Ir al contenido principal

La canción del corazón



“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.”
Colosenses 3:16

Cuando estamos felices, llenitas de amor y agradecidas cantamos ¿verdad? Las mujeres nos caracterizamos por dale color a esta vida, nuestros cuartos son muestra de ello, tienen cosas pegadas en las paredes, decoramos con flores, colores y objetos de nuestro gusto. Y así también nos gusta vestir, con hermosos aretes, collares, labiales, blusas, etc… las mujeres somos así y cuando hablamos de nuestra vida espiritual no es muy diferente (o no debería ser) a algunas nos gusta dibujar y colorear versículos favoritos, decorar nuestras biblias y escribir cartas-oración a nuestro Dios.

Ahora que estamos estudiando la gratitud y estamos comenzando nuestra segunda y última semana te invito a cantarle de gratitud a nuestro Dios y quiero compartir contigo el coro de esta canción que me gusta mucho:
“Quiero decir gracias a ti.
Quiero decir que no soy nada sin ti.
Es tu amor que me redimió ahora puedo estar aquí
Y contemplar tu majestad.
En tu presencia quiero estar
En tu amor.”
Quiero decirte – Evan Craft

Anímate a cantarle a Dios, alabarle con tu voz, con un cantico nacido en tu corazón de gratitud. Comparte con tu grupo de WhatsApp o Facebook tu alabanza favorita. La Palabra de Dios nos da grandes ejemplos de hombres y mujeres que alabaron a Dios con canticos debido a su agradecimiento, podemos recordar el canto de Ana en el libro de 1 ° de Samuel después de que Dios le concede un hijo siendo ella estéril, el canto de Moisés saliendo del Egipto después de cruzar por en medio del mar y como no leer el libro de canticos y oraciones del rey David, llenos de amor y gratitud a su Padre Celestial.

“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.”
Colosenses 3:17

Como sea que te guste agradecerle a Dios hazlo en el nombre de nuestro Salvador, el señor Jesús, recordando que por medio de Él suben nuestras oraciones y canticos a la presencia de nuestro Dios Padre.

Recuerda que la gratitud es el cantico que sale de nuestro corazón para el cielo, no te avergüence cantar, dibujar, colorear, escribir para nuestro Padre, para Él esas cosas son especiales regalos que salen de nuestro interior y son de gran valor para Él.

Ama y gradece como brote de tu ser, la juventud es la más hermosa herramienta que nos ha dado nuestro Dios y utilicémosla para Su gloria y honra. Anímate y exprésale a Dios tu agradecimiento.

“Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.
Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.

Entrad por sus puertas con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.”
Salmos 100: 1, 2 y 4




ACERCA DEL AUTOR


Andrea Donoso
Chilena radicada en Puebla, México. Feliz de servir al Señor y a las mujeres de su alrededor. Estudió teología básica en Palabra de Vida Argentina, actualmente continúa sus estudios a distancia en la universidad bautista de Lousiana, Puedes leer más de sus escritos en "Mujer a paso firme"







↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝↝


¡Nuestro próximo estudio!
Transformadas






12 hombres transformados en tres años, cuando conocieron a Jesús y el Espíritu Santo vino sobre ellos su fe creció y su pasión por su Salvador fue encendida. Se convirtieron en hombres que no sólo estaban dispuestos a renunciar a la familia y el hogar, sino que estaban dispuestos a renunciar a sus propias vidas para la gloria de Jesús. Esto no sucedió porque eran más especiales que cualquiera de nosotros. Este es el resultado del poder de Dios en ellos.

Conocer a Jesús te puede transformar, acompáñanos en este estudio de 6 semanas realizando un recorrido por estas vidas extraordinarias, y seamos parte de esta transformación.

Invita a un grupo de amigas, compañeras de estudio, o las jóvenes que lideras y júntense para hacer el estudio por WhatsApp, o de manera presencial. Próximamente tendremos los materiales disponibles para descarga. Comenzaremos el 19 de Junio, ¡te esperamos!

Comentarios

También te recomendamos leer:

Emanuel, Dios con nosotros – José

Echemos un vistazo hoy a la historia de José. José no sería el padre de Jesús aunque, como era el prometido de María, Jesús sería legalmente identificado como su hijo (Lucas 3:23; 4:22; Juan 1:45; 6:42). José no estaba en una posición fácil. Él era solo un hombre, algo que podemos ver por la manera en la que se comporta cuando se da cuenta de que María está embarazada. No quiere ponerla en una situación que pudiera avergonzarla y se dispone a dejarla sin llamar la atención. 

Por supuesto, el hombre que sería cabeza de hogar en el que Jesús iba a crecer, tenía que ser un buen hombre. Él no tenía ni idea de lo que había pasado. Solo sabía que María, su María, estaba embarazada y que él no era el padre. Aun así, no quería avergonzarla, lo que habla muy bien de él. 

Cuando estaba pensando en estas cosas, un ángel del Señor se le apareció en un sueño para calmar su corazón y decirle qué tenía que hacer. El ángel le explicó todo y José, un hombre fiel, creyó que María estaba esperando al Mesí…

Dios te eligió

“Recuerden lo que ustedes eran cuando Dios los eligió. Según la gente, muy pocos de ustedes eran sabios, y muy pocos de ustedes ocupaban puestos de poder o pertenecían a familias importantes”. 1 Corintios 1:26-31 (TLA) Reflexionar es un tiempo que se invierte para pensar, meditar y recordar. Hoy es un buen día para tomar ese tiempo y recordar de donde Dios nos rescató. Es una buena oportunidad de echar una mirada al pasado y con agradecimiento y alegría reconocer lo mucho que necesitábamos de Él. Cada historia que tenemos para contar es diferente, los casos son únicos, pues como dice  un dicho muy famoso “cada cabeza es un mundo”  eso quiere decir que todos tenemos un testimonio diferente que contar. Puede que Dios te haya rescatado de la soledad, de la desesperación, de alguna adicción. Sin embargo algo que debemos de tomar en cuenta es que Dios te eligió, y no tú a Él. Tal vez alguien te decía que ya no tenías remedio, te tomaban como un caso difícil y perdido pero gracias al sacrific…

Una pacificadora más

El Premio Nobel de la Paz es uno de los cinco premiosque fueron instituidos por el inventorAlfred Nobel. Este premio se otorga "a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitosy la promoción de procesos de paz". Hemos admirado a éstas personalidades por hacer histórica pasando por alto que nosotras mismas en el reino de los cielos somos ya acreedoras de un gran galardón otorgado por Dios mismo.
Las bienaventuranzas recogen y perfeccionan las promesas de Dios desde el antiguo testamento ordenándolas al Reino de los cielos. Estas palabras de bien, responden al deseo de gozo que Dios ha puesto en el corazón del hombre, en este caso nuestro corazón.
Jesús pronunció las palabras citadas en Mateo 5:9
“Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Refiriéndose a una recompensa para quienes vivamos a través de ellas. Nada más y nada menos que ser llamadas sus hijas. La in…

¡Muy Dichosas!

Cada vez que leo estos pasajes que hablan acerca de las Bienaventuranzas siento como que me están tomando el pelo. Sentirme muy dichosa cuando suceden cosas que se salen por completo de mi confort parece ser una mala broma; pero definitivamente cada palabra que sale de la boca de Jesús tiene razón de ser.
Esta semana agregamos otra cualidad que debemos imitar en nuestro carácter; Mansedumbre. Pero, ¿de qué se trata esto realmente?
"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." Mateo 5:5
Bienaventurados los humildes, Bienaventurados los que se humillan a sí mismos para de servir a otros, Bienaventurados los que menguan su yo para que sea exaltado Cristo, Bienaventurados los que ponen la otra mejilla, Bienaventurados los que sacrifican lo que más aman en obediencia, Bienaventurados los que son obedientes, Bienaventurados… y podemos seguir profundizando y agregando a la lista. Déjame decirte que todas estas acciones, y las que Dios traiga a tu coraz…