales regalos que salen de nuestro interior y son de gran valor para Él.

Ama y gradece como brote de tu ser, la juventud es la más hermosa herramienta que nos ha dado nuestro Dios y utilicémosla para Su gloria y honra. Anímate y exprésale a Dios tu agradecimiento.

“Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.
Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.

Entrad por sus puertas con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.”
Salmos 100: 1, 2 y 4




ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"







↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
Transformadas






12 hombres transformados en tres años, cuando conocieron a Jesús y el Espíritu Santo vino sobre ellos su fe creció y su pasión por su Salvador fue encendida. Se convirtieron en hombres que no sólo estaban dispuestos a renunciar a la familia y el hogar, sino que estaban dispuestos a renunciar a sus propias vidas para la gloria de Jesús. Esto no sucedió porque eran más especiales que cualquiera de nosotros. Este es el resultado del poder de Dios en ellos.

Conocer a Jesús te puede transformar, acompáñanos en este estudio de 6 semanas realizando un recorrido por estas vidas extraordinarias, y seamos parte de esta transformación.

Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzaremos el 19 de Junio, ¡te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Haciendo lo correcto

Cuando éramos niñas y surgía un desacuerdo o pelea con nuestros hermanos o compañeros de escuela, tal vez por un juguete o porque “nos miraron mal”, etc., ¿recuerdas cual era tu reacción? y si alguien te empujaba, ¿tú también lo hacías? Yo viví muchas situaciones así; pero recuerdo una en especial; estando en la escuela primaria golpee a uno de mis compañeritos porque él había empujado a mi amiga y yo le hice lo mismo pero con más fuerza y además recuerdo que le di una patada en uno de sus pies, y como resultado de mis acciones recibí una severa llamada de atención en la dirección de la escuela, y mi respuesta fue: “el empujo a mi amiga y por eso lo hice”, lo cual era cierto, pero… sé que no justificaba mis acciones; más eso lo comprendí recién de grande: no debí cobrar el castigo por mi cuenta, y ahora al escribir esta anécdota me da cierta vergüenza y un poco de gracia. A muchos de mis compañeritos de primaria y secundaria no los he vuelto ver, y la verdad es que muchas veces quisie…

Creadas para adorar

“En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.  Efesios 2:22
La mujer Samaritana quiere saber dónde y cómo adorar, es una pregunta interesante la que le hace ella a Jesús, mostrando así su interés de querer tener una relación con Dios. Pero Jesús le contesta que ellos adoran a quien no saben, ahí es dónde nos damos cuenta de que por naturaleza nosotras adoramos (a veces si se sabe bien a que o quien y en ocasiones no).

Nosotras fuimos creadas para adorar porque ese vacío que hay en nuestro corazón Dios lo puso en cada una de nosotras para poder ser llenado sólo por Él.

Buscando el significado de Adorar encontré que “es amar en extremo” y también es rendir nuestra voluntad ante alguien, en este caso es rendirnos ante los pies de nuestro Salvador, Él cual ya ha pagado la cuenta por nosotras y nos anhela cada día para seguir Su obra en cada una. Así como la mujer samaritana, Dios anhela que cada día tengamos un encuentro con Él para que le ador…

LA PIEZA DE UN ROMPECABEZAS

Recuerdan la historia del “patito feo”. Así se sienten muchas personas que se consideran excluidas de un determinado grupo social, sin una razónque lo justifique o ya sea porque haya suficientes motivos que hagan que puedan hacer sentirse así. Algunas veces son situaciones relacionadas con nuestra apariencia, limitaciones físicas, económicas, con nuestras actitudes o la moral.

Sí de algo podemos estar seguras y sin conocer mucho de lo que había en el corazón de la mujer samaritana, es que seguramente se sentía excluida. Los ojos de un pueblo que le juzgaba por su estilo de vida y su conciencia que la hacía auto condenarse.

A todas nos gusta relacionarnos con amigas, buscamos pretextos para estar juntas,horarios que nos conecten físicamente o de manera virtual para estar en comunicación.

La mujer Samaritana de nuestra historia necesitaba hacer diariamente una tarea que era común para las mujeres de su pueblo y de su época. Sin embargo opuesto a las demás ella lo hacía solitaria, sin una a…

MANOS A LA OBRA

Cada vez que alguien debe ponerse a trabajar de manera inmediata o debe comenzar a poner en práctica algo de forma urgente, decimos: ¡Manos a la obra! Con esta expresión se quiere decir que no hay lugar para aplazamientos y que el momento de actuar es ahora.
Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres San Juan 24:8
La mujer de Samaria, la protagonista de ésta maravillosa historia tuvo un encuentro inesperado en el pozo donde solía recoger agua, su vida no volvió a ser la misma desde ese encuentro, porque descubrió una gran verdad para su vida.
Había conocido a Jesús, había escuchado de su propia voz lo que él podía ofrecer a su vida. La necesidad de compartir con los demás y el gozo que le provocaba la oportunidad de una nueva vida era como para no quedarse callada, así queenseguida se puso “manos a la obra”.
Llama la atención del porque el evangelista quería dejarnos en el relato el hecho de que dejaba el cántaro, recordemos que el motivo por el cual ella ha…